Misc 11/02/2021

El análisis de Antoni Bassas: 'Los votantes independentistas habrían agradecido más otro pacto'

Tal vez los votantes independentistas, más que este cordón de firmeza ante el PSC, habrían agradecido más la firma de un documento de colaboración entre partidos independentistas al día siguiente de las elecciones

2 min
Bassas
Disponible en:

Los grandes partidos independentistas se han comprometido por escrito a no gobernar con Salvador Illa. El documento lo han firmado el presidente de ERC en el Parlament, Sergi Sabrià, y los candidatos Laura Borràs, de JxCat; Dolors Sabater, de la CUP; Àngels Chacón, del PDECat, y Laura Omella, de Primàries. 

Es un documento promovido por Catalans per la Independència, que es una entidad formada por ex dirigentes críticos de la ANC, en el que se comprometen, “sea cual sea la correlación de fuerzas surgida de las urnas, a no pactar en ningún caso la formación de gobierno con el PSC”. 

La negativa a pactar con el PSC ya la habían verbalizado con más o menos vehemencia todas las fuerzas independentistas a lo largo de la campaña, pero quien más aclara su posición es Esquerra, por el precedente histórico del tripartito en Catalunya y por la actual colaboración del grupo republicano de Rufián en el Congreso con el gobierno de Sánchez e Iglesias.

Quizás lo más sorpresivo es que estos partidos hayan firmado un documento a propuesta de una escisión de la ANC. Representa un compromiso de máximos y aleja posiciones políticas. Ahora ya no se trata de ir al notario a decir que no pactarás con el PP, sino que quien queda fuera del juego de los pactos es el PSC. Claro que el PSC nunca se había presentado tan explícitamente como el PSOE, con bandera española en los mítines incluida. 

Probablemente, Esquerra ha calculado que necesitaba este gesto final para disputarle la victoria a Junts per Catalunya, que los electores no se han acabado nunca de creer que a última hora y si hacía falta Esquerra no acabaría pactando el gobierno con el PSC. Sea como sea, este pacto responde, exactamente, a aquello que les decíamos ayer en este mismo análisis: hay centenares de miles de catalanes que, en conciencia, no pueden pasar página de octubre del 2017, con la represión policial primero y judicial después, que contó con el apoyo explícito de la Corona. Y los partidos independentistas los han ido a buscar. ¿Pero había que hacer este tipo de cordón al PSC? No olvidemos que Junts per Catalunya pactó con el PSC el gobierno de la Diputación de Barcelona en julio del 2019. Con presos y exiliados. Entonces pactar con el PSC no era ningún problema. Ni lo ha sido para Esquerra en el Congreso, en la investidura de Sánchez o los presupuestos generales del Estado. 

Es posible que alguno votante independentista haya aclarado el sentido de su voto gracias a la firma de este acuerdo, sobre todo, ya digo, si dudaba votar a Esquerra o no. Pero este gesto, de la mano de los defensores del “sid and talk”, le hace la campaña a Illa porque lo victimiza.

Quizás los votantes independentistas, más que este cordón de firmeza ante el PSC, habrían agradecido más la firma de un documento de colaboración entre partidos independentistas al día siguiente de las elecciones.

Nuestro reconocimiento para los que trabajan en primera línea, un recuerdo para los que sufren, para los presos políticos, para los exiliados, y que tengamos un buen día.

stats