pandemia
Internacional 23/02/2021

¿Es el Reino Unido el ejemplo en el que se tiene que fijar el resto de Europa?

El país empieza una "prudente pero irreversible" vuelta a la normalidad y el 21 de junio podría levantar todas las restricciones

5 min
Imatge de una aula a la escuela de enseñanza primaria Cleeves, de Glasgow. Este lunes, todos los niños de P1 a P3 de Escocia ha vuelto a los centros por primera vez desde antes de Nadal
Disponible en:

londres¿Es el Reino Unido el ejemplo en el que se tiene que fijar el resto de Europa y del mundo para salir definitivamente del túnel de la pandemia? Hasta ahora no lo era, pero a partir de hoy quizás sí. Porque justo once meses después de que Boris Johnson decretara el primero de los tres confinamientos que ha vivido el país debido al covid-19, y con más de 120.000 muertos oficiales como balance provisional, el primer ministro británico ha anunciado esta tarde en el Parlamento la "prudente pero irreversible" vuelta a la normalidad. O, al menos, a la normalidad pos-covid.

El anuncio de Johnson contrasta, por ejemplo, con el que han hecho también en las últimas horas las autoridades francesas para la turística Niza. Esta ciudad de la Costa Azul, con 700 casos por 100.000 habitantes en 7 días (más del triple que la media francesa actual, de 190, y todavía más lejos de los 126 del Reino Unido), vuelve a las restricciones sin haber salido de ellas, de hecho. Una Navidad descontrolada, y la llegada de extranjeros durante las vacaciones, han disparado los contagios y han obligado a alargar el sufrimiento.

La hoja de ruta que ha definido Johnson en la Cámara de los Comunes tiene cuatro etapas y se extenderá prácticamente desde hoy –empezando por Escocia y el País de Gales, donde los escolares de los primeros cursos de primaria han vuelto a las aulas– y hasta finales de junio, en concreto el día 21, cuando la vida en el país, idealmente ya sin ninguna de las restricciones actuales, se acercará mucho más a los estándares del 2019 que a los del 2020 y a los de estos primeros meses del 2021. El "viaje hacia la libertad", como se ha referido a ello Johnson, es posible gracias al "ritmo del programa de vacunación", que desde que empezó, el 8 de diciembre, ya ha conseguido inocular la primera dosis a casi 18 millones de personas, un tercio de la población adulta del Reino Unido, objetivo de la primera campaña de inmunización. A finales de julio, ha dicho el premier, a todos los mayores de 18 años se les habrá invitado a vacunarse. "La protección ofrecida por las vacunas gradualmente sustituirá las restricciones", ha asegurado también el primer ministro, firme, sabiendo que no puede permitirse un nuevo confinamiento. "El programa de vacunación ha cambiado dramáticamente las probabilidades a favor nuestro y es sobre esta base que ahora podemos proceder", ha asegurado.  

En este sentido, dos estudios difundidos hoy tanto por el NHS de Inglaterra como el de Escocia reafirman lo que ya se conoce de la efectividad de la campaña de Israel y la vacuna de Pfizer. El estudio de Escocia ha demostrado que en la cuarta semana después de la primera dosis, ya sea de Pfizer o AstraZeneca, el riesgo de ingresar en el hospital se había reducido un 81%. Por su parte, en Inglaterra se ha hecho un seguimiento de las personas inmunizadas con Pfizer para ver si al cabo de dos semanas enfermaban, necesitaban ingresar en el hospital o morían. Los datos indican que el riesgo se reducía al menos en el 75 %. Aunque la vacuna no puede garantizar el 100% de efectividad, como ha admitido el propio Johnson, sí es fundamental en la recuperación de una cierta normalidad. En este sentido, las diferencias entre el Reino Unido e Israel, por un lado, y la Unión Europea, por el otro, continúan siendo abismales en cuanto a la proporción de población protegida. El 40% largo en el primer caso, casi el 30% en el caso británico y solo el 5% y pico en el caso de la UE.

