Sociedad 11/05/2022

El deshielo en el Pirineo empieza antes y va más rápido

El aumento de las situaciones de anticiclón favorece que en la primavera la nieve desaparezca más deprisa desde hace unas décadas

3 min
Imagen de Lleida con los Pirineos al fondo

BarcelonaEn los últimos años se han hecho varios estudios sobre cómo pueden evolucionar las nevadas en el Pirineo durante las próximas décadas, pero, en cambio, no hay tanta investigación sobre los flujos de energía que mantienen o hacen desaparecer la nieve. Un estudio hecho por investigadores de la UB publicado la semana pasada en la revista Atmospheric Research ha arrojado algo de luz sobre estos procesos que retroceda la nieve durante la primavera.

El estudio revela que durante las últimas décadas, de media, la nieve empieza a menguar 22 días antes que en el periodo 1959-1980 en las cotas medias de la cordillera (sobre los 1.800 metros), donde el fenómeno se ha detectado más. En las cotas altas (2.400 metros), el adelanto es de 12 días, y en las cotas más bajas (1.200 metros) ha habido pocos cambios. El ritmo de desaparición de la nieve durante la primavera también ha cambiado: en las cotas altas del Pirineo la velocidad a la cual desaparece la nieve casi se ha doblado si se compara con el periodo 1959-1980 con el 2000-2020. Otro aspecto que pone de manifiesto es que en mantos de nieve más delgados la nieve desaparece más lentamente. Cuanta más nieve hay, más rápido se funde. El estudio se ha centrado en los meses que van de marzo a junio.

Estos cambios no solo los explica la dinámica propia del aumento de la temperatura, sino que según el investigador principal del estudio, Josep Bonsoms, se deben de en un 75% a cambios en la circulación atmosférica. El hecho de que las situaciones de anticiclón sean más habituales que antes durante los meses de primavera favorecen que haya más sol y que, por lo tanto, la energía que da lugar a la desaparición de la nieve durante la primavera sea mucho más importante que hace unas décadas. También han aumentado las situaciones de vientos del sudeste, que aportan aire cálido y seco. De hecho, el aumento de las horas de sol es una tendencia general en Europa durante las últimas décadas, especialmente en la cuenca Mediterránea.

A medida que la nieve desaparece y el terreno se oscurece se produce un efecto de retroalimentación que acelera el proceso. El color blanco de la nieve refleja mucha de la luz del sol y hace que se acumule mucha menos en la superficie, pero a medida que cambia el color del paisaje cada vez hay más energía disponible para hacer desaparecer la nieve. Este aumento de la energía se ha notado mucho más en las cotas altas del Pirineu que en las bajas. En las cotas altas de la cordillera la cantidad de energía disponible para hacer desaparecer la nieve en la primavera casi se ha doblado y en cotas medianas ha aumentado un 20%, mientras que en cotas bajas ha variado muy poco si se comparan datos del periodo 1959-1980 con datos de los últimos 20 años.

En invierno continúa nevando

El mismo grupo de investigación ANTALP, centrado en los polos y las zonas de montaña, publicó un estudio el año pasado sobre la evolución de las precipitaciones de nieve en las cotas altas del Pirineo durante las últimas décadas. Los resultados no daban datos negativos sino ligeramente positivos: por encima de los 2.000 metros durante el invierno no nieva menos que hace algunas décadas, sino que la tendencia es ligeramente al alza. Esto se explica porque la temperatura aún no ha subido lo bastante como para que durante el invierno las precipitaciones hayan pasado de ser de nieve a lluvia en las cotas altas del Pirineo, y, por lo tanto, un ligero aumento de la cantidad de precipitación durante el invierno comporta más cantidad de nieve.

Los últimos informes del Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) auguran que en el futuro y en escenarios de emisiones altas las nevadas se incrementarán y serán un 20% más frecuentes por encima de los 2.500 metros, pero entre los 1.000 y los 1.500 metros se espera una reducción del 60% de la intensidad y del 80% de la frecuencia de la nieve. Por cada grado que suba la temperatura media la duración de la temporada de nieve disminuiría entre 20 y 30 días.

stats