Justicia
Misc 18/11/2022

Dos nuevos investigados por el 'robo' de un niño durante el franquismo en Catalunya

Un informe de los Mossos d'Esquadra da un nuevo impulso al caso del 'niño robado' de Banyoles

3 min
Joan Beamonte Isern,  un 'niño robado' de Banyoles, que hace una declaración a los juzgados de Badalona

BarcelonaHace años que Joan Beamonte Isern lucha para reconstruir el puzzle de su vida, hacer justicia y que lo reconozcan como un niño robado. Después de años de batalla en los tribunales, en 2018 Joan consiguió que le restituyeran lo que nunca tendría que haber perdido, los apellidos de su padre biológico, y que se anulara la partida de nacimiento irregular en la que los padres adoptivos lo inscribieron como hijo biológico. Entonces puso en marcha un nuevo procedimiento en los juzgados contra este matrimonio por haberle falseado la identidad. De esto hace más de tres años, pero ahora el juez ha pulsado el acelerador del caso después de recibir un informe de los Mossos d'Esquadra y ha citado a declarar a dos personas como investigadas, según fuentes judiciales consultadas por el diario ARA.

El titular del juzgado de instrucción número 3 de Badalona ha tomado la decisión después de leer las conclusiones del informe policial, que, según ha podido confirmar este diario, considera que hay suficientes indicios para pensar que se cometieron irregularidades en el proceso de adopción de Joan, de acuerdo con los testigos a los que ha podido tomar declaración y las pruebas que ha recogido del caso. Se trata de un punto clave para la investigación del único procedimiento que hay ahora mismo en Catalunya por un caso de niños robados.

El caso de Joan tiene una particularidad porque vivió los primeros años de la vida con su padre y la familia paterna. Cuando su padre enfermó, la abuela lo llevó a un internado. La familia lo visitaba a menudo, hasta que un día un matrimonio al que Joan no conocía se lo llevó. Después se enteró de que la abuela murió sin saber nunca qué le había pasado a su nieto.

Décadas después Joan empezó a reconstruir el puzzle de su vida. Desde hace unos años vive con la certeza de que llegó a tener dos partidas de nacimiento: la inscripción que hicieron sus padres biológicos y una nueva partida en la que sus padres adoptivos lo inscribieron como hijo biológico con sus apellidos en el registro de Sant Adrià de Besòs, lejos de donde había nacido y de donde lo llevarían a vivir después, en Banyoles.

Este segundo documento lo condenó a vivir durante años con una identidad falsa, hasta que una juez ordenó eliminarla, por irregular. Después de esto Joan volvió a abrir la vía penal y acusó a los padres adoptivos de haberle falseado la identidad. Como la partida original se mantuvo, Joan tuvo, sin saberlo, dos identidades durante décadas, cosa que generó situaciones surrealistas como que lo declararan prófugo porque lo habían llamado para hacer el servicio militar con su identidad original, pero nunca lo supo y no se pudo presentar.

La madre adoptiva y un médico

Los dos nuevos investigados, según fuentes consultadas, son la madre adoptiva del querellante (el padre murió hace algunos años) y un médico que habría tenido algún papel, presuntamente, en los documentos falseados. Los dos están citados a declarar en febrero del año que viene. El juez también tomará declaración a cuatro personas más, pero en calidad de testigos. La causa está abierta por los delitos de detención ilegal, suposición de parte y falsedad documental.

Hasta ahora el juez solo había tomado declaración a Joan, como querellante, en diciembre de 2020. Inicialmente, el instructor archivó el procedimiento, porque consideraba que los delitos que se denunciaban estaban prescritos. Pero finalmente la Audiencia de Barcelona ordenó que el caso saliera adelante porque, según el tribunal, el delito de detención ilegal se mantenía vigente.

stats