04/05/2021

El PSC pide colocar Tv3 en la vía federal

4 min
David Pérez
Disponible en:

BarcelonaLa aritmética parlamentaria es férrea y dictamina que cualquier entendimiento para la Corporación tiene que contar necesariamente con los votos del PSC, ERC y Junts. Y a pesar de que las conversaciones a tres bandas empezaron hace tiempo, los socialistas son los primeros que han movido ficha públicamente, con la presentación de un documento de 37 páginas que se titula La refundación de la CCMA. Estos son los puntos más relevantes de la propuesta.

1. Un Netflix autonómico y federal

Hace tiempo que sobrevuela la idea de crear una plataforma que reúna todos los contenidos audiovisuales en catalán. El PSC también apuesta por dotarse de esta herramienta, pero lo enmarca como parte de una infraestructura "donde participen todos los operadores públicos del Estado", en una "plataforma audiovisual que tiene que contribuir a la construcción de la visión federal de España". No menciona las colaboraciones con la balear IB3 o la valenciana À Punt y, en cambio, integra Tv3 en una especie de café para todo el mundo televisivo digital.

2. La cuestión de la lengua

La ley de la comunicación audiovisual de Catalunya dice, en el artículo 26.3, que la Corporación tiene que garantizar "la transmisión de una información veraz, objetiva y equilibrada, respetuosa con el pluralismo político, social y cultural, y también con el equilibrio territorial". El PSC, sin embargo, va un paso más allá, en el punto en que reclama que recupere la responsabilidad "de proyectar la pluralidad social, cultural, lingüística, territorial y religiosa de la ciudadanía a la cual sirve". Se introduce, por lo tanto, la cuestión de la pluralidad lingüística, que abre la puerta a una presencia mayor del castellano en el único canal relevante que emite exclusivamente en catalán. El texto supone, por lo tanto, una rotura con los trabajos que hizo, en 2004, el socialista Joan Majó cuando recibió el encargo de Maragall de hacerse cargo de la Corporación, que pasaban por unos cambios suaves, sin roturas, que en ningún caso cuestionaban el catalán como lengua hegemónica de Tv3 y Catalunya Ràdio.

3. El melón de la plantilla

La Corporación es un ente que tiene más de 2.300 trabajadores. Una vez pagadas las nóminas y otros gastos fijos, la cantidad que queda para comprar contenidos externos es relativamente pequeña, menos de un tercio del presupuesto total. Esto hace que, desde hace años, haya un debate sobre si habría que adelgazar la estructura o bien asumir que los medios se alimentan fundamentalmente de producción interna. El documento del PSC pasa de puntillas y no pone cascabel al gato. La frase "parece evidente que no se puede defender el mantenimiento de los actuales costes estructurales sin una reforma profunda del modelo en todos los sentidos" sugiere que se parte de la base de seguir con la plantilla íntegra. Con todo, en otro pasaje se dice que se tiene que emprender "una estrategia organizativa para analizar costes estructurales y laborales, niveles de eficiencia y productividad y concentrarse en las funciones nucleares del medio público". Y, todavía más adelante, se habla "de externalización de servicios con empresas especializadas del sector", de forma que en este punto el texto trata de nadar y guardar la ropa.

4. Informativos y entretenimiento, separados

El PSC aboga por "valorar la reducción del patrimonio inmobiliario", es decir, desprenderse de la sede de Catalunya Ràdio en la Diagonal de Barcelona para crear una redacción única en Sant Joan Despí. A su vez, defiende de facto una separación más amplia entre el área de informativos y la de programas. Uno de los referentes que cita el documento es la BBC: "La corporación británica alinea la BBC con el resto de la industria del país, integrando la producción, las ventas y la distribución de programas en una sola entidad, y crea BBC Studios".

5. Unos medios "para todo el mundo"

La propuesta socialista denuncia que la televisión y la radio se han convertido "en un altavoz de contenidos independentistas cada vez más radicalizados", y lo argumenta en el hecho que, según el CEO, solo un 16% de la audiencia de Tv3 y el 3/24 se declara contrario a un estado independiente para Catalunya. Pero, a pesar de que se insiste en varios apartados en lo que califican de sesgo político, el apartado de propuestas para enderezarlo es relativamente vago. Una de las propuestas habla de reconstruir "los vínculos de confianza con el conjunto de la sociedad catalana", pero no concreta cómo se consigue esto, más allá de decir que "una información veraz y de confianza tiene que estar en el centro de cualquier estrategia".

6. Frontera más líquida entre público y privado

El documento despliega una batería de iniciativas que tienen que desembocar en el refuerzo del ecosistema audiovisual catalán, pero señala que la Corporación no debe ser el único motor. "No es lógico que el sector público haga o gestione aquellas actividades que puedan ser garantizadas por el sector privado -se afirma-. La titularidad pública es plenamente coherente con la gestión privada de la producción y actividades no estratégicas".

En resumen, la posición del PSC no es explícitamente rupturista ni pide empequeñecer Tv3 o Catalunya Ràdio, pero sí que deja entreabiertas algunas puertas –lengua, dinero privado, estructura y, sobre todo, visión federal– que serían un golpe de timón más brusco que el que dio el mismo partido cuando accedió al gobierno de la Corporación, en 2004. Pero el documento es solo una declaración de intenciones a partir de la cual seguir negociando. El PSC, ERC y Junts continúan en conversaciones, pero de momento solo en la fase amable de los contactos. La negociación dura todavía tiene que llegar.

stats