Gobernabilidad en el Estado
Política 06/09/2022

Sánchez golpea a Feijóo en el primer asalto hacia las generales: "¿Actúa con insolvencia o mala fe?"

El presidente español entra en el cuerpo a cuerpo con el líder del PP en un tenso frente a frente en el Senado

4 min
El presidente español, Pedro Sánchez, riendo mientras interviene Alberto Núñez Feijóo en el Senado

Madrid"¿Insolvencia o mala fe? Un poco de las dos". Pedro Sánchez ha pasado a la ofensiva contra el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, en el frente a frente que han mantenido este martes en el Senado. Era el primer debate largo en sede parlamentaria entre ellos dos desde que el político gallego aterrizó en la dirección estatal del PP, el líder del PSOE ha desgranado todas las "metidas de pata" y "errores encadenados" que, a su entender, ha cometido su rival en los últimos cinco meses. La cámara alta, habitualmente fuera del foco porque los principales líderes políticos tienen escaño en el Congreso, ha alojado un cuerpo a cuerpo entre los candidatos que se jugarán la presidencia de aquí a un año y que llevan semanas enfangados en una pelea de reproches, con la vista puesta en el ciclo electoral del 2023. De nada ha servido que Feijóo pidiera a Sánchez romper con Unidas Podemos y sus socios parlamentarios: el presidente español ha dado por hecho que no es posible llegar a grandes pactos con el PP porque no quiere renovar el Consejo General del Poder Judicial.

Sánchez partía con la ventaja de no tener límite de tiempo para sus intervenciones y ha hablado durante más de dos horas, por solo 30 minutos de Feijóo. El presidente español ha iniciado su discurso recordando las medidas que ha adoptado para templar los efectos de la crisis energética y la espiral inflacionista, y ha cifrado en 30.000 millones de euros el ahorro para familias y empresas. También ha anunciado que aplicará la compensación por el tope del gas a las instalaciones de cogeneración, lo cual ha propiciado que gobierno español y PP discutieran por quién había propuesto primero esta ayuda a la industria. Los conservadores lo habían reclamado este fin de semana y el ministerio de Transición Ecológica ha puntualizado que ya la comunicó en una reunión con el sector el pasado viernes.

El presidente español ha dibujado un escenario marcado por la "incertidumbre", con la posibilidad de una recesión de corta duración y un retraso en el crecimiento económico, pero ha querido desvanecer dudas sobre restricciones al consumo. "No habrá apagones, ni racionamientos de bombonas de butano ni las escenas apocalípticas que abonan la derecha y sus medios", ha asegurado. Sí que serán convenientes algunos "cambios en los hábitos de vida", ha matizado. A su vez, Feijóo ha propuesto descuentos a las familias que ahorren, ha insistido en alargar la vida útil de las nucleares y alargar la reducción del IVA de la electricidad y el gas.

Pero las propuestas de medidas energéticas han quedado en un segundo plano. El líder conservador ha pedido a Sánchez que cese a los ministros de Unidas Podemos, ha cuestionado que Bildu sea un socio "más constructivo que el PP" y que prefiera una "tabla de diálogo con ERC que con el PP". Feijóo ha advertido que no ofrece una alianza "permanente" en el Congreso, pero sí la mano de una fuerza que "defiende los intereses de los españoles". El líder del PSOE ha rechazado un gobierno de concentración –"anula la dialéctica que tiene que tener una democracia viva", ha dicho– y, a pesar de abrirse a entendimientos puntuales, ha criticado que la intención del PP sea "empujar al gobierno español al precipicio". "Fracasará como lo hizo [Pablo] Casado", ha augurado.

"Comience a estudiar"

No ha tardado mucho Sánchez en pasar al ataque contra el liderazgo de Feijóo y ha puesto en entredicho sus capacidades para gobernar. "Lo que dice no avala la imagen de buen gestor que dice que es", ha avisado Sánchez, y ha enumerado algunas afirmaciones contradictorias del líder popular y que, según el presidente español, denotan un "desconocimiento" de la administración, la economía y Europa. Por ejemplo, que rechazara la revalorización de las pensiones conforme al IPC porque superaría la regla de gasto. "Tendría que saber que las pensiones no entran en la regla de gasto. [...] Recomiendo que empiece a estudiar más y se rodee de buenos asesores", le ha espetado. Incluso, se ha atrevido a discutir sobre Galicia. Sánchez ha lamentado que Feijóo asegurara que en el mundo rural gallego no se pagan impuestos y que criticara la elevada deuda pública española, teniendo en cuenta que la de la Xunta aumentó en 7.000 millones de euros durante las cuatro legislaturas que gobernó. En este punto, el líder del PP ha replicado que es el territorio donde menos se ha incrementado del Estado.

Al líder conservador le ha molestado especialmente que el presidente español afirmara que él debe el cargo a las élites empresariales y a los "poderosos", contra quien Sánchez empezó a cargar en el debate de política general del julio pasado para marcar perfil de izquierdas. "Puede ser que actúe con insolvencia o mala fe, pero lo que queda clar es que no olvida quién le ha puesto aquí: las grandes empresas energéticas y corporaciones de este país", ha afirmado el líder del PSOE. "Es un insulto a la democracia y a los militantes del PP", se ha quejado Feijóo. Al acabar el debate, fuentes de la Moncloa celebraban que Sánchez hubiera puesto a Feijóo "ante el espejo", mientras que desde Génova destacaban que el líder del PSOE hubiera convertido Feijóo en el protagonista de la sesión. Tanto los unos como los otros, cómodos con un cuerpo a cuerpo que se alargará hasta las elecciones generales.

ERC y Junts piden gestos con Catalunya

Las otras formaciones políticas han intentado hacerse lugar en el debate y los independentistas han pedido a Sánchez que también mire a Catalunya. La portavoz de ERC, Mirella Cortès, ha advertido al presidente español que no podrá contar con el apoyo de los republicanos si no hay "solución" al conflicto y ha denunciado la infiltración de la Policía Nacional en el movimiento independentista. En la misma línea, el portavoz de Junts, Josep Lluís Cleries, ha criticado que el gobierno español no haya dado respuesta a la resolución de la ONU que dictamina que se violaron los derechos políticos de líderes independentistas cuando el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena los suspendió como diputados en el Parlament en 2018. En la réplica, Sánchez ha evitado responder y ha hurgado en las divisiones entre Junts y ERC. "Como que es la Diada y la situación está como está, entiendo que hablen de cuestiones que tienen que ver con la democracia española", ha remachado.

stats