Sociedad 16/04/2021

Vicki Bernadet: “Las víctimas de abusos no lo explicamos cuando queremos, sino cuando podemos”

3 min
Vicki Bernadet, presidenta de la Fundación  que trae su nombre

BarcelonaVicki Bernadet lleva más de 23 años trabajando con su fundación para ayudar a las personas que han sufrido abusos sexuales durante su infancia. La nueva ley aprobada este jueves en el Congreso supone un paso adelante para luchar contra estos delitos que sufren uno de cada cinco menores.

Día importante.

— Ya era hora. No había ninguna ley que protegiera a la infancia, por lo tanto, es una muy buena noticia. Seguiremos luchando para mejorar algunas cosas de la nueva ley, pero habrá muchos beneficios para muchos niños y niñas. Es cierto que ha habido lentitud, que esta ley hacía tiempo que tenía que existir, pero el entendimiento es bueno y estoy súper contenta de que la prescripción sea a los 35 años, porque llevaba dos semanas con Miguel Hurtado diciendo "no lo conseguiremos" y él había hablado con todos los diputados, había enviado cartas, había hecho un gran trabajo... Y al final ha habido esta aproximación a los 40 años que reivindicábamos. La lástima es que la prescripción no sea retroactiva, porque me ha llamado gente frustrada porque no los cogerá por pocos meses. Nosotros seguiremos trabajando y presionando para que no haya prescripción, porque si lo hacen otros países quiere decir que se puede, pero hay mucha presión de la parte judicial para que no se elimine la prescripción. Esta ley me la tomo más como un punto de partida que como un objetivo cumplido.

¿Presión judicial?

— Es lo que no entendemos. Cuando tú hablas con el políticos, dicen que hay una serie de argumentos técnicos y jurídicos que dicen que la prescripción no es oportuna, que las pruebas después de tantos años podrían tener errores.

Muchas víctimas necesitan tiempo para atreverse a denunciar. Por eso son fundamentales los 35 años.

— Bel Olid siempre lo dice: los que hemos sido víctimas de agresiones o abusos no lo decimos cuando queremos, lo decimos cuando podemos. Cada persona necesita su tiempo. Hay gente que tiene que sentirse con independencia económica, otros desvincularse de las personas que les han hecho daño, o a veces es un tema de memoria. En Estados Unidos se han hecho estudios en los que el argumento para la no prescripción es que el trauma que provocan las agresiones o los abusos sexuales es casi el único que se puede llegar a olvidar prácticamente al ciento por ciento. Si los hechos aparecen al cabo de 30 años, tiene que haber la oportunidad de poder denunciar o hablar, porque la mayoría de verbalizaciones van de los 35 a los 50 años.

Dar visibilidad a los casos también juega un papel destacado.

— Ha habido un silencio tan largo... Cuando empecé con esto nadie entendía por qué hablaba. En estos veinte años, como una bota malaya, se ha ido interiorizando que tenemos un problema social y de salud pública, pero lo tiene que decir todo el mundo, dar los datos para que la gente se dé cuenta de que no es una cuestión ajena a tu familia: es un problema que podemos tener todos.

Con la ley tendremos la obligación de informar de cualquier sospecha de abusos a un menor.

— Lo que pasa es que esto ya existía con la ley de enjuiciamiento criminal, y no se sabía.

¿Han recibido más casos, últimamente?

— Las demandas han aumentado muchísimo, en parte porque el tema ha salido en los medios, pero también por el covid. Estamos desbordados, tenemos una lista de espera muy larga porque no podemos llegar a todo.

¿Qué les diría a la gente que ha sufrido abusos y duda si explicarlo?

— Hasta que no lo dices en voz alta piensas que quizás no es verdad, que te lo has inventado. Cuando lo explicas y alguien te escucha, te dices a ti mismo: "No tengo ninguna culpa, no puedo sentir vergüenza porque no es responsabilidad mía". Cuando se habla, mejoras.

stats