Política 04/03/2021

Aragonès urge a JxCat, la CUP y los comunes a cerrar un acuerdo y no desaprovechar una "oportunidad histórica"

El republicano reclama generosidad por todas las partes y evitar "cálculos electorales" y vetos "estériles"

5 min
El coordinador nacional de ERC y vicepresidente del Gobierno , Pere Aragonès, este jueves.
Disponible en:

BarcelonaEn poco más de dos semanas, Pere Aragonès podría estar en disposición de hacer el discurso más importante de su vida: el de investidura como próximo presidente de la Generalitat. El 132º, concretamente. Pero para que esto suceda, los negociadores de su partido tendrán que convencer a los de JxCat y la CUP para conseguir su apoyo. Mientras llega el día, este jueves el coordinador nacional de ERC ha optado por dar una conferencia para explicar cuáles considera él que tienen que ser las líneas maestras del próximo mandato. Un parlamento en el que, a pesar de todo, ha sido inevitable abordar las negociaciones de investidura que se han sucedido los últimos días. Aragonès ha acabado su intervención urgiendo a JxCat, la CUP y los comunes a cerrar un "acuerdo sólido, honesto y generoso" sin más dilaciones para no desaprovechar una "oportunidad histórica".

"Un Govern al lado de la gente" ha sido el título de la conferencia, una clara alusión al lema de la campaña –"Al lado de la gente"– que llevó a ERC a ser la fuerza independentista más votada en el Parlament por primera vez desde la restauración de la democracia. Aragonès ha partido de la premisa de que el acuerdo no puede esperar más porque Catalunya ya lleva muchos meses "de interinidad" fruto de la "represión" que inhabilitó al anterior presidente, Quim Torra. Ante este hecho, ha concluido que hay tantas necesidades sobre la mesa fruto de las consecuencias de la pandemia y del conflicto político que vive Catalunya que la nueva Generalitat no debería esperar más para ponerse a trabajar. "Llevamos demasiados meses de interinidad que no nos podemos permitir. Hemos de poner todo el esfuerzo, energía y voluntad de entendimiento para afrontar el momento trascendental que vivimos como país", ha concluido.

Una vez hecho el diagnóstico, ha reiterado a quién quiere como compañero de viaje. Sin sorpresas, pero también sin renuncias. Aragonés cuenta con JxCat y la CUP, como era de prever, pero insiste en no renunciar a los comunes. Así, en una clara referencia al partido de Laura Borràs y de Jéssica Albiach, ha pedido que abandonen los vetos cruzados que hacen que no quieran saber nada el uno del otro y acepten un pacto a cuatro bandas. "El momento que vivimos exige renunciar a jugar con la incertidumbre y los cálculos electorales y abandonar los vetos estériles", ha resumido. Como es consciente de que difícilmente los cuatro partidos querrán formar parte del próximo ejecutivo catalán, se ha abierto a la posibilidad de que algunos de ellos –no ha dicho cuáles– le apoyen "o desde el Govern o implicándose en la gobernabilidad del país" dando estabilidad desde el Parlament. En definitiva quiere que el próximo Govern tenga el espíritu del "3-O", la movilización que hubo en 2017 en Catalunya dos días después del referéndum y que ERC entiende que consiguió superar el perímetro del independentismo.

Los mensajes velados

Consciente de que es un momento delicado para las negociaciones que hay en marcha –JxCat y ERC se han visto este jueves durante horas antes del acto–, ha evitado presionar explícitamente a los partidos, pero ha enviado mensajes velados con destinatarios claros. Por ejemplo, ha reclamado no jugar con "la tentación de una repetición electoral esperando sacar un mejor resultado electoral" –para JxCat– o también ha pedido asumir "contradicciones", si hace falta, para desbloquear la situación –por la CUP–. Entre el público se han dejado ver representantes de Junts (Laura Borràs y Francesc Dalmases) y de la CUP (Dolors Sabater y Eulàlia Reguant), pero no de los comunes. Ha estado su ex líder, Xavier Domènech, pero en calidad de representante de la plataforma Soberanies. Aun así, algunos de los republicanos que han asistido al acto insistían que mantienen los contactos y la mano extendida con el partido de Albiach.

El proyecto

Ante algunos representantes de entidades de la sociedad civil como Marcel Mauri (Òmnium Cultural), Elisenda Paluzie (ANC), Javier Faus (Círculo de Economía ), Mar Alarcón (Foment del Treball ), Sergi Perelló (Intersindical), Carlos del Barrio (CCOO) y Núria Gillgado (UGT), Aragonés también ha desgranado el proyecto de ERC para la próxima legislatura. Un compendio de todas las propuestas de campaña con cuatro pilares: un plan de rescate social para combatir la pobreza y fomentar la ocupación; una transformación económica aprovechando el impulso de los fondos europeos; un gran pacto antifascista para combatir la irrupción de Vox y, finalmente, la apuesta por "un consenso estratégico" para avanzar hacia la república. También ha hecho algunas concreciones que se podrá ver si se cumplen el primer día de su mandato: un ejecutivo paritario y con consejerías específicas para la igualdad y el feminismo y por la lucha contra el cambio climático. También alguna propuesta estrella, como la gratuidad para la educación de los 0 a 3 años y de los productos de higiene femenina.

Aragonès, Laura Borràs y Dolors Sabater este jueves en la conferencia.

En el terreno nacional ha seguido de pe a pa el libro de estilo de ERC: ensanchar la base de partidarios de la independencia –"Solo hay un camino: tenemos que ser más y más fuertes"– y articular un frente común soberanista para "hacer inevitable el referéndum" y luchar por la amnistía de presos políticos, exiliados y el resto de represaliados. Una propuesta amplia que busca que puedan avalar tanto los negociadores independentistas –JxCat y la CUP– como los soberanistas –los comunes–. Ninguna referencia a la unilateralidad.

Aragonés ha explicado que su proyecto incluye muchos más temas que no ha tratado hoy –lengua, industria, infraestructuras y deportes–, pero ha asegurado que lo hará de aquí unos días en otro parlamento que no puede evitar tener ya en la cabeza. "Espero poder hacerlo en el discurso de investidura", ha avisado.

Las negociaciones se intensifican

Antes de la conferencia de Aragonés, este jueves también ha sido una jornada en la que se han intensificado las negociaciones entre ERC y JxCat. Después de unos días en los que había una cierta sensación de estancamiento, hoy los dos partidos se han visto mañana y tarde. "Hemos estado horas", explicaba uno de los negociadores al ARA, a pesar de que las conversaciones siguen rodeadas del más absoluto secretismo. ¿Cuáles son los temas que hay sobre la mesa? Junts y ERC intentan buscar un consenso sobre el diálogo con el gobierno español; blindar la soberanía del Parlament y el ámbito internacional. El partido de Carles Puigdemont también quiere dar un papel destacado al Consell per la República, del cual han recelado hasta ahora los republicanos. Una vez superada esta fase, tocará hablar de sillas. Las primeras, las de la mesa del Parlament. La primera fecha tope, el 12 de marzo.

stats