Coronavirus
Internacional 26/11/2021

Una nueva variante del covid-19 enciende las alarmas en el Reino Unido y la UE

La variante detectada en países del sur de África presenta 32 mutaciones en la proteína Spike y se considera mucho más transmisible

3 min
Una mujer se somete a una prueba PCR para detectar el covid  al aeropuerto internacional de Tambo, en Johannesburgo, Suráfrica, antes de viajar a Londres. Imagen del 26 de noviembre del 2021

Una nueva variante del virus SARS-CoV-2 identificada inicialmente en Botsuana y posteriormente en Sudáfrica y Hong Kong ha hecho saltar todas las alarmas en el Reino Unido y en la Unión Europea. El motivo es el elevado número de mutaciones que presenta en la proteína Spike, que es la principal responsable de la transmisión de la infección vírica. Hasta ahora se han observado 32 mutaciones que, según los expertos, explicarían una alta transmisibilidad corroborada por los primeros datos disponibles. Tulio de Oliveira, director del Centro de Respuesta Epidemiológica de Sudáfrica, estima que el índice de propagación sería al menos 8 veces más alto que el de la variante delta. Aun así, admite que “todavía no hay bastante información sobre la transmisibilidad real, si se escapa o no de la protección de las actuales vacunas, si hay riesgo de reinfección, la gravedad de la enfermedad y el diagnóstico”. La nueva variante se detecta con una PCR convencional.

A pesar de la evidente falta de información, Christina Pagel, directora de la Unidad de Investigación Clínica Operativa en la University College de Londres (UCL), considera justificada la alarma. “En Sudáfrica [la nueva variante] se ha detectado en la provincia de Gauteng, donde las tasas de positividad han aumentado masivamente en las últimas tres semanas de menos del 1% a más del 30%”, escribe en su cuenta de Twitter. Los datos acumulados hacen pensar que la variante B.1.1.529 se convertirá “rápidamente” en la dominante en la región a pesar de los “pocos casos todavía secuenciados”. “El gran incremento que muestran los gráficos es muy preocupante y sugiere que la B.1.1.529 podría tener ventajas significativas sobre la delta y la C.1.2”, advierte la investigadora británica.

De Oliveira, responsable del seguimiento de la nueva variante a la zona de Gauteng, una de las más bien monitorizadas de Sudáfrica, comparte la preocupación. “Todavía no se sabe cuál es exactamente esta ventaja y cómo se traduce entre el riesgo de escape inmunitario y la transmisibilidad”, reconoce en declaraciones al diario ARA . “Sabemos que la B.1.529 tiene muchas más mutaciones que otras variantes y que algunas se asocian tanto a una transmisibilidad más alta como con un escape del sistema inmunitario”. Es decir, el elevado número de mutaciones y el tipo de alguna de ellas hacen pensar que la B.1.1.529 se transmite con más facilidad y a mucha más velocidad. No está claro, sin embargo, que los casos de infección tengan que ser más graves ni tampoco que tenga que aumentar “necesariamente” la mortalidad.

Salvador Macip, médico y genetista en la universidad de Leicester, pide prudencia. “No hay razones para sufrir, todavía”, dice. “Tiene más mutaciones en la proteína Spike, que es la que reconocen los anticuerpos, pero no se ha visto aún que los anticuerpos la reconozcan más –añade–. Podría ser que no tuviera ningún poder especial”. Xavier Abad, jefe de la Unidad de Biocontención en IRTA CReSA y experto en bioseguridad, defiende que “todo es muy preliminar”. “Todavía no está claro que sea significativamente más transmisible o que sea capaz de evadirse mejor de la respuesta inmunitaria”, argumenta.

Así pues, a pesar de los indicios, podría tratarse de una falsa alarma, nada sorprendente teniendo en cuenta la historia natural del SARS-CoV-2 y todas las variantes aparecidas hasta ahora. “Si se trata de una falsa alarma podremos reducir la respuesta preventiva y todas las restricciones aplicadas en unas semanas”, dice Pagel, cuando se tenga “la confirmación definitiva”. No hacer nada y limitarse a esperar los resultados cree que sería irresponsable. “Esta es nuestra ventana de oportunidad”, defiende. Esperar la certeza podría significar llegar tarde, según la experta británica.

Mientras se confirman los datos, las autoridades sanitarias sudafricanas informan de 2.465 nuevos casos de coronavirus , que representan un aumento de un 321% en la última semana. A pesar de que no hay confirmación oficial, buena parte de este incremento se atribuye a la nueva variante.

Así mismo, la agencia británica de seguridad en materia de salud pública informa que ha incluido seis países africanos en la lista roja a consecuencia de la alerta y no descarta que se pueda ampliar el número de países afectados. Por su parte, la Unión Europea también ha informado de la imposición de restricciones a viajeros procedentes de estos países.

stats