Barça
Misc 16/11/2021

Alves se ve como un superhéroe que ha venido a rescatar al Barça

El brasileño supera la revisión médica y se entrena por primera vez a las órdenes de Xavi

3 min
Dani Alves, pasando la revisión médica con el Barça

BarcelonaFeliz como si le acabaran de hacer el regalo de su vida, Dani Alves llegaba de buena mañana al Hospital de Barcelona para pasar la revisión médica. El último trámite antes de incorporarse nuevamente a la disciplina azulgrana, más de cinco años después de haberse despedido de ella. "Me echabais de menos, ¿verdad? Yo siempre sorprendo", decía para saludar a los periodistas que lo esperaban en la entrada. La mascarilla no podía disimular una sonrisa de oreja a oreja. Superadas las pruebas, el club ponía en marcha la maquinaria para la presentación del lateral brasileño , que será el miércoles en el Camp Nou. Pero antes ya se ponía a las órdenes de Xavi Hernández para participar en su primer entrenamiento como nuevo futbolista del Barça.

Dani Alves desprende un buen humor contagioso, capaz de cambiar el estado de ánimo de los más escépticos con su fichaje. "Aun estoy en choque porque he estado mucho tiempo intentando volver. Será un privilegio trabajar con gente que ya me conoce, que ya sabe cómo soy. Intentaré rescatar al Barça. Quiero ayudar a hacerlo el equipo más grande del mundo, como había sido", respondía el brasileño a los medios oficiales del club, mientras en las oficinas terminaban los últimos detalles de su presentación.

El miércoles, presentación en el Camp Nou

De la misma manera que se hizo con Xavi, Alves –el primer fichaje del nuevo entrenador– también será presentado en el Camp Nou, en un acto abierto al público. El egarense reunió a unas 10.000 personas y Alves, por su carisma, bien podría igualar la cifra. El lateral firmará el contrato en el césped, junto al presidente Joan Laporta, y después hará la tradicional rueda de prensa.

Es una incógnita saber si Alves tendrá más o menos protagonismo en el césped. Dependerá de su estado físico. De hecho, por normativa, no puede jugar hasta enero –a pesar de estar en el paro, se desvinculó del São Paulo cuando el mercado de fichajes ya estaba cerrado–. Pero oyéndolo hablar queda muy claro que ha venido para arremangarse, para ponerse el mono de trabajo. "Cabe tomárselo seriamente porque he estado trabajando durante mucho tiempo con la esperanza de volver", apuntaba el futbolista, que también reconocía que no se esperaba volver como jugador. Estaba convencido de que lo haría una vez hubiera colgado las botas.

Superada la revisión sin más problemas, Alves saltaba al césped de la ciudad deportiva con la misma ilusión que el primer día. Antiguos compañeros como Sergio Busquets ya se encargaron de darle la bienvenida y de alabarlo, no solo como persona y como futbolista, sino también como un ejemplo a seguir y un posible mentor para los futbolistas que empiezan. Más o menos lo que hizo durante los Juegos Olímpicos, cuando acompañó a la canarinha –formada principalmente por jugadores sub-23– a ganar la medalla de oro. Pero ahora en un club que tiene una exigencia nada comparable al torneo de fútbol que se jugó en Tokio.

Los ocho años que pasó en el Camp Nou dejaron una impronta imborrable en el brasileño. "Hay dos camisetas que, cuando me las pongo, me siento un superhéroe. La del Brasil y la del Barça". No solo el club, también la ciudad, Barcelona –"que me fascina y la quiero con locura", asegura–. El lateral, después de un tira y afloja con la directiva de Josep Maria Bartomeu mientras negociaba la renovación, hacía las maletas en 2016 para irse al Juventus. Después jugaría en el París Saint-Germain y el São Paulo, club del cual se iría en septiembre debido a los impagos.

Vuelve al "mejor club del mundo"

"El Barça es el mejor club del mundo y lo puedo garantizar. Suena a demagogia, pero es la verdad. Lo digo yo, que he estado fuera y sé de lo que hablo". La contratación, avalada directamente por Xavi, no se interpreta tanto en clave deportiva sino como formativa: será más bien un ayudante del entrenador para formar a los jóvenes futbolistas. Su contrato será más simbólico que otra cosa, con un salario bajo que se complementará con variables en función del rendimiento. A diferencia de lo que pasaba años atrás, serán variables algo más difíciles de cumplir. La situación económica de la entidad y la necesidad de adaptarse al límite salarial de la Liga han condicionado a la baja el contrato. En realidad Alves no vuelve por el dinero.

stats