Sociedad 27/08/2021

Decathlon también retira productos contaminados por sustancias cancerígenas

La empresa avisa a los clientes por correo y ofrece devolverles el dinero

3 min
El centro logístico de Decathlon en Sant Esteve Sesrovires

BarcelonaLa marca de Decathlon especializada en utensilios para triatlones y alimentación, Aptonia, ha tenido que retirar lotes de cinco productos que están contaminados con óxido de etileno, un compuesto cancerígeno. La multinacional francesa ha enviado un correo electrónico a sus clientes en que los alerta que revisen si han comprado entre el 19 de julio y el 12 de agosto de 2021 Vitamins+Minerales 30 barritas de gusto de naranja de los lotes 21.140 y 21.189; Salt. caps. 100 cápsulas electrólitos del lote 21.182; Electrolytes tablets ecosize 2x20 barritas de gusto de limón del lote 21.166, y Electrolytes tablets 2x10 barritas de gusto de limón del lote 21.167 y Electrolytes tablets 2x10 barritas de gusto de fresa del lote 21.188. "Si tiene productos de alguno de estos lotes, por favor, deje de consumirlo y devuélvalo a la tienda donde lo compró para que se le cambien o le hagan un reembolso del importe, aunque el producto esté incompleto", dice el e-mail, que también explica a los consumidores que pueden ver el número de lote en la caja de los productos. Además, por si hay cualquier duda, ponen a disposición de los afectados un teléfono gratuito, el 900 100 903.

A lo largo de este verano, diferentes empresas, como Nestlé y Mars, también han tenido que retirar productos de los estantes de los supermercados por el mismo motivo. Ahora bien, a diferencia de Decathlon, Nestlé solo ha puesto a disposición de los consumidores un buscador para comprobar si el producto en concreto que han comprado o comido se ve afectado, y Mars, a pesar de que publicó la lista de productos contaminados en su web, no intentó contactar con los afectados potenciales ni hizo difusión. Así, según Juan Ramón Hidalgo, director del Foro de Normas Alimentarias de EPSI-FUAB, habrían podido incumplir la ley, puesto que en teoría, en casos como estos, las empresas están obligadas a comunicarlo en las redes sociales y a los medios de comunicación o a contactar directamente–si pueden– con los consumidores. En cambio, La Fageda sí que hizo público que había retirado algunos lotes de flanes por prevención.

Normalmente, cuando se detecta un producto contaminado, se registra un aviso en la Red de Alertas Europeas (RASFF, en las siglas en inglés) y, de este modo, todos los países (y los consumidores) se enteran. En este caso, sin embargo, no se ha hecho así. España no ha registrado ninguna alerta en el RASFF, como tampoco lo han hecho otros países europeos afectados, como Francia, donde ya se han retirado más de 700 tipo de productos. Según fuentes de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), los estados afectados decidieron coordinarse expresamente por este caso y no hacerlo a través de el RASFF, porque se "congestionaría el sistema de alarmas". En otros casos, como en la última alerta de la AESAN, se informa del producto y la marca concreta, incluido el lote, del alimento afectado. Y así también lo ha hecho Francia con los productos afectados por el exceso de óxido de etileno. La administración gala incluso ha abierto una web y varias cuentas en redes sociales para mantener informados los consumidores sobre todo tipo de alertas, con los nombres de las marcas, incluidas las afectadas.

Compuesto prohibido en la UE

Hay que recordar que la contaminación de diferentes productos por óxido de etileno viene de lejos. Se detectó en noviembre de 2020 en Bélgica y, ya entonces, Catalunya se vio afectada y tuvo que retirar muchos alimentos. A pesar de que el uso de óxido de etileno está prohibido en la UE, en países como India o Turquía, por ejemplo, se usa para desinfectar especies y semillas —como el sésamo, el psyllium o la harina de algarroba— que Europa importa. Además, estos ingredientes forman parte de la receta de muchos productos, por eso la cifra de alimentos contaminados es tan elevada. En todo caso, la UE asegura que desde que en noviembre de 2020 lo detectó, ha establecido condiciones especiales para la importación de este tipo de semillas: todas las partidas tienen que ir acompañadas de un certificado oficial que indique que han sido objeto de muestreo y análisis, y se ha aumentado la frecuencia de los controles.

stats