Política 21/01/2021

El TSJC mantiene cautelarmente el 14-F después de las alegaciones de la Generalitat

El tribunal emitirá sentencia antes del 8 de febrero, cuando ya habrá empezado la campaña

Núria Orriols Guiu
4 min
Votació a les passades eleccions catalanes

BarcelonaHabrá eleccions el 14 de febrero, por ahora. El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya ha resuelto este jueves mantener cautelarmente esta fecha de los comicios y dejar suspendido el decreto del Govern que aplaza las elecciones para el 30 de mayo. Lo ha hecho después de conocer las alegaciones de la Generalitat y la Fiscalía, según adelanta el tribunal en una nota. Mañana viernes compartirá la resolución con los motivos que le han llevado a tomar esta decisión.

En todo caso, esta tampoco es la resolución definitiva del TSJC, puesto que todavía no se habrá pronunciado sobre el fondo del asunto y todavía podría dar la razón a la Generalitat. Para dictar sentencia, el tribunal abre ahora el procedimiento habitual del contencioso-administrativo, pero acorta plazos por razones de "urgencia" con la idea de emitir una resolución final antes del 8 de febrero. Da cuatro días hábiles, en lugar de ocho, para que las partes presenten la demanda razonada y hagan sus alegaciones. Esto quiere decir, en la práctica, que el tribunal sentenciará sobre el aplazamiento electoral una vez ya haya empezado la campaña del 14 de febrero, que pondrá en marcha el próximo jueves a las doce de la noche.

El que hoy mantenga las medidas cautelares, sin embargo, ya empieza a ser un indicador fiable de lo que podría acabar haciendo el tribunal: ya ha escuchado a todas las partes –ha conocido los informes que han llevado al Govern a tomar esta decisión– y la implicación de mantener la convocatoria tiene consecuencias tanto para el ejecutivo como para los partidos. Se empiezan a hacer gastos ligados al proceso electoral, se abre la votación por correo o se inician los actos de las formaciones políticas. Empieza, en definitiva, la deliberación colectiva hasta el día de los comicios.

Ante esto, desde el Govern mantienen todos los escenarios abiertos, puesto que ahora está todo en manos del tribunal. El ejecutivo prevé votar el 14 de febrero -el martes ya reactivó todos los procedimientos para poder cumplir con la resolución del TSJC-; pero también piensa que todavía existe la posibilidad (de acuerdo con el avance de la pandemia) de que el tribunal dé la razón a la Generalitat y los comicios sean el 30 de mayo. O incluso contempla, a pesar de que con menor medida, que la fecha de las elecciones acabe siendo otra entre febrero y mayo que determine el tribunal.

La reacción del Govern: "Los ciudadanos se ven obligados a elegir entre el derecho a la salud y el voto"

El comunicado del TSJC ha cogido a contrapié al Govern, puesto que asumía que al menos el tribunal tardaría veinticuatro horas en leerse las alegaciones de todas las partes, deliberar y tomar una decisión. De hecho, la noticia ha llegado poco después de las doce del mediodía, cuando ya había convocada una declaración institucional del ejecutivo para reaccionar, precisamente, a la inhabilitación que el TSJC también ha dictado esta mañana para el conseller Bernat Solé. El titular de Exteriores, que es el responsable de organizar el proceso electoral, ha sido condenado (la sentencia todavía no es firme) por desobediencia grave por el 1-O cuando era alcalde de Agramunt.

Así, el vicepresidente, Pere Aragonès, ha aprovechado la comparecencia para apoyar a Solé, pero también para cargar contra la "irresponsabilidad" del TSJC de mantener las elecciones el 14-F: "Muchos ciudadanos se ven obligados a elegir entre el derecho a voto y el derecho a la salud". En la misma línea, el presidente del Parlament, Roger Torrent, ha asegurado que es un "despropósito" mantener la "incertidumbre" sobre si se suspenden o no las elecciones y ha considerado que se puede poner "en riesgo" el derecho a voto y la salud de muchas personas.

Por su parte, la presidenciable de JxCat, Laura Borràs, ha asegurado en rueda de prensa, que Catalunya sufre un "155 permanente" que solo se resolverá con la independencia. "El próximo paso será decirnos a quién tenemos que votar", ha ironizado Borràs. La CUP, en el mismo sentido, ha asegurado: "Si quieren gobernar los jueces que se presenten a las elecciones".

En cambio, la reacción del resto de formaciones políticas, que también habían avalado el aplazamiento, ha sido más cauto. Jèssica Albiach, de los comunes, se ha limitado a pedir celeridad al TSJC porque cree que la posibilidad que las elecciones se suspendan justo cuatro días antes genera "incertidumbre y desafección". Mientras que el PP ha pedido "respeto" por las decisiones judiciales. Ciudadanos ha mezclado las dos informaciones que marcan la jornada: ha reclamado la dimisión del consejero Bernat Solé por su inhabilitación por el 1-O, que a la vez es el responsable de procesos electorales -y por lo tanto, del 14-F- de la Generalitat.

Quien todavía no ha hablado ha sido el líder del PSC, Miquel Iceta. Los socialistas son el único partido que había puesto objeciones a posponer los comicios y harán la valoración de la decisión del TSJC esta tarde a las seis. Hoy mismo su candidato y ministro de Sanidad, Salvador Illa, sale como ganador, según el CIS, de las elecciones en Catalunya.

stats