Rangina Hamidi
Misc 17/01/2022

"La ONU es tan responsable como EE.UU. del hundimiento de Afganistán"

Quien fue ministra de Educación hasta agosto denuncia que la situación en las escuelas ya era deficiente antes de los talibanes

5 min
RanginaHamidi

BarcelonaRangina Hamidi podría haber tenido una vida relajada y tranquila en Estados Unidos. Se exilió con su familia cuando sólo tenía 4 años y allí ha vivido media vida. Sin embargo, en 2003 optó por volver a su país de origen, Afganistán, para ayudar a su gente. Desde entonces se comprometió con los derechos de las mujeres, y el 15 de junio de 2020 fue nombrada ministra de Educación. No obstante, duró poco en el cargo, porque en agosto pasado tuvo que huir del país con la llegada de los talibanes a Kabul. Ahora habla sin pelos en la lengua sobre el nuevo régimen fundamentalista, pero también de la corrupción del gobierno anterior.

¿Las niñas de más de 12 años continúan sin poder ir a la escuela?

— En algunas ciudades como Herat, Mazar-e-Sharif y Kunduz, sí que lo tienen permitido, pero no en la mayoría del país, incluida la capital. Los talibanes lo justifican diciendo que no quieren que niños y niñas estén en una misma aula, pero eso no tiene ningún sentido porque los niños y las niñas ya iban a clases diferentes con el gobierno anterior.

¿Entonces cuál es la razón de esta prohibición?

— No tengo ni idea. En una parte de la Afganistán las escuelas hacen vacaciones en invierno porque hace mucho frío. Por ejemplo, es el caso de Kabul, donde las escuelas están cerradas ahora y las clases se retomarán el 21 de marzo. En cambio, en otras partes del país donde hace muchísimo calor en verano, las escuelas hacen vacaciones en verano y ahora continúan abiertas. Los talibanes han dicho que a finales de marzo, cuando se retomen las clases en las zonas frías del país, decidirán si las niñas pueden reincorporarse a las aulas. Entonces, sin embargo, el curso escolar ya estará a punto de acabar en las áreas cálidas y, por lo tanto, las niñas de estas zonas ya habrán perdido todo un año.

¿Se han empezado a dar clases clandestinas para niñas en algún lugar del país?

— No tengo esta información, pero es posible, porque ya se hacían durante el primer régimen de los talibanes. Y tengo que decir que sería mejor que las niñas fueran a clases clandestinas que a la escuela, porque en la escuela las clases son muy numerosas, con 60 o 70 alumnos por aula.

¿Y la posibilidad de dar clases online?

— Muchas escuelas privadas dieron clases online el año pasado debido a la pandemia, pero no eran clases como las de los países occidentales, en que el profesor imparte la lección a través de la pantalla. En Afganistán el profesor crea un grupo de WhatsApp con todos los alumnos y envía la lección a través de un mensaje de voz o un vídeo. Los alumnos lo escuchan y hacen los deberes. La cuestión es saber ahora cuánta gente tiene acceso a internet en Afganistán, teniendo en cuenta los problemas de electricidad que hay en el país.

¿Los talibanes han cambiado el temario de las escuelas durante estos meses?

— El temario no ha cambiado ni cambiará de la noche a la mañana porque, para eso, habría que cambiar los libros de texto, y en Afganistán el gobierno es quien facilita los libros a las escuelas. Teniendo en cuenta el conocimiento de los talibanes, dudo que sepan qué es un temario y, en caso de que lo cambiaran, ¿quién editará los libros si ni siquiera tienen dinero para pagar los profesores?

Pero pueden prohibir alguna asignatura. Por ejemplo, el deporte.

