Barça
Misc 08/04/2021

El dilema de Piqué: infiltrarse o perderse el clásico

El central del Barça, que ha buscado consejo fuera del club, tiene molestias en el ligamento lateral externo de la rodilla

3 min
Gerard Piqué
Disponible en:

BarcelonaSi el partido del sábado no fuera contra el Real Madrid, Gerard Piqué estaría del todo descartado y seguiría haciendo su tratamiento de recuperación. Pero un clásico es un clásico, y más para un jugador como él. Por eso el central está agotando las últimas opciones para intentar estar dentro de dos días en el estadio Alfredo di Stéfano, sede de un partido que puede ser decisivo para el título liguero. A Piqué, la rodilla le sigue doliendo. El tiempo se le echa encima y en las próximas horas tendrá que tomar una decisión: si infiltrarse y arriesgarse a una recaída o bien si perderse el partido y seguir con el proceso de recuperación hasta que las molestias desaparezcan del todo. Esta última, la opción conservadora, es la que le recomiendan desde fuera del Barça, después de que el futbolista buscara consejo en los servicios médicos del club para saber hacia dónde tirar.

Piqué se lesionó hace un mes, en la vuelta de la semifinal de Copa contra el Sevilla. Ese día el central marcó el gol que llevaba el partido a la prórroga –el Barça se acabaría clasificando–, pero, unos minutos después, se hizo daño en la rodilla de manera fortuita. El diagnóstico era un esguince del ligamento lateral interno, una recaída de la lesión que ya había sufrido en el mes de noviembre –concretamente, entonces fue un esguince de grado 3 en el ligamento lateral interno y una lesión parcial del ligamento cruzado anterior–. Pero, a pesar de saber que estaría unas cuantas semanas más de baja, el mensaje que llegaba desde el club era de optimismo. El entrenador, Ronald Koeman, dijo aliviado que "la lesión no es como la de antes" y estaba convencido de que pronto podría volver a contar con el mejor central que tiene en plantilla. Ahora bien, pasadas las semanas, el futbolista sigue sin estar bien del todo. Según ha podido saber el ARA, no le duele el ligamento interno sino el externo. Una traba más que notable que, si bien los especialistas consideran que no es grave, lo obliga a tomar una decisión fundamental.

Con 34 años, Gerard Piqué está preocupado por la evolución de esta lesión, que, aparte de condicionar su rendimiento deportivo, llega en un momento crítico de la temporada, puesto que el equipo se juega la Liga –ha remontado distancias hasta situarse a solo un punto del líder, el Atlético de Madrid– y disputa la final de Copa contra el Athletic Club el sábado 17 –un rival que ganó al Barça en la final de la Supercopa, disputada en enero –. Es por eso que, hace unos días, buscó consejo externo a los servicios médicos del club. La opinión que recibió fue que evitara forzar la articulación y que, en caso de duda o de notar molestias, alargara el proceso de recuperación. Así, a Piqué le desaconsejaron que se infiltrara, por el riesgo a sufrir otra lesión en una de las partes del cuerpo más sensibles para un futbolista. Dicho de otro modo, que no jugara el clásico si no estaba al 100%.

En cambio, desde los servicios médicos azulgranas lo miran con menos alarmismo. A su entender, el riesgo de lesión no es superior al de otro futbolista. Consideran, por lo tanto, que Piqué podría jugar perfectamente el sábado con una infiltración para calmar el dolor en la zona. La decisión, como es habitual, será del futbolista, al que desde la cúpula directiva del club han transmitido confianza, sea cual sea la decisión que tome.

La decisión de Piqué dependerá de las sensaciones que tenga y de si nota dolor –y con qué intensidad– los próximos días. De momento, ayer decidió ir a entrenar a la Ciutat Esportiva en solitario, un día que el resto del equipo tenía fiesta. Hoy, si no hay ningún contratiempo, hará una parte de la sesión con los compañeros. Y a partir de aquí se decidirá, como máximo mañana, si puede jugar o no. Ahora bien, en caso de que finalmente entre en la lista, Koeman tendrá que tener en cuenta que el central lleva inactivo desde el miércoles 3 de marzo, día de la lesión.

Pendientes de Sergi Roberto

Mientras Gerard Piqué deshoja la margarita, el Barça está pendiente también de saber si podrá contar finalmente con Sergi Roberto para el clásico. El futbolista, que hace dos meses se hizo una lesión en el recto anterior del muslo derecho, ya hace quince días que trabaja con el grupo y se espera que reciba el alta médica. De hecho, ya se esperaba que la tuviera el lunes, contra el Valladolid, pero en el club optaron por no correr ningún riesgo. La decisión se tomará el viernes. También se tendría que recuperar Neto, portero suplente, que se hizo un esguince en el tobillo hace dos semanas, durante un entrenamiento. En cambio, son baja segura Ansu Fati y Coutinho, lesionados de larga duración.

stats