Internacional 10/03/2021

Rusia aterriza en la UE para fabricar su vacuna

Moscú asegura que ha firmado contratos con empresas de Alemania, Italia, Francia y España para producirla

3 min
El presidente ruso, Vladímir Putin, en una imagen de finales de febrero en Moscú.

BarcelonaCuando el agosto pasado el Kremlin presentó al mundo el éxito de la Sputnik V, la vacuna rusa contra el covid-19, ya se podía intuir que se convertiría pronto en un caramelo geopolítico para Vladímir Putin. Ahora, en medio de un clima de tensión más que evidente entre la Unión Europea y Rusia, Moscú quiere entrar de pleno en el mercado europeo de las vacunas y aprovechar la inquietud que recorre buena parte de los estados miembros por la lentitud imprevista del proceso de vacunación coordinado desde Bruselas. Después de ver cómo la semana pasada la Agencia Europea del Medicamento (EMA) iniciaba el proceso para estudiar las dosis rusas, el Kremlin presiona para empezar a fabricarlas directamente desde Europa. Este martes, desde Moscú se ha asegurado que han llegado a un acuerdo con instalaciones de producción en Italia, Alemania, Francia y también en España para producir la Sputnik V. Lo ha explicado, sin dar muchos detalles y en declaraciones al canal estatal Rossiya 24, Kirill Dmitriev, director del fondo soberano RDIF, que sufragó la investigación de la vacuna.

Esta es la versión rusa, que necesita la confirmación de las partes afectadas. E Italia ya lo ha hecho. Moscú ha firmado un acuerdo con la compañía farmacéutica con sede en Suiza Adienne Pharma & Biotech SA para producir dosis de la Sputnik en Italia, tal como ha confirmado este martes a Bloomberg el fundador y presidente de la empresa, Francesco Di Naro. Las dosis se producirán en la planta de Adienne, en la región de Milán, y serán los primeros ejemplares de la Sputnik V que se producirán en territorio de la UE. Las primeras informaciones apuntan que la producción italiana empezará en junio y que, hasta final de año, se podrán producir unos 10 millones de dosis.

Mientras tanto, y también según informa Bloomberg, los desarrolladores de la vacuna rusa estarían ya en contacto con el fabricante alemán de vacunas IDT Biologika GmbH, tal como ha admitido el portavoz de IDT, Ulrich Gartner, y también con farmacéuticas francesas. Alemania, donde crecen las críticas hacia el gobierno de Angela Merkel por el ritmo de inmunización especialmente bajo, fue el país que abrió la puerta a la Sputnik a principios de febrero, ofreciéndole apoyo y posibles lugares de producción una vez fuera aprobada por la EMA con la esperanza de acelerar el ritmo de inoculación en la UE. En la misma línea se expresaron entonces desde el equipo de Emmanuel Macron.

En cuanto a España, el gobierno de Pedro Sánchez ha apuntado que no tienen constancia de ningún acuerdo firmado en su territorio. "De momento no tenemos constancia de que se haya formalizado ningún contrato para la fabricación [de la vacuna rusa] en España", afirma el ministerio de Sanidad . Desde Madrid, sin embargo, sí que se admite que Moscú "está buscando varios lugares en Europa para incrementar su capacidad de fabricación en el supuesto de que su vacuna llegue a ser autorizada [por la EMA]" y que "están teniendo conversaciones con varios laboratorios de la Unión Europea".

Rifirrafe con la EMA

Y todo ello mientras la tirantez entre Bruselas y Moscú ha ido en aumento los últimos días. El domingo por la noche, la presidenta del consejo de dirección de la EMA, Christa Wirthumer-Hoche, "advirtió" a los Veintisiete que no autoricen la Sputnik con carácter de urgencia –como hizo Hungría o como tienen previsto hacer la República Chequia y Eslovaquia–, alegando la insuficiencia de datos sobre las personas vacunadas. "[Hacerlo] Es como jugar a la ruleta rusa", llegó a decir en una entrevista con el canal de televisión austríaco ORF. "De momento no tenemos datos sobre los efectos secundarios en los vacunados", remarcó, e instó a los países a esperar "la luz verde" del regulador europeo, que precisamente la semana pasada empezó a analizarla pero necesitará un tiempo para decidir si aprueba su uso o no.

Estas declaraciones no han gustado nada en Moscú. Los creadores de las dosis, el centro de investigación estatal Gamaleya y el fondo soberano RDIF, salieron al paso para pedir "una disculpa pública de la EMA" por estos comentarios "inapropiados" y que "socavan la credibilidad de la EMA y su proceso de evaluación". En el mismo comunicado, los creadores rusos aprovechaban para sacar pecho de la Sputnik V. Por un lado, aseguraron que las autoridades de Moscú están preparadas para suministrar vacunas a 50 millones de europeos a partir del mes de junio. Por el otro, recordaron que su creación contra el covid-19 ya ha sido registrada en 46 países: desde Argentina hasta el Turkmenistán, pasando por Argelia, Bielorrusia y los Emiratos Árabes Unidos.

stats