Vuelta a las escuelas

El esperado anuncio de Boris Johnson ha tenido lugar cuando ya hace entre siete y ocho semanas que en el Reino Unido se oyó por tercera vez en menos de un año una consigna que ha acompañado buena parte del 2020 y de los meses del 2021: "Quedaos en casa". A diferencia de Escocia y Gales, donde la vuelta a las aulas ha sido gradual desde este lunes, en Inglaterra se hará, tanto para la primaria como la secundaria, a partir del 8 de marzo. Y en Irlanda del Norte, a partir de la semana que viene. Posteriormente, no antes del 12 de abril, se volverán a abrir tiendas no esenciales, peluquerías, salones de belleza, bibliotecas, atracciones al aire libre y locales de hostelería, también al aire libre, como por ejemplo los jardines de los pubs.

Aun así, hasta el 17 de mayo no se permitirá que dos hogares o grupos de hasta seis personas se mezclen en interiores ni se permitirá una concentración limitada de personas en acontecimientos deportivos. A partir de esta fecha se volverán a permitir de manera generalizada los viajes internacionales.

E, idealmente, será el 21 de junio cuando se podrían suprimir todas las restricciones restantes y permitir, finalmente, acontecimientos deportivos y culturales de masas, incluyendo la reapertura de los night clubes y las discotecas, e incluso de los teatros ya sin limitaciones. En este sentido, Johnson ha informado de que para levantar definitivamente estas restricciones se podría utilizar el testeo generalizado "para reducir el riesgo de infecciones".

Cada una de las etapas previstas empezará, en principio, cinco semanas después del inicio de la anterior y siempre se actuará en función de los criterios que indiquen los datos. Sobre este punto, las cuatro condiciones básicas preestablecidas por el gobierno, y que se tendrán que superar satisfactoriamente para avanzar, son: la continuidad sin trabas del programa de vacunación; que los datos de la campaña de inmunización tengan impacto en la reducción de muertes y en las admisiones hospitalarias; que el nivel de infecciones no haga aumentar la presión sobre las hospitalizaciones y, finalmente, que las nuevas variantes del virus no cambien significativamente los diferentes indicadores.

Pero "nuestro viaje de vuelta a la normalidad estará sujeto a resolver algunas cuestiones fundamentales", ha dicho Johnson. Y para hacerlo ha asegurado que se llevarán a cabo cuatro diferentes revisiones en relación con las medidas actuales. La primera, sobre cuánto tiempo más habrá que mantener la distancia de seguridad y el uso de mascarilla, y cuánto tiempo se recomendará el teletrabajo siempre que sea posible. La segunda, en cuanto a las restricciones a los viajes internacionales. Johnson espera que el 12 de abril pueda tener conclusiones en este punto para permitir que la gente planifique las vacaciones del verano. La tercera revisión será considerar si hay que emitir un certificado de vacunación o de estatus de covid para permitir más interacción social, "pero teniendo muy en cuenta las preocupaciones sobre exclusiones, discriminación y privacidad". Y, finalmente, la cuarta revisión estará centrada en la evaluación de la seguridad de los grandes espectáculos.

Italia y Alemania

Mientras, en cuanto al resto de Europa, muchas escuelas han reabierto hoy en Alemania, a pesar de que las tasas de infección siguen siendo preocupantes. Solo en dos regiones occidentales, Baden-Wurttemberg y el Sarre, la tasa de infección mediana semanal es inferior a 50 por cada 100.000 habitantes. El resto de los 14 estados federales están por encima de este nivel. El distrito con la tasa más alta es Tirschenreuth, en Baviera, con 354 por 100.000 habitantes y siete días. En principio, sin embargo, el 7 de marzo empezará la desescalada al país. También muy prudente.

Y una aproximación parecida es la que ha expresado hoy el primer ministro italiano, Mario Draghi, con la firma de su primer decreto después de haber tomado posesión del cargo la semana pasada. Mantiene las restricciones a la movilidad hasta el 27 de marzo y, al menos hasta el 5 de marzo, continuará vigente el toque de queda en todo el país y el cierre de gimnasios, piscinas, estaciones de esquí, los restaurantes al atardecer, museos y teatros.

Europa ya hace tiempo que decidió no fijarse en China, donde este lunes se han levantado todos los confinamientos existentes, después de que en los últimos catorce días no se haya registrado ningún caso de covid en los focos de contagio del nordeste, en las provincias de Hebei y Heilongjiang. Pero sí puede fijarse en el Reino Unido. Con todo, y a pesar de que Johnson ha asegurado que "el final está a la vista", los cálculos de su gobierno apuntan que hasta el fin de la pandemia todavía morirán en el país 30.000 personas más. 

stats