Misc 02/09/2021

El análisis de Antoni Bassas: 'El papa Francisco, sobre los indultos: “Por mi parte, haré algo”'

Y en la línea de reconciliación y de perdón que predica, de la tradición de los indultos en años jubileos, y de no tener miedo de dar pasos osados, el Papa dijo en un momento determinado, cito textualmente: “Por mi parte, haré algo”

2 min

Hoy, 24 horas después de las palabras del papa Francisco sobre Catalunya, no puedo dejar de concluir aquello que en alguna ocasión del pasado habíamos afirmado, y es que el movimiento independentista en Catalunya está en el lado correcto de la historia. Por lo que pide y por cómo lo pide. En Europa, el número de estados no ha parado de crecer, y por cómo lo pide: pacíficamente y a través de un referéndum acordado.

Ayer, Carlos Herrera, la estrella matinal de la emisora de los obispos españoles, preguntó al Papa sobre “la actitud que tenemos que adoptar ante un planteamiento de ruptura”, y el Papa contestó un simple “mirad la historia” y recordó que en Europa ha habido casos de independencia. Citó a Kosovo y pidió a España que mire si está reconciliada con su propia historia. No podríamos encontrar una respuesta más diferente de la que han dado los obispos españoles, que han llegado a afirmar que la unidad de España es un bien moral a proteger. Ustedes piensen que el cardenal Cañizares, el arzobispo de Valencia, cuando tuvieron lugar los indultos a los presos políticos, firmó un artículo en La Razón diciendo que “dejaban la puerta abierta a la destrucción de la unidad de España”.

Por eso, hoy, nuestro editorial se titula: “El Papa desdramatiza el debate sobre Catalunya”. Ya sabemos que hoy en día la Iglesia católica ha perdido una gran parte de su enorme poder de influencia sobre la conciencia de las personas, pero Francisco, aparte de jefe de la Iglesia, es jefe de estado, un estado con embajadores en todo el mundo y capacidad de maniobra diplomática. Desde este punto de vista, nunca el diálogo entre el gobierno español y el catalán, los indultos, o la idea de que un territorio europeo como Catalunya piense en independizarse habían sido recibidos con tanta normalidad internacional, públicamente, como con las palabras del Papa. Que nadie me malinterprete: no digo que Jorge Bergoglio esté a favor de la independencia de Catalunya, digo, como decimos hoy en el ARA, que desdramatitza el debate sobre nuestro país, como los británicos viven el caso de Escocia, pongo por caso, e invita a España a preguntarse por qué una de sus naciones quiere decidir si se queda o se va.

Esta actitud del papa Francisco no es nueva. Hace unos meses, cuando los indultos a los presos políticos no acababan de llegar y el gobierno de Pedro Sánchez tenía miedo de la reacción en la calle, el Papa estuvo informado de lo que estaba pasando. Y en la línea de reconciliación y de perdón tan propia del Nuevo Testamento que predica, de la tradición de los indultos en años jubileos, y de no tener miedo de dar pasos osados, el Papa dijo en un momento determinado, cito textualmente: “Por mi parte, haré algo”. ¿Y qué pasó poco después? Que los obispos catalanes primero, y los españoles después, se mostraron a favor del diálogo con Catalunya. “Por mi parte, haré algo”. Y ayer Francisco lo volvió a hacer.

Un recuerdo para los exiliados y para los represaliados. Y que tengamos un buen día.

stats