LA SEMANA DE... PASOS PERDIDOS
Política 28/02/2021

Jaén, Linares y Hasél, tres fotografías del malestar

2 min
Un hombre fotografiándose ante una barricada una noche de disturbios en Barcelona por el caso Hasél.
Disponible en:

Conviene ver El año del descubrimiento ahora que se acaba un mes de febrero marcado por las protestas en la calle. El documental dirigido por Luis López Carrasco muestra un punto ciego de la historia moderna de España, un episodio borrado de la memoria histórica más reciente. El año 1992 -mientras en el Estado todo giraba alrededor de los Juegos Olímpicos de Barcelona y la Expo de Sevilla-, la reconversión industrial -exigida como requisito para formar parte de la Unión Europea- cerraba fábricas una detrás de la otra, y en Cartagena los disturbios por el cierre de la empresa pública de construcciones navales Bazán acabó con el Parlamento murciano en llamas por el lanzamiento de cócteles molotov. Conviene ver El año del descubrimiento para tomar perspectiva ahora que el malestar recorre muchas tardes las calles de Barcelona, Vilanova i la Geltrú y Vic, pero también los de Linares y Jaén.

Como en el caso de Murcia en 1992, ahora tampoco se está prestando atención a las protestas de Jaén. Hace dos semanas miles de coches colapsaron la ciudad andaluza en protesta por el “maltrato histórico” en la provincia. ¿El motivo? La decisión del gobierno español de instalar en Córdoba y no en Jaén una base logística del ejército que tenía que generar dos mil puestos de trabajo. Y si entonces los murcianos se sentían perjudicados en relación con los astilleros del Ferrol -que contaba con la influencia de Manuel Fraga- y Cádiz -la ciudad de Carmen Romero, entonces la mujer del presidente del gobierno español, Felipe González-, ahora los vecinos de Jaén -que acumulan años de protestas por la falta de infraestructuras- apuntan directamente al papel de la vicepresidenta primera española, Carmen Calvo, que admitió haber pedido a Pedro Sánchez que la base del ejército se instalara en Córdoba, su provincia natal.

A pocos kilómetros de Jaén, en Linares, el sentimiento de agravio continuo y de menosprecio también ha cuajado. En la ciudad de más de 20.000 habitantes (tiene 58.000) con más paro del Estado -la tasa de desocupación supera el 30% y se acerca al 50% en el caso de los jóvenes-, la chispa ha sido la brutal agresión de unos policías fuera de servicio a un padre y su hija de 14 años. Un episodio que desencadenó una jornada de disturbios y enfrentamientos con la policía en una ciudad que hace diez años vio como la Junta de Andalucía cerraba por las pérdidas constantes Santana Motor, en la empresa automovilística de la zona, y se perdían también dos mil puestos de trabajo.

En Catalunya los disturbios han llegado de la mano del encarcelamiento de Pablo Hasél, pero las protestas van más allá. Como en Jaén y en Linares, o en Murcia en 1992, la gasolina detrás de las barricadas es la falta de expectativas. Por eso, en lugar de hablar del modelo policial -que también-, conviene que las negociaciones para formar Govern se centren en como dar respuesta a estos jóvenes -y no solo- atemorizados por la falta de perspectivas. Y no esperar, como Murcia, que queme todo.

El Detalle

  • El frente en el Congreso para presionar al PSOE para que cumpla la promesa de regular los precios de los alquileres se tuvo que hacer con prisas. Tantas, que en el manifiesto firmado por Unidas Podemos, ERC, EH-Bildu, Junts, Más País, Compromís, BNG y Nueva Canarias hubo que añadir a mano a última hora a la CUP. Albert Botran fue el único de los firmantes que, además de la firma, tuvo que escribir a mano el nombre del partido.
  • Se ha tenido que esperar dos meses para poder hacer preguntas al presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, en rueda de prensa, y medio año para hacerlo presencialmente. Viernes, en los jardines floridos de la Moncloa, el jefe del ejecutivo español se sometió finalmente a las preguntas de los periodistas, que giraron básicamente en torno al rey emérito y la renovación del Consejo General del Poder Judicial. Ni una sobre el covid.

stats