Política 22/01/2021

Izquierda en Positivo estaría dispuesta a retirar las cautelares si el Govern se aviene a negociar una nueva fecha electoral

El ejecutivo ya rechazó este jueves la posibilidad de cambiar el aplazamiento hasta el 30 de mayo

Mireia Esteve
2 min
La senadora d'En Comú Podem Celia Cánovas, en una imatge d'arxiu

BarcelonaIzquierda en Positivo, una de las formaciones que ha impugnado el aplazamiento de las elecciones, se muestra dispuesta ahora a desistir de las medidas cautelares que había pedido –para dejar sin efecto la suspensión del aplazamiento electoral–, siempre que el Govern se avenga a negociar una nueva fecha electoral. El partido, que presenta como candidata a las elecciones a Celia Cánovas, ex senadora de Podemos, propone que la nueva fecha sea el 28 de marzo, pero está abierto a discutirla, siempre que no vaya más allá del plazo de un mes. Ahora bien, no habría suficiente con que Izquierda en Positivo pidiera dejar sin efecto las medidas cautelares, sino que también lo tendría que pedir Josep Asensio, el particular que también interpuso un recurso y también había pedido medidas cautelares. El Govern, sin embargo, ya ha dicho que no negociará cambiar la fecha del 30 de mayo.

"Estaríamos dispuestos a aplazar, no a desconvocar, durante unos días o un mes máximo las elecciones, lo que permita la Loreg y siempre bajo la supervisión de los letrados de la Generalitat y de la JEC", ha dicho Cánovas en una atención a los medios de comunicación esta mañana ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC). A pesar de que la ley electoral española (Loreg) no prevé ninguna situación de aplazamiento de unas elecciones –excepcionalmente, solo existe el precedente del País Vasco y Galicia–, Cánovas se ha mostrado convencida de que la Generalitat podría optar por dictar un nuevo decreto que explicite el aplazamiento de las elecciones del 14-F en lugar de convocar unas nuevas.

La candidata de Izquierda en Positivo propone el plazo máximo de un mes para aplazar las elecciones porque asegura que el censo electoral no se habría actualizado y, por lo tanto, funcionaría el mismo que el del 14 de febrero. La situación no es clara, puesto que ninguna normativa prevé una situación así, pero Cánovas ha asegurado que las elecciones se podrían hacer el 21 de marzo y que el "censo sería el mismo". A pesar de que esta es la misma fecha que también había propuesto el PSC, la candidata ha querido desmentir cualquier vínculo con los socialistas catalanes y ha negado que detrás de su recurso también estén ellos. "Estamos para defender la legalidad", ha afirmado.

Si, finalmente, las elecciones acaban siendo el 14-F, Izquierda en Positivo ha reclamado al Govern que prepare todos los medios y las medidas necesarias para que se hagan "con garantías" sanitarias. En este sentido, Cánovas ha reprochado a la Generalitat que no haya sido "capaz de organizar" unos comicios que sean seguros "desde el punto de vista sanitario", y ha afirmado: "Ahora que no busquen excusas de tipo sanitario y nos culpen de no velar por la salud, no es eso".

stats