Sociedad
Misc 23/02/2021

Maliky: "Estábamos perdidos en el mar y tres delfines nos acompañaron delante de la patera"

4 min
Maliky
Disponible en:

GironaArriesgó la vida en un durísimo periplo migratorio desde Mali que duró años. Ahora vive en Girona en un piso tutelado con 4 jóvenes más, dentro del Programa d'Inserció Laboral (PIL) Riu Ter. Por las tardes, Maliky, que acaba de cumplir 19 años, estudia en la Escola d'Adults de Salt, y por las mañanas hace refuerzo en el centro de inserción. Es un buen estudiante, ha aprendido catalán y quiere cursar un grado medio de educación social porque cree que puede ayudar a jóvenes en su situación.

¿Cómo era tu vida en Mali?

— Yo no tenía nada y los compañeros más ricos se burlaban de mí. Ellos iban en bus o en moto y yo siempre a pie. Llegaba tarde a todas partes. Soy hijo único y mi padre murió cuando era muy pequeño. La vida es muy difícil para una mujer sola como mi madre si no la ayuda la familia del marido. Tuve que dejar la escuela con 14 años. A esa edad, ahí ya eres un adulto. Como la familia de mi padre no me trataba bien, decidí marcharme para buscar una oportunidad, un futuro.

¿Dónde fuiste?

— Fui a Mauritania para trabajar y ayudar a mi madre, pero la experiencia que tuve ahí me cambió. Trabajaba como un esclavo en una casa: cocinaba, limpiaba, lavaba la ropa. Y me pagaban muy poco dinero. Tenía claro que tenía que aguantar lo que fuera para tener una vida mejor y continuar el camino.

¿Y reuniste suficiente dinero para pagarte el viaje?

— No. Yo solo me quería pagar el bus hasta Marruecos, pero después vi que se tenía que entrar a escondidas, porque los menores no pueden viajar solos. Vi que muchos jóvenes se escondían debajo de un camión para entrar en Marruecos y lo hice así. Estaba muy convencido. Era un riesgo muy grande, pero en ese momento no me importaba morir si no lo conseguía.

Cuando viste que había tanta gente intentando entrar en Europa y que era tan difícil, ¿no te desanimaste?

— Al llegar a Marruecos, a la estación de Casablanca, vi miles y miles de personas que estaban en la misma situación que yo. Me impresionó. Pero después fui a un bosque cerca del mar, en Selouane, cerca de Nador, donde la gente se espera para conseguir una patera, que era mucho peor. En la ciudad tenían mantas y lugar para protegerse, en el bosque pasabas frío y te mojabas si llovía.

¿Tenías el dinero para pagar a las mafias el viaje en patera?

— No. Había dos tipos de viajes. Unos eran más seguros y más caros, porque la policía los dejaba pasar. Los organizadores del viaje les daban una parte del dinero. En los viajes más baratos, cada vez que sale una patera dejan subir a dos chicos que no tienen dinero y que han tenido muchas dificultades para llegar ahí, pero solo una vez. Si no sale bien esta vez, has perdido tu oportunidad. Hay gente que lleva dos o tres años esperando un nuevo viaje. Los que subieron conmigo habían pagado unos 4.000 euros. Yo no los tenía ni nadie me los podía dar.

¿Cómo fue el viaje?

— La primera vez el mar estaba muy picado. Los que llevaban la patera querían salir igualmente, pero era imposible subir a la barca. Daba mucho miedo. Tuvimos que volver atrás. Esperamos para la noche siguiente. Subí a la patera sin nada para comer. Nadie llevaba nada. Si hubiera durado mucho habríamos muerto todos. Éramos 36 personas. Uno llevaba el motor y el otro el GPS, pero a medio camino entró agua y se estropeó. No nos podíamos orientar, estábamos perdidos. Desde la barca solo veíamos mar por todas partes. Todo el mundo gritaba y algunos se pusieron a rezar, cada uno según su religión. Yo no entendía nada. Había gente de Ghana, de Costa de Marfil...

Pero lo conseguisteis...

— Cuando estábamos muy perdidos, tres delfines se pusieron delante la patera y nos orientaron. Era la primera vez que veía unos peces como esos. No lo sé, era como si fueran personas. La gente decía que nos enseñaban el camino hacia tierra, pero no sabíamos si nos llevaban hacia España o hacia África. Los tuvimos al lado más de una hora. Yo estuve todo el rato llorando.

¿Llorabas de emoción?

— Sí, pero sobre todo de miedo. Había mujeres con hijos que también lloraban, porque hacía años que estaban en el bosque intentando pasar y todavía no lo habían conseguido. También me dolía mucho la pierna. Iba sentado junto al motor y la gasolina mezclada con la sal me picaba mucho. Me hice mucho daño en la piel. Tengo cicatrices y todavía me duelen un poco las uñas.

¿Cuándo llegasteis a tierra?

— Estuvimos más de 15 horas en el mar. Salimos a las 3 de la madrugada y el helicóptero nos vio a las 5 de la tarde. Después volvieron con un barco de salvamento. Había gente que se abrazaba, todos gritaban. Todo el mundo estaba muy emocionado.

¿Te consideras una persona fuerte, por haber aguantado todo lo que has tenido que pasar?

— Sí. Pero solo lo puedes aguantar si tienes una vida tan mala como la mía.

¿Hay gente de tu pueblo que quiere venir? ¿Qué les dices?

— No les puedo decir nada bueno del camino para conseguir una vida mejor. Es duro. Tienes que aguantar muchas cosas. Puedes morir por el camino. Pero si les digo que no vengan, que no hay nada fácil, me ven como a un enemigo. Me dicen: "¿Y por qué tú estás ahí?"

¿Qué te ha enseñado este viaje?

— Este viaje me ha enseñado la vida de otro modo. He visto cosas buenas y malas. Es una historia que no olvidaré nunca. Pero no he acabado el viaje, todavía me tengo que esforzar para salir adelante. Yo no me puedo quejar. He tenido suerte y oportunidades. Y las estoy aprovechando.

¿Crees que tienen suficientes oportunidades los jóvenes migrantes?

— En los centros de Andalucía no veía ningún futuro. No nos daban clase ni de castellano. Noté un cambio muy grande con los centros de aquí. Aquí me ha ido muy bien, me han ayudado mucho. Si dentro de unos años encuentro trabajo, me gustaría traer a mi madre.

stats