Internacional 19/05/2021

Israel enfría las expectativas de un alto el fuego en Gaza pese a la presión de Biden

Netanyahu avisa que la opción de invadir la Franja no está descartada

4 min
El primer ministro israelí en funciones, Benjamin Netanyahu, hablando sobre los bombardeos en Gaza en un encuentro con embajadores extranjeros, este miércoles

SabadellEl alto el fuego en Gaza parece todavía una opción lejana. A pesar de las presiones crecientes de la comunidad internacional para que Israel pare su ofensiva sobre la Franja, el primer ministro en funciones, Benjamin Netanyahu, ha asegurado que está "dispuesto a continuar esta operación hasta que se logre el objetivo". Netanyahu ha expresado este posicionamiento en un comunicado emitido este miércoles por la tarde, horas después de que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, le comunicara que esperaba "una desescalada significativa hoy en el camino hacia un alto el fuego". El líder israelí ha agradecido el apoyo de Biden pero ha añadido que no parará hasta que consiga devolver "la calma y la seguridad" a los ciudadanos de Israel.

El gesto de Biden es significativo, puesto que hasta ahora la Casa Blanca se había mostrado comprensiva con la actuación del gobierno hebreo. El presidente norteamericano había asegurado que no veía "excesiva" la respuesta israelí al lanzamiento de cohetes desde Gaza, había expresado que Israel tiene "derecho a defenderse" ante los "ataques indiscriminados" de Hamás y se había limitado a decir que "apoyaría" un alto el fuego en caso de que se consiguiera, pero sin pedir explícitamente el cese de las hostilidades. Aun así, este miércoles Estados Unidos ha avisado que no apoyará a la propuesta de resolución que Francia ha presentado al Consejo de Seguridad de la ONU para pedir un alto el fuego entre Israel y Hamás. Es la cuarta vez que Washington veta un comunicado de este tipo en los últimos días, y lo ha justificado asegurando que la aprobación de esta resolución podría "minar los esfuerzos para desescalar" el conflicto.

En la conversación telefónica que han mantenido este miércoles (la cuarta en la última semana), Biden y Netanyahu "han hablado en detalle sobre el estado de los hechos en Gaza, los progresos de Israel en cuanto a degradar las capacidades de Hamás y otras organizaciones terroristas y los esfuerzos diplomáticos puestos en marcha por parte de los gobiernos de la región y de Estados Unidos", según ha explicado la portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre.

Invadir Gaza

Biden ha llamado a Netanyahu después de que este asegurara, en un encuentro a puerta cerrada con embajadores extranjeros, que no podía marcar un plazo para el fin del conflicto. "No vamos con un cronómetro. Queremos conseguir los objetivos de la operación. Operaciones anteriores han durando mucho tiempo y por lo tanto no es posible fijar un plazo", ha afirmado el primer ministro, según el diario Times of Israel. En este mismo encuentro, Netanyahu ha explicado que el objetivo de los bombardeos sobre Gaza es impedir que Hamás pueda continuar atacando Israel, y en este sentido no ha descartado una posible invasión de la Franja. "Hay dos maneras de hacerlo: puedes conquistar [Gaza], y esto siempre es una posibilidad que está abierta, o puedes disuadirlos. Ahora mismo estamos inmersos en una operación de disuasión contundente, pero no descartamos nada", ha advertido.

El martes por la noche, el canal de televisión israelí N12 aseguró que Hamás había aceptado una propuesta de Egipto para un alto el fuego a partir de las 6 h de este jueves, a pesar de que desde Israel todavía no se había dado respuesta a la oferta de los mediadores. Posteriormente, un portavoz de Hamás lo negó. Con todo, una fuente egipcia citada por Reuters afirma este miércoles que sí que hay un principio de acuerdo entre las dos partes, que continúan negociando los detalles en secreto. Por otro lado, según algunos medios israelíes, fuentes gubernamentales habían dicho el martes, extraoficialmente, que el conflicto se podría acabar en "dos o tres días".

Después de que se hiciera pública la petición de desescalada de Biden, un portavoz de Hamás, Hazem Qassam, ha dicho que quien quiera acabar con la violencia tiene que "forzar Israel a poner fin a la agresión en Jerusalén y al bombardeo de Gaza". Si se consigue esto "podría haber lugar para hablar sobre acuerdos para restaurar la calma", ha dicho Qassam, según recoge Reuters.

Israel responde a un ataque desde el Líbano

Mientras tanto, los ataques aéreos no se paran. Este miércoles se han lanzado cuatro cohetes desde el sur del Líbano hacia territorio israelí, en el tercer incidente de este tipo desde que empezó el conflicto con Hamás, el lunes de la semana pasada. Uno de los proyectiles ha sido interceptado por el escudo antimisiles israelí, dos más han caído en el mar y el cuarto ha impactado en una zona despoblada de Israel. El ejército hebreo ha informado que ha respondido disparando artillería contra "varios objetivos en territorio libanés".

Como en los dos casos anteriores, ningún grupo ha reivindicado el lanzamiento de cohetes desde el Líbano, a pesar de que en principio se descarta que esté implicado Hezbolá (que tiene una presencia importante en este territorio y ha tenido conflictos importantes con Israel en el pasado) y se atribuyen más bien a grupos palestinos de la zona.

Los bombardeos israelíes sobre Gaza han dejado hasta ahora 227 muertes, entre ellos 64 menores, y más de 1.600 heridos, según las autoridades de la Franja. Por su parte, los cohetes lanzados desde Gaza han provocado la muerte de 12 personas, incluidas dos niños, en Israel.

stats