Música
Cultura 19/07/2021

Los 'comuns' preguntan al Govern por qué permitió celebrar el Vida Festival, el Canet Rock y el Cruïlla

Salud comunicará los datos sobre el impacto de los tres festivales en la situación epidémica este miércoles

4 min
El público al Canet Rock 2021.

BarcelonaEl portavoz de En Comú Podem en el Parlament, David Cid, ha registrado este lunes una batería de preguntas al Govern sobre la celebración de varios festivales de este mes. El diputado de los comuns quiere saber quién autorizó acontecimientos como el Canet Rock, el Festival Vida y el Cruïlla, y si el Procicat debatió su idoneidad. Tal como recoge la ACN, también pregunta por las incidencias que hubo en el Canet Rock y en el Vida con el sistema de rastreo y los tests de antígenos a los asistentes. Por eso, pide si los festivales comunicaron los problemas al departamento de Salud y si se los puede vincular al aumento de casos de coronavirus, sobre todo en el Maresme y en el Garraf, donde se celebraron [a pesar de que el aumento de casos en Barcelona ha sido igualmente muy alto]. Cid también quiere que Salud valore el uso de la mascarilla en estos acontecimientos.

Después del Vida (del 1 al 3 de julio) y el Canet Rock (3 de julio), y justo el segundo día del Cruïlla (del 8 al 10 de julio), Salud dijo al ARA que no se había planteado cancelar el Cruïlla a pesar del aumento de los contagios en Catalunya. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, no pidió la cancelación del festival; de hecho, el 9 de julio elogió “el esfuerzo impresionante” hecho por el Cruïlla para cumplir con la normativa sanitaria "de la mano de la autoridad sanitaria", e hizo un llamamiento a "la responsabilidad individual y colectiva". En la misma línea, la consellera de Cultura, Natàlia Garriga, apoyó la celebración del festival y aconsejó "la autoprotección". Tres días después, el 12 de julio, Garriga reconocía que las fechas de estos tres festivales coincidieron con un momento epidemiológico "no bueno" y que había "certa incoherencia" en su celebración. Finalmente, el 16 de julio, el conseller de Salud, Josep Maria Argimon, admitió que hacer los festivales "fue un error".

Clotet, de acuerdo con Argimon

"Estoy totalmente de acuerdo con el conseller Argimon", ha dicho este lunes a RAC1 el doctor Bonaventura Clotet, jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Germans Trias i Pujol y presidente de la Fundación Lucha contra el Sida y las Enfermedades Infecciosas que asesoró científicamente en los tres festivales en los ensayos previos en la Sala Apolo y el Palau Sant Jordi. "Es muy fácil decirlo cuando ya ha pasado, pero después de cómo fue el Vida, con la dificultad de hacer correctamente los tests, probablemente no se tendrían que haber hecho [los festivales]", ha añadido Clotet, en referencia a la aglomeración en el cribaje en la primera jornada del festival. Y ha insistido en que, además del resultado negativo en un test rápido de antígenos, era importante ser muy estricto con el uso de la mascarilla. Hay que recordar, como explica Clotet, que la sensibilidad de un test de antígenos puede superar el 80%, pero deja "un porcentaje que no detecta".

Según explicó Argimon, los datos sobre el impacto de los tres festivales en la situación epidémica se sabrán este miércoles, 21 de julio. El Canet Rock este lunes ha emitido un comunicado en el que exponía que, "a la espera de los datos epidemiológicos que tiene que hacer públicas la conselleria de Salud, no hay ningún motivo para vincular el festival que se hizo a principios de mes con ningún brote de covid-19". "Todo el mundo que accedió al recinto lo hizo con un test de antígenos con resultado negativo, tal como marcaban los protocolos de la conselleria de Salud y el Procicat (...). El festival ha trabajado codo con codo con las autoridades sanitarias para establecer unos protocolos de seguridad que se cumplieron rigurosamente y se siente orgulloso de haber participado en una prueba que tendría que servir para encontrar nuevas fórmulas para realizar más actividades culturales seguras", añade el comunicado del Canet Rock.

Estos tres festivales, dice Clotet, "no han sido ensayos clínicos" como el de la Sala Apolo, ni conciertos piloto como el de Love of Lesbian en el Palau Sant Jordi, sino acontecimientos que se han hecho "aplicando un poco el conocimiento extraído de estas dos experiencias previas, pero sin el control estricto a nivel de mascarilla". "Había otra variable importante que los diferenciaba: la variante delta, que consigue infectar mucho más fácilmente y además produce mucha más cantidad de virus", asegura.

Como recuerda Clotet, "el departamento de Salud está evaluando" el impacto de los tres festivales: "Y sabremos lo que han representado de incremento no esperado"; es decir, si los casos de infección entre la población que fue a los festivales fueron proporcionalmente mayores o no que entre la población que no fue. "Tienes todas las variables a favor para que nada vaya mal, pero la primera que ya costó, sobre todo en el Vida y menos en el Canet Rock y en el Cruïlla, fue poder hacer los tests ordenadamente, bien hechos, y que no hubiera una aglomeración de gente haciendo cola, porque si tú haces tests y todo el mundo está amontonado ahí al lado esperando, los que son positivos están distribuyendo la infección en aquellos momentos".

stats