Arqueología
Cultura 14/09/2022

Zahi Hawass: "El 4 de noviembre podré anunciar el descubrimiento de la momia de Nefertiti"

El anuncio del egiptólogo coincidiría con el centenario del hallazgo de la tumba de Tutankamón

3 min
Zahi Hawass en una imagen de archivo

MadridEsperando a Nefertiti, pero en este caso tendría que llegar. El mediático egiptólogo Zahi Hawass anuncia que el próximo 4 de noviembre, coincidiendo con el centenario del descubrimiento de la tumba de Tutankamón, podrá explicar que ha encontrado la momia de esta misteriosa reina, esposa de Akenatón, y de su hija Ankesenamón. Es el gran reclamo de este exministro de Antigüedades de Egipto en una conferencia en Madrid, la primera de las que tendrán lugar de manera paralela a la exposición Hijas del Nilo. Mujer y sociedad en el Antiguo Egipto, organizada por el grupo Eulen.

“Las mujeres en el Antiguo Egipto tenían más derechos que en Europa en el siglo XVI”, arranca Hawass. Después recuerda que solo los hombres podían ser faraones pero que para serlo necesitaban a las mujeres: tenían que estar casados o bien ser hijos de mujeres que pertenecieran a la familia real. Aun así, destaca cinco reinas que fueron “muy poderosas”: Merneith, Hetepheres, Tetisheri, Aah-Hotep y Tiy. Añade que “fueron las lágrimas de Isis las que crearon el río Nilo”. “Sin mujeres no habría Antiguo Egipto”, concluye. Es prácticamente todo lo que relata sobre el papel de las mujeres en esta civilización de hace más de 3.000 años.

La conferencia de Hawass es un repaso de sus excavaciones: el intento frustrado de encontrar la tumba de Cleopatra en Taposiris Magna junto con la arqueóloga dominicana Kathleen Martínez, el hallazgo de la reina Hatshepsut –destaca que era muy grande físicamente– y el descubrimiento de la Ciudad Dorada el año pasado. Se localizaron una gran cantidad de herramientas, cerámicas, juguetes y todo tipo de tesoros de esa época. En este punto, anota que las mujeres trabajaban en talleres fabricando ropa, que cocinaban el pan y también construían estatuas y joyas.

De buen principio queda claro que Hawass no ha venido a hablar de las mujeres en el Antiguo Egipto. La sesión empieza con un vídeo en el que varias personalidades del mundo de la arqueología y vinculadas con el país africano destacan las virtudes del personaje. “Todos queremos ser como Hawass. Es uno de los iconos de Egipto” o “Casi le interesan más los medios que la egiptología”, dicen algunos de los que intervienen. También queda claro durante la caótica presentación, rellenada de información difícil de procesar por la cantidad de lugares y nombres de personajes históricos y siempre con él como protagonista. El público agradece en forma de carcajadas algunas bromas, como cuando enseña una fotografía de una mujer de Texas que tiene tatuada su cara. La culmina mostrando imágenes de todos los famosos que lo han “venido a ver” a Luxor u otros puntos del país: dice que sus preferidas son la reina Sofía y Lady Di, pero también destaca las visitas de Hillary Clinton, Bill Gates, Shakira, Katy Perry, Ben Stiller, Will Smith y Barack Obama.

Turismo a través de la arqueología

En algunas entrevistas estos días con motivo de su estancia en Madrid, ha afirmado que no se jubilará hasta que muera. En una de sus excavaciones por túneles subterráneos encontró un sarcófago cerrado con una tapa de tres toneladas. “Tenía ganas de poder entrar. Este puede ser uno de los momentos más importantes de un arqueólogo, encontrarte a una mujer de 4.300 años de antigüedad cubierta de oro”, relata mientras el público observa una secuencia de fotografías suyas protagonizando el hallazgo. En cualquier caso, lo que Hawass busca es promocionar el país y animar a todo el mundo a visitarlo. “El Egipto moderno también tiene magia”, asegura, y muestra una fotografía de una idílica puesta de sol. Su poder de convocatoria es, sin embargo, su trayectoria, que a los 75 años no tiene previsto acabar.

Entre sus retos de futuro, el Gran Museo Egipcio entre las pirámides de Giza que está costando millones de euros y que prevé inaugurar en 2023. También lanzar una campaña popular para que Egipto recupere piezas que están en “museos que practican el imperialismo”, afirma, como la piedra Rosetta, el descubrimiento de la cual data de 200 años atrás y que dio inicio a la egiptología. Y, por supuesto, la momia de Nefertiti. 

stats