Patrimonio
Cultura 07/12/2021

Hallazgo excepcional en el Mediterráneo: aparece una cocina griega en el yacimiento de Empúries

Fecha del siglo VI a.C. y se cree que podría dar servicio a un santuario cercano por la cantidad de conchas encontradas

ARA
3 min
Imagen del sector norte de la ciudad griega de Empúries, donde se aprecian el acicate pedrusco allós y todo el acantilado de la antigua fachada litoral

L'EscalaMás de un siglo después de que empezaran las excavaciones, el yacimiento de Empúries continúa dando sorpresas. La de este año ha sido un hallazgo singular, no solo porque es inédita en Empúries, sino también porque en todo el Mediterráneo se tienen muy pocos testigo más. Se ha descubierto una cocina griega de la segunda mitad del siglo VI a. C.; es decir, de la época fundacional de la neápolis, según informa la ACN. "Estamos hablando de una cocina con unas estructuras específicas, que nunca hasta ahora habíamos encontrado", dice la responsable del Museo de Arqueología de Catalunya-Empúries, Marta Santos. Está hecha con arcilla cocida y la formaban un horno (con una bóveda que no se ha conservado) y un pequeño fogón, que se alimentaban con brasas por la parte inferior. Aparte de la estructura, lo que la hace especial también es la cantidad de restos culinarios que los arqueólogos han encontrado dentro del aposento donde se ha localizado. Mezcladas con la tierra que las recubría, y donde también han aparecido trozos de cerámica griega, Marta Santos precisa que han salido "miles de conchas de berberecho", restos de pescado y fragmentos de hueso. De estas tierras, los arqueólogos han recogido muestras que se han enviado a laboratorios especializados para intentar descubrir qué platos se preparaban en esta cocina.

Estructura de la antigua cocina, que se alimentaba con brasas y contaba con un fogón y un horno
Arqueólogas excavando el hogar de la casa

"Estamos hablando de un número extraordinario de conchas, nada habitual para consumo doméstico; por eso pensamos que esta cocina tenía que tener una función especial", dice la responsable del museo. La hipótesis con la que trabajan los arqueólogos es que la cocina tuviera relación con un santuario que estaba en la zona y que, de momento, con los vestigios que se han encontrado (ofrendas y terracotas) se cree que estaría dedicado a la diosa de la agricultura Deméter. "Podemos pensar que esta cocina sería periférica respecto al santuario, y que estaría relacionada con sus comidas rituales", concreta Santos. "Podría servir para las comidas y celebraciones que se harían alrededor de esta actividad de culto", añade uno de los arqueólogos de Empúries, Pere Castanyer.

Para construir esta teoría, los arqueólogos se basan en otra cocina similar que se descubrió en Corinto. "Hay muy pocos paralelismos con cocinas como esta en el mundo griego, y el mejor, y casi el único, se ha encontrado precisamente en un santuario", explica la responsable del MAC-Empúries. En concreto, se localizó en el yacimiento de Isthmia, donde los griegos erigieron un templo en honor al rey del mar, Poseidón. "Es una hipótesis muy sugerente, y el hallazgo de la cocina es extraordinario, pero debemos ser cautos", explica Santos. Porque todavía hay interrogantes abiertos y habrá que excavar en profundidad la zona de Empúries donde se situaba el santuario (cerca del antiguo puerto griego) para "ir haciendo encajar todas las piezas del puzle". De momento, una vez descubierta después de 1.500 años, la cocina griega se ha sepultado de nuevo para preservarla.

Excavando en el barrio portuario

Durante esta campaña arqueológica, los trabajos se han focalizado en la antigua fachada litoral de Empúries. En el siglo VI a. C., cuando los griegos levantaron la Neápolis, la morfología de la zona era muy diferente de la actual. El Ter formaba un gran estuario y el agua del mar llegaba al lado de donde ahora está el edificio del museo. Este 2021, los arqueólogos han continuado excavando toda esta zona.

El objetivo era doble. Por un lado, hacer visible buena parte del antiguo acantilado encima del cual se asentaba la ciudad griega, donde se ha descubierto un gran espolón que protegía de los temporales a la pequeña cala natural que acogió el primer puerto de Empúries. Este puerto estaba situado directamente en la playa, donde había pasarelas y pantalanes, y se usó hasta el siglo II a. C. "Fue entonces, coincidiendo con la llegada de los romanos, cuando este espacio dejó de ser eficiente y se construyó un puerto artificial más a levante", explica el arqueólogo de Empúries.

Por otro, continuar descubriendo cómo era el barrio portuario (que se extendía hasta el límite del promontorio rocoso). Ha sido en este sector, formado por diferentes islas de edificaciones separadas por callejones, donde los arqueólogos han desenterrado la cocina griega. En las casas de Empúries, hasta ahora, lo que se había localizado eran vestigios de hogares de fuego. Se solían situar en el centro de los aposentos y se usaban tanto para calentarse como para cocinar.

Fue durante los siglos IV y V d. C. cuando la población se trasladó hacia el interior y nació el núcleo tardoantiguo y medieval de Santa Margarita.

stats