LA GOVERNABILITAT DE L’ESTAT
Política 09/12/2020

Lo que esconde el chat de militares retirados y las cartas a Felipe VI

Vox hace bandera del discurso golpista y Ayuso comparte inquietudes

Mariona Ferrer I Fornells
3 min
El que amaga el xat de militars retirats i les cartes a Felip VI

MadridEl gobierno de coalición de Pedro Sánchez se ha encontrado sobre la mesa esta última semana una patata caliente que todavía no tiene muy claro cómo gestionar: si minimizarla o darle pábulo para sacar rédito político. Todo empezó con una carta a Felipe VI, con un tono más que beligerante, firmada por un grupo de militares retirados que el ministerio de Defensa consideró insignificante. Pero el tema cogió importancia con la filtración de un chat de una promoción ya jubilada del ejército del aire en el que se proponía sin tapujos fusilar a la mitad de los españoles.

Fue justamente un diputado socialista en el Congreso, Odón Elorza, quien abrió la caja de los truenos de una noticia que había pasado desapercibida desafiando al líder de Vox, Santiago Abascal, a explicar si estaba de acuerdo con las amenazas de muerte que se hacían en el grupo de WhatsApp. Eso abrió el debate sobre el papel del ejército español, la preeminencia de grupúsculos de nostálgicos del franquismo y la influencia de Vox en esta institución tradicionalmente conservadora, después de que se convirtiera en primera fuerza en casi todas las bases militares y cuarteles de la Guardia Civil en las dos elecciones generales de 2019.

Desde el ministerio de Defensa intentan quitar importancia a la cuestión y aseguran que es un grupo de octogenarios “cadavéricos”. Pero su titular, Margarita Robles, se ha visto obligada a gesticular para salvar la institución. Llevó los mensajes a la Fiscalía por si había indicios de un delito de usurpación de funciones. Y cree que puede tener recorrido porque se tendría que considerar un grupo público, puesto que tenía la representación de una promoción entera. Ahora bien, este gesto esconde que Defensa no ha anunciado ningún movimiento para investigar si hay posibilidad de contagio entre los 120.000 miembros de las fuerzas armadas.

A diferencia de otros países europeos, en España no hay ninguna unidad de asuntos internos que investigue las actitudes políticas. Se da por hecho el cumplimiento de la ley, puesto que no pueden organizar ni participar en manifestaciones de carácter político o sindical. Pero, a la vez, están sometidos a la jurisdicción militar, cosa que para ERC supone una “casi impunidad” de los militares. Los republicanos registraron en febrero una iniciativa en el Congreso, que no prosperó, para que sean juzgados en tribunales ordinarios. En Alemania, en cambio, la ministra de Defensa expulsó en junio a buena parte del cuerpo militar de élite porque se detectó por tercera vez connivencia con grupos de extrema derecha.

En España, Vox ya es un habitual en actos del ejército. En 2018 el líder del partido ultra, Santiago Abascal, participó en medio de ovaciones en la carrera de resistencia 101 Km de la Legión, celebrada en Ronda (Andalucía), y este febrero el ministerio de Defensa abrió una investigación después de que el número dos de Vox, Javier Ortega Smith, se grabara en un vídeo disparando un fusil en una base de la brigada paracaidista en Murcia sin ningún tipo de protección. El partido ultra se ha desvinculado del chat pero ha asegurado que compartía las palabras a Felipe VI porque eran su gente. En el grupo del ejército del aire también aparecía un audio de Abascal, muy activo en WhatsApp.

El silencio del rey

El PP tardó en responder a las misivas, hasta que el pasado viernes su líder, Pablo Casado, condenó el grupo de WhatsApp. Ahora bien, el domingo, durante el acto de conmemoración de la Constitución en el Congreso, la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, admitió que compartía las inquietudes de los exmandos militares que el fin de semana pasado escribieron una nueva misiva al rey. El PSOE y Unidas Podemos aseguran que el enardecimiento de los militares retirados es fruto del “discurso del odio” del PP y Vox. Felipe VI tiene presión por todos lados para posicionarse. Pero el rey, a pesar de las expectativas generadas a su alrededor, guarda silencio.

stats