Motor
Misc 15/11/2021

"Grazie, Vale!": el adiós de una leyenda

Valentino Rossi pone punto final en Cheste a una carrera histórica de 26 temporadas en el Mundial

4 min
Valentino Rossi durante la rueda de prensa.

BarcelonaEl Mundial de MotoGP se ha despedido de Valentino Rossi. Con la grada convertida en una marea amarilla, el mundo del motor ha dicho adiós a una leyenda viva del motociclismo. Después de 26 temporadas en el Mundial –22 en MotoGP–, Il Dottore ha atravesado la línea de meta por última vez en un circuito de la máxima categoría. Rossi llevó el Mundial de motociclismo a cada pequeño rincón del mundo y ahora es el mundo entero quien se despide de su referente, del piloto más importante que ha existido nunca.

Rodeado de gente y sentado junto a su moto. Así han sido los instantes previos a subir, por última vez, a la moto. Todo el mundo estaba pendiente de Valentino Rossi, pero el nueve veces campeón del mundo no ha abierto los ojos. Concentrado en sí mismo, cerca de la moto que lo ha acompañado en el último tramo de su carrera deportiva, Il Dottore se ha puesto el casco por última vez y ha puesto en marcha la máquina. 27 vueltas completas para despedirse de toda una vida sobre las dos ruedas. En el Gran Premio de la Comunidad Valenciana, los puntos o el podio eran irrelevantes. Todas las miradas estaban clavadas en Valentino Rossi, que, vuelta tras vuelta, se iba despidiendo del Mundial.

Cuando ha atravesado la línea de meta, en décima posición, la euforia se ha desatado en el circuito. En la primera curva, todos los pilotos se han parado para esperar al ya expiloto de MotoGP y, uno por uno, abrazarlo en su adiós a la que ha sido su casa durante más de dos décadas. Después de 432 Grandes Premios en el Mundial, entre las tres categorías, su despedida tenía que estar a la altura de su leyenda. Todo lo paddock ha salido de sus boxes para acompañar a Rossi en su adiós con sus mecánicos.

Valentino Rossi saludando a los aficionados.

Casi tres décadas sobre la moto

El piloto de Petronas y leyenda del motociclismo ha puesto punto final a una carrera mayúscula y llena de éxitos con 42 años. "Esta será la última temporada que disputaré como piloto de MotoGP. El año que viene ya no estaré compitiendo", anunció el 5 de agosto Il Dottore. Su retirada tenía que llegar más bien antes que tarde después de que en las últimas temporadas los resultados no lo hayan acompañado, cosa que hacía inevitable su adiós. El italiano aplazó la retirada un año por la pandemia. Él se quería despedir de la que ha sido su vida durante 26 temporadas en el Mundial con público en las gradas, sintiendo el calor de los aficionados. Desde que anunció su adiós, cada Gran Premio se ha convertido en un pequeño homenaje a la persona que llevó al motociclismo a todo el mundo.

Su carrera no ha sido uniforme. Cada equipo por el que ha pasado ha marcado una pequeña era dentro de la inmensidad de la carrera del italiano. Rossi ha pasado por los tres grandes equipos del paddock y, a pesar de sus inicios en Honda, su casa siempre ha sido Yamaha. El primer título mundial se lo llevó pilotando la Honda, en su segundo año en la categoría (modus operandi de la leyenda italiana). Después de levantar el título decidió hacer el cambio e irse a Yamaha, para demostrar de qué pasta estaba hecho. Sin tener la mejor moto de la parrilla, él sabía que era el mejor piloto y lo quería volver a demostrar. En el equipo de Hiroshi Ito los Mundiales fueron cayendo. En sus primeras dos temporadas el Mundial fue suyo. Más adelante caerían dos títulos más (2008 y 2009) sobre la Yamaha, además de un subcampeonato y dos terceros. El escenario parecía inmejorable para seguir sumando títulos para Yamaha, pero las tensiones internas (y públicas) con Jorge Lorenzo se saldaron con la marcha del italiano a Ducati.

Valentino Rossi durante la rueda de prensa.

El cambio de equipo, que parecía la solución, no llegó a cuajar. Durante las dos temporadas que estuvo en la marca italiana solo consiguió subir al podio tres veces, sin adjudicarse ninguna victoria. Un sexto lugar en la general fue su mejor resultado y decidió volver a Yamaha. Las segundas partes no fueron nunca buenas, dice el refrán, y este fue el caso de Valentino Rossi. El año 2013 fue el último en el que el piloto italiano levantó un título mundial.

Con sus defectos y sus virtudes, Rossi siempre ha sido el gran embajador del Mundial. A pesar de sus rifirrafes con otros pilotos, la sonrisa del italiano siempre ha iluminado el paddock. Todos los pilotos que este domingo lo han acompañado en su adiós sobre el asfalto lo tienen como referente, cosa que demuestra la inmensidad y la longevidad de la carrera del de Tavullia. "Grazie, Vale, grazie!" para llevar al motociclismo a todos los hogares y hacer grande un deporte que hoy se despide de su gran estrella.

Las Ducatis secuestran el podio

Mientras todas las miradas estaban pendientes de Valentino Rossi, las Ducatis han vuelto a mandar sobre el asfalto y se ha llevado un nuevo podio para la marca italiana. Pecco Bagnaia, protagonista indiscutible de este final de temporada, se ha llevado una nueva victoria por delante de Jorge Martín, mejor rookie del año, y su compañero de equipo Jack Miller. Con el pleno en el podio del Circuito Ricardo Tormo, Ducati ha conseguido todos los títulos de este Mundial de MotoGP, excepto el de piloto campeón del mundo, que ha sido para la Yamaha de Fabio Quartararo.

stats