Internacional 22/02/2022

La UE pacta el primer castigo a Rusia y Alemania detiene el Nord Stream 2

Los Veintisiete sancionan a funcionarios y bancos rusos y limitan el acceso de Moscú al mercado europeo

4 min
Foto de archivo del 8 de septiembre de 2020 se ven cañerías de gas esparcidas junto a una estación Eugal / Norte Stream 2

Bruselas / DortmundPrimeras represalias europeas a la decisión del presidente ruso Vladímir Putin de reconocer la independencia de las repúblicas de Donetsk y Lugansk y enviar tropas. El gasoducto Nord Stream 2, que conecta Alemania con Rusia por el mar Báltico sin pasar por territorio ucraniano y que está prácticamente preparado para entrar en funcionamiento, queda en suspenso. El canciller alemán, Olaf Scholz, ha anunciado que se para la certificación del proyecto después de la “grave rotura del derecho internacional público”. En paralelo, la Unión Europea ha activado un paquete de sanciones que ataca directamente a funcionarios y bancos rusos y limita el acceso de Moscú al mercado europeo. Se ha acabado "ir de compras a Milán, ir de fiesta a Saint Tropez y los diamantes de Amberes", ha tuiteado Borrell después de anunciar las sanciones.

“La situación es hoy fundamentalmente otra”, ha razonado Scholz, que, desde diciembre, había optado por no pronunciar en público el nombre del polémico Nord Stream 2. Ahora el gasoducto no es ningún tabú. Scholz ha pedido al ministerio de Economía activar los pasos legales y administrativos necesarios para parar la certificación del proyecto. “Y sin esta certificación, el Nord Stream 2 no se puede poner en funcionamiento”, ha remarcado. La ministra de Exteriores alemana, Annalena Baerbock, ya había avanzado las últimas semanas que su país estaba dispuesto a “pagar un precio muy alto” por presionar a Rusia si al final Putin lanzaba un ataque contra Ucrania. Y la respuesta rusa al anuncio de Scholz no se ha hecho esperar. En un tuit en inglés y alemán, el vicepresidente del Consejo de Seguridad de la Federación, Dmitri Medvédev, ha advertido que en el "nuevo mundo" que se abre después de la invasión de Ucrania "los europeos pagarán pronto 2.000 € por 1.000 metros cúbicos de gas natural".

Sin embargo Europa no se ha acobardado ante este tuit. Tanto la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, como el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, han dado la bienvenida a la medida venida desde Berlín e incluso la han agradecido: "Sobre el Nord Stream 2, el gobierno alemán tiene toda la razón. Se tiene que evaluar teniendo en cuenta la seguridad del suministro energético para toda Europa. Esta crisis demuestra que Europa todavía depende demasiado del gas ruso. Tenemos que diversificar nuestros proveedores e invertir masivamente en renovables. Nuestra acción de hoy es una respuesta al comportamiento agresivo de Rusia. Si Rusia continúa escalando la crisis que ha creado, estamos dispuestos a tomar más medidas como respuesta. La UE está unida y actúa rápidamente", ha dicho Von der Leyen en un anuncio televisado.

De hecho, el Nord Stream 2 es un proyecto clave para entender también las raíces de la escalada. El regulador alemán ya lo había paralizado el noviembre pasado , cuando la Unión Europea ya sufría escasez de gas. Ni la Unión Europea ni tampoco los Estados Unidos habían visto nunca con buenos ojos la construcción de un gasoducto que, a la práctica, incrementa todavía más la ya aguda dependencia europea del gas ruso (Rusia aporta el 40% del gas consumido al Viejo Continente) y, por lo tanto, del Kremlin. El excancillera Angela Merkel había conseguido mantener un peligroso equilibrio a la hora de garantizar la continuidad de este proyecto y mantener una tensa relación con Putin. Pero con su marcha, el gobierno de Berlín ha cambiado de color político y el gasoducto se ha convertido en una patata caliente, y el canciller socialista Olaf Scholz ha acabado usando la carta porque a medida que ha ido escalando la tensión, hacerlo ha sido inevitable.

Este es un ejemplo más que el gas se ha convertido en una arma geopolítica de este conflicto en un momento de escasez global y aumento de precios de la energía. Bruselas ha asegurado que la suspensión del Nord Stream 2 no tiene implicaciones para la actualidad porque todavía no funciona y ha insistido que en el peor de los casos (que Rusia cierre del todo el grifo) Europa ha hecho los deberes y ha buscado proveedores alternativos para cubrir el suministro a través de gas licuado, por ejemplo, desde Qatar, el Japón, Corea del Sur y los Estados Unidos.

La UE sanciona a funcionarios y bancos rusos

Esta medida, de hecho, se enmarca dentro de las represalias que el conjunto de la Unión Europea ha aprobado por unanimidad este martes en respuesta al desafío de Putin. Los Veintisiete han pactado un primer tramo de sanciones que ataca directamente los integrantes de la Duma como responsables directos del reconocimiento de las repúblicas del Donbás, se apunta a los bancos que financian el aparato militar ruso y contribuyen a la desestabilización de Ucrania, se prohíbe el comercio entre la UE y las dos regiones "separatistas" y se limita la capacidad del Kremlin para captar capital en los mercados financieros de la UE. "Pondremos las cosas lo más difícil posible al Kremlin", ha espetado Von der Leyen.

Pero no se acaba aquí. Borrell ha reconocido que no ha sido fácil aprobar este primer tramo de represalias porque hace falta completa unanimidad, pero ha avisado que se "reserven munición" para aumentar el "nivel de las sanciones" de acuerdo con el comportamiento de Rusia. "Tememos que la historia no ha acabado", ha reconocido el exministro español. Las sanciones anunciadas por la UE están coordinadas con Washington y Londres y se guardan una de las represalias más temidas por Moscú, dejar a los bancos rusos fuera del acceso al código internacional SWIFT para compartir datos bancarios; o no atacan a Putin de manera personal, sino la Duma. "Putin no figura en la lista de sancionados. Hemos querido responder con las herramientas que tenemos, pero dar una respuesta gradual", ha reconocido Borrell.

Volatilidad en los mercados y encarecimiento del petróleo y el gas

Las grandes bolsas europeas han vivido este martes una jornada muy volátil en la que han logrado reponerse de las fuertes pérdidas que registraban a primera hora debido a las tensiones en Ucrania. Pese al empeoramiento del conflicto y la apertura a la baja de Wall Street (perdía el 0,8% al cierre europeo), las bolsas de Londres y Madrid remontaron y cerraron la negociación con alzas del 0,13% y del 0,05% respectivamente. París y Milán, que retrocedían el 2% por la mañana, se quedaron cerca de las ganancias al cerrar con unas mínimas pérdidas del 0,01% y 0,02% cada una, mientras que Francfort cayó el 0,26%.

El índice MOEX de la bolsa rusa, que el lunes ya se había desplomado un 13%, comenzó el día con una caída del 9,2%, pero también se recuperó y acabó con una subida del 1,58%.

El petróleo Brent, la referencia de precios en Europa, sube tras cerrar las bolsas del Viejo Continente el 1,53%, hasta los 96,8 dólares el barril, aunque en el peor momento del día ha llegado a 99,5 dólares, en niveles de septiembre de 2014 y muy cerca de romper la barrera psicológica de los 100 dólares. El oro, tradicional valor refugio, ha alcanzado los 1.914 dólares, el mayor precio desde junio del año pasado, para después caer y estabilizarse en torno a los 1.900 dólares. Los futuros del gas natural en Europa subieron un 10%, hasta los 79,35 euros por megavatio hora.

stats