Violencia machista
Sociedad 27/11/2021

Se atienden al doble de víctimas de agresiones sexuales en grupo en Barcelona que en 2019

Las menores de 25 años sufren la mitad de los ataques y son las que tardan más en pedir asistencia sanitaria

4 min
Protesta en la plaza de Santo Jaume de Barcelona contra la violación múltiple de la Mandada.

BarcelonaEn los últimos diez meses, al menos 56 mujeres han sufrido una agresión sexual en grupo en Barcelona. Estos ataques múltiples representan el 17% de las urgencias por violencia sexual que llegan al Hospital Clínic, el centro de referencia en la atención a estas víctimas en la ciudad. Las agresiones con más de un autor se han duplicado respecto al 2019, cuando representaban el 6,5% de los casos, y también han crecido respecto al 2020, cuando suponían el 10%. Esta tendencia al alza preocupa a los profesionales del hospital, que aseguran que se cometen contra mujeres de cualquier edad, si bien la mayoría de las víctimas que se asisten tienen menos de 40 años.

Por tramos de edad, un 15,4% de las chicas de 16 y 17 años atendidas explican que han sido víctimas de una agresión en grupo; unas cifras similares a las del colectivo de 19 a 25 años (15,3%) y de 26 a 40 años (15%). A partir de los 41 años el porcentaje cae a la mitad, hasta un 7%, pero los casos tampoco desaparecen. Muchos ni siquiera se conocen y mucho menos quedan registrados. Con todo, según un informe del ministerio del Interior, se estima que en Catalunya se pone una denuncia cada 16 días por abusos sexuales en grupo y una casi cada 12 días por agresiones sexuales múltiples. En conjunto, más de 200 cada año.

La psiquiatra Lluïsa Garcia, presidenta de la Comisión de Violencia Intrafamiliar y de Género del Clínic, ha afirmado que este aumento de violaciones en grupo merece un abordaje específico y ha planteado que el caso de la Manada asentó un precedente. El tratamiento mediático de los casos más graves puede generar un "efecto llamada", ha dicho, en aquellos hombres que "consideren una diversión y un triunfo manifestarse ante otros hombres como violadores". Los juicios más mediáticos, como el de algunas violaciones por turnos de los últimos meses y donde se hacen preguntas a las víctimas sobre el grado de intimidación, o si pusieron suficiente resistencia, también pueden legitimar el sentimiento de impunidad en los agresores.

Entre el 1 de enero y el 31 de octubre, el Clínic ha atendido un total de 368 víctimas de agresiones sexuales, la mayoría mujeres (331) que han sido violadas. Y desgraciadamente esta cifra todavía crecerá hasta finales de año, puesto que se estima que al día se producen unas tres agresiones. De momento, sin embargo, los datos ya constatan que después de que se levantara el toque de queda las urgencias volvieron a aumentar coincidiendo con la recuperación de la movilidad y el ocio nocturno y ya se han incrementado un 41,5%. "Cuando volvemos a la normalidad social, las agresiones vuelven a niveles prepandemia: no hemos aprendido nada y seguimos donde estábamos", ha lamentado Garcia.

En efecto, las cifras provisionales de 2021 ya se acercan a las registradas en 2019, el año con más atenciones por violencia sexual (260 víctimas hasta octubre y 503 en total). "2020 fue un año muy oscuro que no nos permitió saber cuántas agresiones hubo realmente, pero observamos un claro incremento este año", explica la enfermera Teresa Echeverría.

Menos intención de denunciar

Las mujeres jóvenes son el colectivo más afectado por el terror sexual y una de cada dos tiene menos de 25 años. En concreto, 13 de las mujeres que llegaron a urgencias tienen entre 16 y 17 años y 168, entre 18 y 25 años. A pesar de que la mayoría de las víctimas piden asistencia sanitaria inmediatamente o como máximo uno o dos días después del ataque, un 17% tardan más de 72 horas a hacerlo. "Venir más tarde no significa que la agresión sea menos grave, sino que las víctimas pueden estar afectadas por el trauma, la soledad, la desorientación o el bloqueo mental. También porque han sufrido violaciones más graves", ha explicado Echevarría. De las mujeres que tuvieron más recelos o miedo a pedir ayuda, de nuevo la gran mayoría tiene menos de 25 años –el 43%– y en uno de cada cuatro casos habían sufrido una violación en grupo.

El hecho de que el hospital recoja el tiempo entre la agresión y la llegada a urgencias es importante para el sistema judicial, en el supuesto de que las mujeres quieran denunciar los hechos, pero no para la atención sanitaria o la activación del protocolo de atención psicológica. Echevarría ha detallado que muchas de las argumentaciones de los juzgados de guardia para negar la asistencia del médico forense cuando una mujer da el paso de denunciar y ya han pasado unos días desde la agresión es que ya no se encontrará ninguna prueba. "Dicen que todo habrá desaparecido, pero la medicina legal se tendría que personar y hacer las exploraciones que haga falta por si fueran necesarias en la fase judicial", reivindica la enfermera.

Las menores de 25 años también son el grupo que tiene menos intención de denunciar y judicializar los hechos por motivos varios como el miedo a los agresores o la vergüenza, porque el episodio traumático las ha paralizado o simplemente porque en aquel momento sienten que no verbalizándolo todo será más sencillo. Por ejemplo, solo el 43% de las víctimas jóvenes agredidas este año han aceptado seguir los protocolos del Clínic que conducen a denunciar el ataque. "La intención de denunciar ha caído mucho. En 2010 el 80% de las víctimas expresaban que lo harían, pero a partir de 2016 empieza la bajada y todavía no hemos recuperado las cifras", apunta Echevarría. Esta predisposición aumenta con la edad y llega al 70% en el grupo de más de 40 años. La media, pero, se sitúa en el 60%.

¿Cómo y dónde se producen las agresiones?
  • En el 30% de los casos hay sospecha de sumisión química Un 30% de las víctimas atendidas en el Clínic sospecha que había ingerido involuntariamente drogas capaces de alterar el sistema nervioso o la conciencia para facilitar la violación. Más de la mitad (55%) eran menores de 25 años.
  • La mayoría de casos pasan en domicilios El 58% de las agresiones atendidas tuvieron lugar en el domicilio del agresor o de un tercero y el 15,4% fueron cometidas en la calle -se han triplicado las agresiones a mujeres sintecho -. También se han atendido siete víctimas agredidas en la playa y cinco en taxis.
stats