Europa
Internacional 16/10/2021

Jeremy Corbyn: “Ya tenemos más bancos de alimentos que McDonald’s”

4 min
Jeremy Corbyn

BarcelonaJeremy Corbyn (Chippenham, 1949) no se muerde la lengua cuando habla de las desigualdades sociales o las injusticias en el Reino Unido y el mundo. Y ahora todavía menos, cuando ya no tiene la responsabilidad de ser el líder laborista. Ayer llegó a Barcelona para participar en el Congreso Mundial de la Paz, organizado por el International Peace Bureau, bajo el título (Re)imagina el mundo. Acción por la paz y la justicia, que reúne hasta domingo de forma virtual y presencial a más de 3.000 participantes de 116 países. Su visita ha coincidido con el asesinato del diputado conservador David Amess.

Cinco años después del asesinato de Joe Cox, otra vez en la política británica.

— El asesinato de David Amess es un ataque a la democracia. Es espantoso y sobrecogedor. Fue elegido al Parlamento en 1983, el mismo año que yo. Obviamente en política teníamos pocas cosas en común, pero teníamos una muy buena relación. Estoy muy triste.

¿Las próximas elecciones serán difíciles para el Partido Laborista?

— Todavía están lejos, probablemente serán en 2023. Y espero que las elecciones se centren en la desigualdad en salud y la pobreza en la Gran Bretaña, donde ahora tenemos más bancos de alimentos que McDonald’s. Tenemos más niños que viven en la pobreza, tenemos una crisis de la vivienda. Y un gobierno que gasta más en armas de destrucción masiva y rebaja los impuestos. Con la pandemia se han creado multimillonarios muy ricos, mientras que la pobreza es la experiencia de la mayoría. Y, por lo tanto, a menos que el Partido Laborista, como principal partido de la oposición, se enfrente al gobierno en todo esto, la probabilidad de ganar es baja.

Os acusaron de antisemitismo.

— Me he pasado la vida luchando contra el racismo de todas las formas imaginables. Me criaron antirracista. El antisemitismo es una plaga. El racismo es un mal en nuestro planeta. Black Lives Matter ha demostrado que tenemos que entender mejor la historia, descolonizar nuestra mentalidad y explicar a nuestros hijos e hijas el pasado. La brutalidad del tráfico de esclavos, el colonialismo, el nazismo y la guerra.

¿Qué lecciones saca de la caótica retirada de Afganistán?

— El final de la guerra en Afganistán es un momento fundamental, ha costado miles de millones de dólares. Han muerto miles de afganos y millones se han ido al exilio. Y ha acabado con la vida de soldados norteamericanos, muchos soldados europeos y 457 soldados británicos, que finalmente se tuvieron que retirar. En primer lugar, muestra la locura de la intervención. Lo que pasó el 11 de septiembre de 2001 fue espantoso. Pero responder invadiendo Afganistán no fue ni lógico ni sensato. Fundamos el movimiento Stop the War para oponernos a la guerra en Afganistán, pero Blair y Bush no tuvieron suficiente y fueron a la guerra en Irak. Dos décadas después, fuimos a la guerra en Libia, y después la de Siria, donde todo el mundo está implicado. El resultado, millones de refugiados en todo el mundo. La única respuesta es la paz.

Lo que está pasando ahora mismo en el Reino Unido demuestra que el Brexit no era tan fácil.

— Reconozco el resultado del referéndum del Brexit y también los diferentes mensajes que había entre los votantes del no. Desgraciadamente, Boris Johnson fue capaz de presentar un mensaje muy simplista. Afirmó que podía conseguir el Brexit. Y ahora descubre que el acuerdo comercial que quería con Estados Unidos no se ha producido, con la excepción de las empresas sanitarias norteamericanas, que han invadido nuestro servicio público de salud. Después descubre que el comercio con Europa no es sencillo sin un buen acuerdo. Por lo tanto, se reduce el comercio. Y ahora hay escasez de trabajadores europeos que hacían un trabajo esencial en la Gran Bretaña.

Pero el discurso antinmigrante es muy fuerte en toda Europa.

— ¿Los políticos de principios del siglo XXI tienen que ser juzgados históricamente como los más brutales con las víctimas de la guerra? La retórica contra los migrantes y los refugiados y el crecimiento de la extrema derecha en Europa es un grave peligro siempre presente. Tenemos que afrontarlo, mediante la educación, la comprensión y la exhibición alegre de nuestra diversidad como pueblos.

¿Ve alguna salida viable al estancamiento político en Catalunya?

— No me corresponde a mí decidir cuál es el futuro de Catalunya. Es un país maravilloso. Es un lugar maravilloso. Y admiro Barcelona por su historia. Mi madre y mi padre habían estado muy implicados en la solidaridad con la II República, siempre me decían que “Barcelona resistió hasta el final” contra el fascismo. Todo el mundo tiene que tener derecho a expresarse en su propia lengua. En Catalunya, en Turquía y por todas partes. Espero que se pueda llegar a un acuerdo que permita en Catalunya convivir dignamente con los demás.

Los papeles de Pandora han vuelto a demostrar la cantidad masiva de evasión y fraude fiscal.

— La evasión fiscal en el mundo es enorme. Durante la campaña me acusaron de inventarme un árbol mágico del dinero. Pues este árbol mágico y próspero lo hemos encontrado en las islas Caimán, en el Caribe. Esto hace que falte dinero para la sanidad y la educación. Y la enorme riqueza se acumula en fortunas inmobiliarias en Londres, en Madrid, en París, en Berlín y en todas las capitales de Europa y, por supuesto, en Dubái. Si no nos plantamos contra los grotescos niveles de desigualdad en el mundo, ¿qué dejamos a las próximas generaciones?

¿Se puede frenar el calentamiento global?

— Estaré en Glasgow para la cumbre COP26. Es factible y posible lograr las cero emisiones para 2030. Si no, nos estaremos poniendo en peligro como humanidad.

stats