Canadá
Internacional 02/07/2021

Tumban estatuas de las reinas Victoria e Isabel y atacan una decena de iglesias en Canadá

Crece la tensión por las muertes en escuelas indígenas durante la fiesta nacional del país

4 min
L'estàtua de la reina Victoria a Winnipeg, a tierra

SabadellCanadá celebró el jueves una fiesta nacional cargada de tensión por los descubrimientos recientes de más de un millar de tumbas sin identificar en los terrenos de antiguas escuelas para niños indígenas. Durante los días previos, representantes de las comunidades aborígenes y de ONGs habían hecho un llamamiento a cancelar las celebraciones y sustituirlas por un día de reflexión y de homenaje a las víctimas de estos antiguos internados, pero, aún así, la fiesta se mantuvo sin cambios.

A lo largo de este jueves, sin embargo, hubo marchas de protesta en diferentes puntos del país, algunas de las cuales acabaron con actos vandálicos contra la Iglesia católica (que gestionaba la mayoría de los centros de la red de escuelas para indígenas) y contra la monarquía británica (considerada un símbolo de la historia colonial de Canadá).

En la ciudad de Winnipeg, la capital de la provincia de Manitoba, un grupo de manifestantes con camisetas de color naranja hicieron caer la estatua de la reina Victoria de Inglaterra situada justo ante el Parlamento regional. Victoria, que reinó de 1837 a 1901, fue la jefa de estado que, el 1 de julio de 1867, unificó Canadá y le otorgó la autonomía (esto es justamente lo que se celebraba este jueves), pero fue durante su reinado cuando las escuelas indígenas empezaron a funcionar. Los manifestantes también hicieron caer otra estatua, más pequeña, de la actual jefa de estado canadiense, la reina Isabel II, situada también en el entorno del Parlamento.

Antes de tirarla al suelo, los manifestantes plantaron ante la estatua de la reina Victoria decenas de banderines que representaban a las víctimas de los internados y le tiraronpintura roja. También llenaron el pedestal de manos pintadas de color rojo y colocaron una pancarta con la frase "Nosotros fuimos niños. Devolvedlos a casa".

"Esta reina es la que dejó nuestra tierra en manos de sus traficantes de pieles, o sea que en mi corazón no hay lugar para ella. Nunca lo ha habido. No significa nada para mí, excepto el hecho de que sus políticas y su colonialismo todavía nos dominan", dijo, en declaraciones a la cadena canadiense CBC, una antigua alumna de un internado para indígenas, Belinda Vandenbroeck.

Iglesias pintadas

Por otro lado, la policía de Calgary ha informado de que diez iglesias de la ciudad aparecieron el jueves de madrugada con manos pintadas de color rojo y naranja, y en un caso se rompió una ventana y se tiró pintura también al interior. Algunos templos también tenían pintado el número 215, que se ha interpretado como una referencia al número de cuerpos encontrados en mayo en una fosa común de una escuela para indígenas en la ciudad de Kamloops, el primero primera de los tres hallazgos de este tipo del último mes.

Este es el tercer ataque contra iglesias católicas que tiene lugar en Canadá en los últimas días, y se da por hecho que los tres son represalias por el papel de la institución en esos internados: el lunes de la semana pasada se incendiaron dos templos y el sábado dos más, en territorios que forman parte de reservas indias.

Entre las protestas de este jueves destaca también la que tuvo lugar en la capital del país, Ottawa, donde miles de personas se reunieron ante el Parlamento para exigir la cancelación de la fiesta nacional con gritos como "Vergüenza" y "Devolvedlos a casa".

Nuevo hallazgo

Además de coincidir con la fiesta nacional canadiense, estos nuevos actos vandálicos llegaron justo el día siguiente de un nuevo hallazgo de restos humanos en terrenos de antiguas escuelas indígenas. El miércoles, una comunidad aborigen anunció que había localizado, con la ayuda de un radar, los restos de 182 cuerpos en los terrenos del antiguo internado de St. Eugene, situado cerca de la localidad de Cranbrook, en la Columbia Británica, y que estuvo operativo entre el 1890 y el 1970, gestionado por una congregación católica. Según ha explicado la comunidad de Lower Kootenay, el hallazgo se habría hecho el año pasado, a pesar de que no se ha revelado hasta ahora.

Se trata de un descubrimiento muy similar al que anunció el 27 de mayo otra comunidad indígena, que encontró una fosa común con 215 cuerpos en el entorno del antiguo internado de Kamloops. Además, el jueves de la semana pasada se localizaron 751 tumbas no identificadas en los terrenos de la escuela de Marieval. En total, pues, en el último mes se ha anunciado el descubrimiento de 1.148 víctimas de aquella red de internados.

Las escuelas para indígenas, creadas por el gobierno canadiense, con la gestión cedida a organizaciones religiosas, tenían la misión de asimilar a los hijos de las comunidades indígenas del país. Las primeras se pusieron en marcha a mediados de siglo XIX, y las últimas no cerraron hasta 1998. En total se crearon 139, y unos 150.000 niños fueron forzados a ir. Además de prohibirles hablar en su lengua y mantener sus tradiciones culturales (lo que un informe de 2015 calificó de "genocidio cultural"), muchos fueron víctimas de maltratos físicos, psicológicos y sexuales, torturas, malnutrición y trabajos forzados. El informe documentó más de 4.100 muertos, a pesar de que las comunidades indígenas creen que la cifra real es mucho más elevada. Lo demuestra el hecho de que las tumbas descubiertas durante las últimas semanas no eran conocidas y, por lo tanto, no formaban parte de este cómputo.

"Un Canadá mejor"

Es en este contexto que surgió el llamamiento a no celebrar el día nacional de Canadá de este año. "No celebraremos el robo de tierras y vidas indígenas. En vez de esto, nos reuniremos para honorar todas las vidas perdidas por culpa del estado canadiense", afirmó la entidad Idle No More. Por su parte, Sol Mamkwa, diputado indígena en el Parlamento de Ontario, dijo: "Creo que la gente no entiende realmente hasta qué punto los pueblos indígenas fueron forzados a pagar por este país. Nos han tomado nuestra espiritualidad, nuestra forma de vida, nuestras lenguas y nuestras familias. Con los restos que continuamos encontrando, la gente se empieza a dar cuenta de que los pueblos indígenas pagaron con sus vidas".

De todos modos, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, consideró que sí había que celebrar el día nacional: "Creo que nos tenemos que comprometer a hacer todo lo que podamos para seguir trabajando para hacer un Canadá mejor, a la vez que respetamos y escuchamos a aquellos para los que todavía no es un día de celebración", dijo.

stats