Internacional  /  Europa 06/04/2022

Ucrania acusa a las fuerzas rusas de "destruir pruebas" con crematorios portátiles en Mariupol

Las autoridades de Lugansk instan a los residentes a marcharse "mientras sea seguro"

3 min
Un hombre anda cerca de una escuela dañada, junto a un edificio de policía a Kramatorsk, a la región de Donbas

BarcelonaDespués de la retirada de las tropas rusas de los alrededores de Kiev , la amenaza se focaliza totalmente en el este y el sudeste de Ucrania. El alto mando del ejército ucraniano ha alertado de que los nuevos movimientos de las fuerzas invasoras pueden terminar en un asalto final para tomar el control total de las provincias de Donetsk y Lugansk. El principal punto caliente sigue siendo Mariupol, que se resiste a caer en manos de las tropas rusas, donde los combates y ataques aéreos no se detienen y la situación humanitaria se deteriora cada día más. El alcalde de esta ciudad del mar de Azov, Vadim Boichenko, ha acusado este miércoles a las tropas rusas de utilizar crematorios portátiles para "destruir las pruebas" de los crímenes cometidos en la ciudad bajo asedio.

En un mensaje en el canal de Telegram del ayuntamiento, Boichenko aseguró que las estimaciones más prudentes de hace una semana apuntaban a unos 5.000 muertos, pero que por el tamaño de la ciudad, el alcance de la destrucción y la duración del bloqueo, la cifra de víctimas puede ser mayor. "Después del genocidio generalizado cometido en Bucha, los principales líderes de Rusia han ordenado la destrucción de cualquier prueba de los crímenes cometidos por su ejército en Mariupol", ha dicho el alcalde. "El mundo no ha visto semejante tragedia desde los campos de concentración nazis. Los rusos han convertido a nuestra ciudad en un campo de exterminio", ha añadido. El ministerio de Defensa de Ucrania también ha hecho la misma denuncia a través de su cuenta de Twitter: "[Los rusos] Han destruido los cuerpos de cientos de ciudadanos torturados y asesinados".

El alcalde de Mariupol argumentó que Rusia quiere silenciar al máximo los testigos de estos crímenes y que por eso "no tiene prisa por dar luz verde" a las misiones de evacuación de civiles. Este miércoles, unas 500 personas han huido de la ciudad por medios propios, recogidos después por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que les ha llevado hasta Zaporíyia con un convoy de autobuses y vehículos privados. Sin embargo, todavía hay decenas de miles de vecinos atrapados en esta ciudad, que suma ya cinco semanas de asedio de las tropas rusas, que también impiden la entrada de ayuda humanitaria.

Las autoridades ucranianas calculan que hay unos 150.000 civiles que siguen en condiciones extremas, sin agua ni electricidad y con mucha escasez de comida. El gobierno francés ha afirmado este miércoles que la operación para evacuar a civiles de Mariupol "está lista", pero falta la autorización del Kremlin. La idea, propuesta por el presidente Emmanuel Macron en colaboración con los gobiernos de Turquía y Grecia, tendría la participación de la Cruz Roja y el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Llamamiento a salir de Lugansk

La captura de Mariupol podría permitir a Rusia consolidar un paso terrestre entre las dos repúblicas autoproclamadas del Donbás (Lugansk y Donetsk) y la península de Crimea, que Rusia anexionó en 2014. Este miércoles, las autoridades de Lugansk han instado a los residentes a marcharse "mientras todavía es seguro". En un mensaje en Telegram, el gobernador de la región, Serhí Gaidai, pidió a los vecinos que salgan ahora que todavía hay autobuses y trenes, y alertó de que el ejército ruso está destruyendo "todo lo que se encuentra a su paso". También explicó que las conexiones ferroviarias fueron dañadas esta semana y tardarán algunas horas en repararlas, en lo que calificó de otra "señal de alerta". En Kramatorsk, en el norte de la región de Donetsk, varias fotos mostraban multitudes de personas amontonadas en el andén de la estación central de tren intentando salir de la ciudad.

Este miércoles, el fuego de la artillería rusa ha matado al menos a cuatro personas y ha herido a otras cuatro en un punto de distribución de ayuda humanitaria en Vuhledar, en la provincia de Donetsk, según ha informado el gobernador de la región, Pavlo Kirilenko. Más tarde, la compañía estatal de ferrocarriles de Ucrania ha informado de que ha habido varias víctimas en un ataque con tres misiles contra una estación de tren en el este del país, aunque no ha dado detalles sobre el número de afectados ni la ubicación exacta del ataque.

stats