Banca
Economía 19/04/2022

Catalunya, la más afectada por la concentración bancaria

CCOO califica el protocolo de las entidades bancarias de "papel mojado" si no se amplían los recursos humanos y materiales

4 min
Las entidades bancarias han canalizado la financiación a las empresas con créditos avalados por el Estado  a través del Instituto  de Crédito Oficial.

MADRIDMientras sus beneficios afloran y se recuperan los niveles prepandemia, hay un goteo de oficinas y entidades bancarias que cierran en toda España. Es la cara y la cruz del sector financiero en el Estado, y en particular en Catalunya. Esta se ha convertido en la comunidad más afectada por la reestructuración financiera, hasta el punto que los últimos seis años (de 2015 a 2021) ha perdido más de la mitad de oficinas (51%) y han desaparecido 21 entidades bancarias, según recoge el informe Plantillas del sector financiero: imprescindibles, publicado este martes por CCOO. "Las entidades financieras se han olvidado de cuál es su papel social", ha asegurado la secretaria de políticas del sector financiero de CCOO, Nuria Lobo, en la presentación.

En Catalunya, la afectación es especialmente severa por la desaparición de las cajas de ahorros. La comunidad contaba en 2015 con 4.843 oficinas y cerró en 2021 con tan solo 2.363 sucursales. Por provincias, destaca la desaparición de oficinas en Barcelona, con 1.757 establecimientos menos que en 2015. En cuanto a las entidades financieras, mientras que hace seis años había 94 compañías diferentes en el Estado , con los últimos procesos de reestructuración se han reducido a 73, cosa que ha comportado más concentración del sector.

Después de Catalunya, las comunidades más afectadas son Castilla y León, Galicia y Asturias y, en particular, las zonas rurales. En 2020, el sector bancario en España acabó con diez grupos financieros, lejos de las 88 entidades con que contaba al inicio de la crisis financiera, mientras que ha reducido las oficinas para atender la población a un total de 23.673.

Esta evolución del sector ha tenido un impacto directo sobre las plantillas que CCOO define de "insostenible". Desde la crisis financiera en 2008, los procesos de regulación de ocupación que han llevado a cabo las entidades han acabado con la desaparición de hasta 100.000 empleos netos, a pesar de que "las salidas reales se sitúan por encima de los 140.000 trabajadores", recoge el informe. Además, es una tendencia claramente al alza, señala CCOO.

Como ejemplo, este 2021 ha destacado por ser el año de los grandes expedientes de regulación de ocupación, entre los cuales el de CaixaBank y Bankia después de la fusión . "Las entidades no son ni socialmente ni laboralmente responsables como tendrían que ser. La evolución muestra que no quieren cuidar a sus plantillas", ha reiterado Lobo. "[En 2021] se han llevado a cabo los procesos de regulación de ocupación más intensos de la historia del sector financiero, con la salida de más de 18.000 profesionales", ha destacado. En concreto, hay que destacar las salidas de CaixaBank (6.452); Banco Sabadell (1.605 y 1.800); Banco Santander (3.572); BBVA (2.935), y Unicaja (1.513). En total, la plantilla del sector engloba ahora mismo a 160.000 personas, 115.000 menos en comparación con el año 2008. La única nota positiva la aportan las tasas de reposición, que han supuesto la llegada de unos 1.300 trabajadores, según el informe, así como el anuncio de nuevas contrataciones.

Menos atención

Este escenario ha llevado a España a convertirse en el país de la Unión Europea —solo superado por Grecia y Chipre— que más ha reducido la ratio de potencial de otorgamiento de crédito. Para calcularla se tienen en cuenta elementos como por ejemplo los trabajadores del sector por cada 10.000 habitantes, el acceso a las sucursales y la competencia, es decir, qué porcentaje del total de activos controlan las cinco grandes entidades bancarias.

Si se desglosan estos elementos, se observa que el sector financiero en España ha reducido desde 2008 un 38% la plantilla, mientras que a escala europea la reducción ha sido del 19%, cosa que ha incrementado la "carga de atención": se calcula que hay 276 habitantes por cada trabajador de la banca: "I vamos hacia los 300, mientras que en Europa se sitúa en los 186 habitantes", destaca el informe. En cuanto a las oficinas, España ha pasado de 10 sucursales por cada 10.000 habitantes a 4,7, hecho que ha desencadenado un aumento de la exclusión financiera. Finalmente, las cinco entidades más grandes tienen una cuota de mercado del 66% (en 2008 se situaba en el 42%) y la tendencia "es creciente", aseguran a CCOO.

Lobo ha advertido que esta situación se está traduciendo en una sobrecarga de trabajo de los empleados que "está teniendo consecuencias sobre su salud mental". "Están al límite de estrés, quemados y desmotivados", ha asegurado. El sindicato cree que el protocolo de atención al cliente que la banca ha puesto en marcha de la mano del gobierno español y el Banco de España quedará en "papel mojado" si no se dota a las plantillas de más recursos.

CCOO ha denunciado esta situación en un momento en que precisamente el gobierno español ha aprobado el anteproyecto de ley para regular una autoridad de defensa de los clientes financieros, la herramienta legal que tiene que garantizar las obligaciones del sector financiero con los clientes. El sindicato reitera que "hacen falta más medios materiales y humanos" para poderlo tirar adelante, ha dicho el secretario general de servicios de CCOO, José María Martínez, que ha advertido del riesgo que "sean las plantillas las que paguen las reclamaciones" si se liga la calidad del servicio a sus retribuciones, es decir, si se vinculan a objetivos de productividad.

stats