Internacional  /  Europa 26/04/2022

Rusia cortará el suministro de gas en Polonia y Bulgaria el miércoles

Guterres se marcha de Moscú hacia Kiev sin ningún compromiso significativo de Putin

4 min
Estación de distribución de gas a Gustorzyn, al centro de Polonia.

BarcelonaRusia ha cumplido las amenazas y ha anunciado que este miércoles cortará el suministro de gas en Polonia y en Bulgaria, después de que los gobiernos de estos países se hayan negado a pagar las importaciones con rublos, como exige el Kremlin . El anuncio llega también después de que el gobierno polaco anunciara que impondrá sanciones a 50 entidades y personas de Rusia, incluida Gazprom, la principal compañía de gas natural del mundo y la empresa más grande de Rusia, bajo control estatal. Horas después, Gazprom ha notificado a PGNiG, el principal proveedor de gas de Polonia, que este miércoles por la mañana cerrará el grifo del gasoducto de Yamal.

El presidente ruso, Vladímir Putin, firmó un decreto en marzo que establece que los países que Rusia considera "hostiles" tendrán que comprar gas ruso con la divisa rusa, y avisó que, en caso contrario, se cortaría el suministro. Durante este martes los datos de la red de operadores de transporte de gas de la Unión Europea han mostrado que los flujos de gas a través del gasoducto de Yamal desde Bielorrusia hasta Polonia se habían parado, a pesar de que se han retomado más tarde. Según el diario digital polaco Onet, en los últimos días se ha producido una "reducción significativa" del suministro de gas por parte de Rusia.

Gazprom ha dicho que Polonia tendría que empezar a hacer los pagos siguiendo el nuevo procedimiento, según el cual los países de la UE pueden seguir pagando en euros al banco de Gazprom, que los convertirá en rublos. El secretario de Infraestructura Energética polaco, Piotr Naimski, ha reiterado, sin embargo, que Polonia no acepta estas condiciones, a la vez que ha asegurado que el país está preparado "para acciones rusas, incluida una interrupción del suministro".

En un comunicado, PGNiG ha asegurado que esto supone un incumplimiento de los contratos firmados y que "tomará medidas para restablecer el flujo de gas natural bajo las condiciones acordadas". Con todo, ha afirmado que, "gracias a la implementación de la estrategia del gobierno de diversificación de fuentes de suministro de gas", la empresa está preparada para obtener este recurso natural desde varios orígenes, incluidas las conexiones en las fronteras del sur y del oeste y la terminal de gas natural licuado en Świnoujście, al norte. Ha añadido que el balance se complementa con la producción doméstica de gas y las reservas acumuladas en las instalaciones subterráneas de almacenamiento, que están al 80% de su capacidad, "significativamente por encima" que años anteriores.

Los acuerdos vigentes de importación de gas ruso en Polonia caducan a finales de este año, pero Naimski ha dicho que se acelerará el proceso. La ministra de Clima y Medio Ambiente, Anna Moskwa, ha insistido que el suministro de gas a los hogares polacos está garantizado gracias al elevado porcentaje de gas almacenado, que ha situado al 86%. "Estamos preparados para cortar totalmente la importación de hidrocarburos de Rusia", ha dicho en una rueda de prensa después del anuncio de Gazprom.

Guterres en Moscú

Todo ello, el mismo día que el secretario general de la ONU, António Guterres, ha viajado a Moscú para reunirse primero con el ministro de Defensa ruso, Serguéi Lavrov, y después con el presidente, Vladímir Putin. Igual que todos los otros líderes internacionales que lo han intentado, Guterres tampoco ha conseguido ningún compromiso del Kremlin que haga prever un acercamiento de las posiciones. "He venido a Moscú como mensajero de la paz", ha dicho el máximo representante de las Naciones Unidas, y ha señalado que su objetivo es buscar las vías para "crear las condiciones para un diálogo efectivo, un alto el fuego tan pronto como sea posible" y, finalmente, la "solución pacífica" al conflicto.

Guterres ha propuesto la creación de un grupo de contacto en que haya representantes de la ONU y los gobiernos de Rusia y Ucrania para garantizar corredores humanitarios que sean "realmente seguros y efectivos". Ha hecho referencia a la "crisis" en Mariupol y ha asegurado que la ONU "está a punto para movilizar plenamente sus recursos humanos y logísticos para salvar vidas" en esta ciudad, asediada desde el inicio de la invasión, y evacuar los civiles "hacia donde decidan ir". Concretamente, ha propuesto un trabajo coordinado con la Cruz Roja para permitir que los que se esconden dentro de la planta siderúrgica de Azovstal puedan salir. Según un comunicado de la ONU, Putin habría accedido "en principio", a pesar de que el Kremlin no se ha referido a ello.

Tanto Guterres como Lavrov han afirmado que han mantenido una conversación "franca", a pesar de que Guterres ha constatado que "hay dos posiciones muy diferentes" sobre lo que está pasando en Ucrania, cosa que dificulta el entendimiento. El secretario general de la ONU se ha mostrado "preocupado" por los informes sobre posibles crímenes de guerra en Ucrania y ha remarcado que hace falta una investigación independiente.

Culpa las acusaciones por Bucha

Por su parte, Putin ha asegurado que Rusia y Ucrania habían conseguido un "gran adelanto" durante las conversaciones en Estambul pero que la situación cambió "drásticamente" después de las denuncias contra Rusia por crímenes de guerra en la ciudad ucraniana de Bucha. "Desgraciadamente, después de llegar a acuerdos y después de nuestras intenciones claramente demostradas de crear condiciones favorables para la continuación de las negociaciones, nos encontramos con una provocación en el pueblo de Bucha, con la cual el ejército ruso no tiene nada a ver", ha dicho Putin después de reunirse con Guterres, a quien ha sentado a metros de distancia como ha hecho últimamente con el resto de líderes occidentales.

El presidente ruso, Vladímir Putin, y el secretario general de la ONU, António Guterres, en Moscú.

"Y la posición de nuestros negociadores de Ucrania sobre un nuevo acuerdo cambió drásticamente después de esto. Se apartaron de sus intenciones anteriores de dejar de lado las cuestiones de garantías de seguridad y los territorios de Crimea, Sebastopol y las repúblicas del Donbás. Renunciaron a ello", ha continuado Putin, que también ha dicho: "A pesar de que la operación militar está en curso, todavía esperamos que podamos llegar a acuerdos en la vía diplomática. Estamos negociando, no rechazamos [las conversaciones]".

Guterres viajará este miércoles a Kiev para reunirse con el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, y el ministro de Exteriores, Dmitró Kuleba, así como con el personal de las agencias de las Naciones Unidas sobre el terreno. Se trata del primer viaje que Guterres hace a los dos países en guerra, y ha recibido la crítica del gobierno ucraniano para pisar primero Moscú.

stats