Internacional 07/01/2022

Von der Leyen y Macron exhiben sintonía en la estrategia de "joder" a los no vacunados

La presidenta de la Comisión Europea defiende que la libertad de los ciudadanos va siempre acompañada de la responsabilidad

3 min
La presidenta de la Comisión  Europea, Ursula von der Leyen, con el presidente francés, Emmanuel Macron.

BruselasEmmanuel Macron arranca al frente de la presidencia rotatoria de la Unión Europea con la satisfacción de haber comenzado el debate sobre los derechos, libertades y responsabilidad de los no vacunados. Después de sus polémicas declaraciones a Le Parisien en que aseguró que "jodería" a los no vacunados "hasta el final", este viernes se ha podido reafirmar todavía con más fuerza al encontrar la comprensión y sintonía de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que ha viajado hasta París para inaugurar la presidencia gala de la UE. "Es una discusión muy importante, la discusión de qué quiere decir libertad. La libertad siempre se tiene que combinar con la responsabilidad, hacia nosotros mismos, pero también con los otros", ha insistido la presidenta alemana.

Médico de formación, Von der Leyen ya se había abierto incluso a título personal a debatir sobre la vacunación obligatoria, un extremo que Francia por ahora rechaza pero que otros países como Italia ya han impulsado en ciertas franjas de edad. Desde el inicio de la pandemia, la estrategia de la Comisión Europea ha sido la de "vacunar, vacunar y vacunar" y desde Bruselas se han hecho esfuerzos para combatir la desinformación y el escepticismo contra las vacunas de ciertos grupos de ciudadanos europeos. De hecho, la misma comisaria de Salud , Stella Kyriakides, llegó a calificar de "riesgo" para el conjunto de Europa los clústeres de países con menos vacunados. Macron no se ha retractado de sus palabras, sino todo al contrario, ha dicho que su obligación como gobernante es hacer sonar la alarma cuando es necesario y proteger el conjunto de los ciudadanos. Además, ha recordado que no está solo, sino que el enfoque es europeo. Países como Austria ya optaron hace meses por restringir la vida social de los no vacunados.

La sintonía exhibida en esta cuestión entre Bruselas y París, sin embargo, ha sido general. En realidad, era el objetivo de la visita y el acontecimiento en si mismo ahora que Macron se erige como el líder europeo con más experiencia, a quien ha tocado asumir el sombrero de la presidencia rotatoria de la UE justo después de la retirada de Angela Merkel. Y, al fin y al cabo, Von der Leyen fue exministra de Merkel y no comparte color político con su sucesor, Olaf Scholz. Además, en su designación como presidenta de la Comisión , Macron tuvo un papel fundamental. De aquí que la mandataria germánica se haya mostrado "contenta" de que sea un país con el "peso y la experiencia política" de Francia quién asuma esta tarea en un "momento tan delicado".

La Comisión Europea en conjunto está en París desde el jueves en una serie de actas y reuniones, habitual en cada cambio de presidencia rotatoria (que dura seis meses). Ahora, pues, Francia tiene la posibilidad de marcar todavía de manera más explícita la agenda europea de los próximos seis meses y Von der Leyen se mostraba esperanzada. Las expectativas que hay sobre la presidencia francesa en Bruselas son altas, también porque Macron ha prometido "avanzar con resultados concretos", en cuestiones como el cambio climático, la agenda digital, la estrategia de defensa europea o el pacto migratorio.

Una de las cuestiones que hay que abordar de manera inevitable bajo la presidencia de Macron es la relación entre la Unión Europea y Rusia, en plena escalada del conflicto en Ucrania. Justamente este viernes los ministros de Exteriores de la OTAN se reúnen de manera extraordinaria para abordar la cuestión en la antesala de una serie de encuentros la semana que viene, con especial relevancia del que mantendrán la Casa Blanca y el Kremlin en Ginebra. En este sentido, tanto Von der Leyen como Macron han reivindicado la necesidad de que Europa forme parte de este diálogo, como ya hizo el alto representante, Josep Borrell, esta semana desde Kiev. Macron ve con buenos ojos que los Estados Unidos hablen con Rusia, pero defiende que la UE también lo tiene que hacer porque Rusia es un actor inevitable a la hora de garantizar la seguridad europea.

stats