Sociedad 08/09/2021

Un hospital de Logroño intercambió a dos bebés por error hace 19 años

Una de las jóvenes afectadas pide tres millones de compensación al gobierno de la Rioja

Ara
2 min
Imagen de las pruebas que se realizan a los bebés en una fotografía de archivo.

BarcelonaUna chica de 19 años de la Rioja ha denunciado haber sido víctima de un intercambio de bebés por error en el hospital donde nació en Logroño. La afectada, que ha demandado al gobierno autonómico y reclama tres millones de euros de compensación, acabó en una familia que no era su familia biológica, un "error humano" que ha reconocido la consejería de Salud de la Rioja, que insiste en que un caso así no se podría volver a producir ahora mismo con la mejora de los sistemas de identificación.

El caso de esta joven arranca en 2002 en el Hospital San Millán, que ya no existe. La demandante y otra niña nacieron con solo cinco horas de diferencia y las dos necesitaron pasar por la incubadora. Por una confusión en el centro hospitalario, según ha determinado la investigación, las chicas fueron intercambiadas y entregadas a los padres equivocados.

La historia, sin embargo, no se destapó hasta 2017, cuando la demandante tenía 15 años y la abuela que la ha criado interpuso una demanda de alimentos al padre. En este procedimiento se descubrió, mediante una prueba de ADN, que el hombre no era su padre biológico. Más tarde se hizo la prueba también con la madre y obtuvieron los mismos resultados.

A raíz de esto, se hizo público que el grupo sanguíneo que tenía asignado en la historia clínica era erróneo. La joven pudo pedir la identificación a la Inspección Médica de la consejería de Salud de la Rioja, que trabajó para averiguar qué podía haber pasado. La investigación acabó reduciendo las opciones a un intercambio con la niña que nació con cinco horas de diferencia, una joven que también tenía el grupo sanguíneo cambiado y a quien, además, se detectó una anomalía en el seguimiento del peso, que no cuadraba.

Ahora mismo el procedimiento judicial está parado, a la espera de un nuevo informe genético que pidió la juez y que casi nueve meses después todavía no ha llegado. Esto bloquea la reclamación administrativa de responsabilidad patrimonial por daños morales por los que la mujer pide tres millones de euros, mientras que Salud ofrece 215.000. La demanda no es penal, porque considera que la negligencia no ha sido voluntaria.

Aún así, el abogado de la joven, José Saez-Morga, subraya que los daños causados son “inconmensurables, continuados y de por vida” porque “esta persona no se liberará nunca del estigma de la confusión”. La demanda tiene el objetivo, añade, de “fortalecer su personalidad económica” de forma que “tenga un futuro asegurado” aunque lo que pasó no sea “reparable”. A todo esto se añade el hecho de que la chica no podrá conocer a su madre biológica, que murió en 2018.

La consejera de Salud de la Rioja, Sara Alba, ha recalcado que se puede “garantizar” que no se volverá a producir un hecho similar porque los sistemas de identificación actuales han mejorado respecto a los de hace dos décadas, cuando “no estaban tan informatizados como ahora".

stats