— No tengo noticia de que hayan prohibido ninguna. Para ser sincera, con la administración anterior había tantas asignaturas que muchas ni se hacían, y una de ellas era el deporte. En la mayoría de las escuelas no había instalaciones deportivas ni espacio extra porque los niños pudieran hacer deporte y, por lo tanto, no se hacía. Lo mismo pasaba con el inglés, que en teoría tenían que estudiar los alumnos de 10 a 17 años. En muchas escuelas, sobre todo fuera de Kabul, no había profesor de inglés y, por lo tanto, tampoco se hacía inglés. En consecuencia, el ministerio de Educación ya tenía problemas para que se impartieran muchas asignaturas antes de que los talibanes llegaran al poder, y quiero que esto lo sepa el mundo porque se tiene una idea distorsionada de lo que pasaba antes. Por eso uno de mis objetivos era cambiar el temario.

¿En qué sentido?

— Los alumnos de primer a tercer curso iban dos horas a clase al día y tenían nueve asignaturas, y los de educación secundaria iban tres y también tenían una infinidad de materias. Esto no tenía ningún sentido. Si los niños iban tan pocas horas a clase, ¿por qué debían tener tantas asignaturas? La prioridad tendría que haber sido que los niños aprendieran matemáticas y a leer y escribir. O sea, mi propuesta era centrarnos en las necesidades educativas más básicas para poder conseguir los mejores resultados con los recursos que teníamos y las horas de clase que se hacían.

¿Esta es la razón por la que el índice de analfabetismo ha sido siempre tan alto en la Afganistán?

— Desde 2001 hubo muchos avances. De hecho, nunca se han graduado tantos alumnos de educación secundaria en Afganistán cómo en los últimos veinte años. Sin embargo, la calidad de la educación dejaba mucho que desear. Se puso el foco en la cantidad, es decir, se quería incrementar el número de profesores, escuelas y estudiantes. Y esto es genial, pero en la mayoría del país faltaba capacitado para tener un pensamiento crítico.

¿Qué otros cambios intentó impulsar como ministra?

— Una de las cosas que me sorprendió más cuando asumí el cargo es que me correspondían 17 asesores como ministra. Cuando los entrevisté para saber cuál era su función, no encontré ni uno que fuera experto en educación. Así que despedí a catorce y los tres que se quedaron los destiné a otras áreas. Otra cosa que me dejó de piedra es que en el ministerio en Kabul trabajaban 6.000 personas. Nunca entendí por qué hacía falta tanto personal.

¿Y eso era responsabilidad de la comunidad internacional o del gobierno afgano?

— No quiero jugar al juego de las acusaciones. El ex presidente afgano Hamid Karzai hizo lo que pudo y él mismo me lo reconoció personalmente: la comunidad internacional le encargó en 2001 abrir escuelas y contratar maestros y, como entonces no había ningún maestro, él propuso contratar a cualquier que estuviera dispuesto a dar clase. En cambio, Ashraf Ghani [presidente entre 2014 y 2021] intentó ir más allá y encontrar gente con conocimientos específicos sobre educación. Y un ejemplo es que a mí me hizo ministra.

Usted criticó duramente a Ashraf Ghani cuando huyó de Kabul en agosto con la llegada de los talibanes.

— En aquel momento estaba enfadada y en estado de shock, pero ahora entiendo su decisión. Tuvo que huir porque el mundo, liderado por Estados Unidos, lo abandonó. Si se hubiera quedado, los talibanes lo habrían matado, habría habido combates en Kabul y mucha gente habría muerto. No creo que fuera un cobarde. Fue inteligente porque entendió cuál era la situación.

¿Entonces se siente traicionada por Estados Unidos?

— No, porque nunca creí que reconstruiría mi país. Estoy enfadada porque dio poder a los señores de la guerra y los traficantes de droga y ahora 35 millones de afganos sufren por esas estúpidas decisiones.

¿Qué podemos hacer ahora para ayudar Afganistán?

— Es una pregunta difícil, porque creo que la comunidad internacional podría haber hecho mucho mientras se llevaban a cabo las conversaciones de paz con los talibanes en Doha, y no hizo nada. Se perdió una oportunidad. Ahora la mejor manera de apoyar es a través de ayuda humanitaria. Yo recomendaría ayudar a asociaciones pequeñas y no a la ONU, porque la ONU es tan responsable como Estados Unidos del hundimiento de Afganistán: también estuvo involucrada en las negociaciones de paz.

stats