Sociedad 19/06/2021

Investigan a una madre por llevarse a su hija durante 11 años e impedir que el padre la viera

La mujer se ha presentado en los juzgados y ha asegurado que se marchó para proteger a la niña

ARA
2 min
Un coche de los Mossos d'Esquadra en una imagen de archivo

BarcelonaUn juzgado de Santa Coloma de Farners investiga a una madre por llevarse a su hija hace once años e impedir que su padre la viera durante todo este tiempo. Cuando desapareció, la niña tenía 4 años. Su madre, que el pasado miércoles se presentó en los juzgados de manera voluntaria, se la llevó a un pueblo de Extremadura donde han vivido todo este tiempo. La mujer asegura que lo hizo para proteger a la niña. Un tiempo antes había denunciado al padre por abusar de la menor. El caso, sin embargo, se acabó archivando por falta de pruebas. De momento, según ha avanzado TV3, el juez que lleva el caso a raíz de la denuncia de desaparición que presentó el padre ha decidido retirar el pasaporte a la madre y a la niña –que ahora tiene 15 años– y les ha prohibido salir de Catalunya.

Según la Agencia Catalana de Noticias (ACN), el padre no sabía nada de la menor desde junio de 2010, cuando, según explica su abogado, Ernest Plaja, la madre le mandó una carta en la que le decía que la pequeña estaba bien y que ya buscarían la manera de que la pudiera ver. "Desde entonces, el padre no ha sabido si la niña estaba viva o muerta", explica Plaja, que asegura que el hombre ha vivido todos estos años con "angustia".

Procedimiento previo por abusos sexuales

La madre alegaba que la niña había vuelto en malas condiciones cada vez que había visto al padre y lo había denunciado por abusos sexuales. "Yo he salvado una vida y lo volvería a hacer. La niña ahora está muy bien, es feliz", ha dicho la madre en declaraciones a TV Costa Brava. Otro juzgado de Santa Coloma de Farners investigó los abusos denunciados. Plaja explica que poco después de que la mujer se marchara con la niña archivó el caso. La resolución judicial aseguraba, según la ACN, que en las declaraciones que se habían tomado a la pequeña y en las exploraciones y pruebas forenses no había "ningún indicio" de abusos.

Durante estos 11 años, madre e hija han vivido en un pueblo de Extremadura, a pesar de que, según el abogado del padre, la niña no ha sido escolarizada ni vacunada. Después de interrogar a la madre el miércoles, el juez pidió a la mujer que volviera al día siguiente con la menor. El jueves la hija, que actualmente tiene 15 años, explicó al juzgado que tenía "miedo" del padre, a pesar de que accedió a verlo con condiciones.

Plaja ha asegurado a la ACN que ahora la batalla legal del padre se centrará en poder ver a su hija, de quien legalmente tiene la custodia desde 2012. Por eso ha presentado una reclamación al juzgado para que la menor –que de momento vive con su madre en la Selva– viva con él. El abogado tampoco descarta pedir que la causa, que actualmente investiga solo un delito de sustracción de menores, se amplíe a otros delitos.

stats