Alerta por los incendios
Sociedad  /  Cambio Climático 16/08/2022

Sigue sin control el peor incendio de la década en el País Valenciano

El fuego de Vall d'Ebo ya ha calcinado más de 9.000 hectáreas y ha obligado a evacuar a más de 1.200 vecinos

3 min
Un camión transporta una excavadora para realizar cortafuegos en el incendio que quema en Vall de Ebo.

ValenciaEl fuego y el calor no dan tregua al País Valenciano y la extensión calcinada desde el sábado ya supera las 10.000 hectáreas a consecuencia de cuatro grandes incendios, el último el declarado este lunes en Begís, en la comarca del Alt Palància. El que más preocupa, porque ya ha calcinado 9.500 hectáreas y sigue descontrolado, es el que arde en Vall d'Ebo (Marina Alta), y que ya ha obligado a desalojar más de 1.500 personas. Los últimos, este martes al mediodía, han sido los vecinos de Benimassot, obligados a hacer las maletas por el riesgo que suponen las llamas.

El de Vall d'Ebo, de hecho, ya es el incendio más devastador de la última década en el País Valenciano. Los vientos "erráticos", con cambios de dirección, han dificultado hasta ahora el control y los efectivos de emergencias confían en que la meteorología dé una tregua con la entrada de brisa de mar y el aumento de la humedad en las próximas horas. Hay 22 dotaciones aéreas trabajando y cientos de efectivos de los bomberos de diferentes administraciones sobre el terreno.

El fuego –presumiblemente causado por un rayo– ya ocupa un perímetro de más de 65 kilómetros y afecta dos comarcas, la Marina Alta y el Comtat. Se han evacuado a vecinos de municipios como Vall de Gallinera, Tollos, Famorca, Fageca, la Vall d'Alcalà o Beniaia, además de las urbanizaciones de Les Bassetes (de la Atzúbia), el Calvari (de Pego) o el Pla de Petracos (de Castell de Castells), entre otros. La evolución, "muy activa" durante la noche ha obligado a cortar la carretera CV-712, que une los municipios de Vall d'Ebo y de Pego, según informa la agencia Efe.

El incendio se produce solo siete años después de otro fuego que también quemó una extensa área de las montañas que rodean Vall d'Ebo. En concreto, el 2015, se calcinaron 1.715 hectáreas de esta zona del corazón del País Valenciano, repleta de pequeñas poblaciones, agricultura de secano, montañas empinadas y barrancos profundos. Precisamente esta "complexa orografía" es la que está dificultando la extinción del fuego, según ha explicado la consellera de Justicia, Interior y Administración Pública de la Generalitat, Gabriela Bravo. También lo está poniendo difícil la gran columna de humo que provoca el fuego y que dificulta la intervención de los aviones. De hecho, las imágenes de satélite del Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) han constado que el humo ha llegado hasta Mallorca.

Para encontrar un incendio tan virulento en el País Valenciano hay que remontarse una década. El 2012 fue un año nefasto con dos grandes fuegos en Cortes de Pallars (Vall de Cofrents) y Andilla (Serrans) que calcinaron 28.000 y 20.000 hectáreas, respectivamente.

Un nuevo incendio, ahora en Begís

El otro gran foco de preocupación es el fuego declarado en Begís este lunes. Ante la incertidumbre por la evolución del incendio, se ha decidido evacuar el camping de Los Cloticos, muy cercano al nacimiento del río Palància, y las aldeas de Arteas de Arriba y Arteas de Abajo. A estas alturas, el fuego ya ha calcinado 400 hectáreas.

Un escenario más "favorable"

Más positiva es la evolución del fuego de Les Useres (Alcalatén), que esta madrugada ya ha quedado estabilizado después de que haya calcinado 800 hectáreas.

Respecto a su origen, el gobierno valenciano señala un rayo como la causa más probable después de las numerosas tormentas que se registraron durante el fin de semana.

Un cuarto fuego declarado desde sábado en el País Valenciano, el de la población de Calles (Serrans), también se dio este lunes por estabilizado después de calcinar alrededor de 100 hectáreas.

Trabajos de extinción del incendio declarado al municipio valenciano de les Useres.

El fuego de Añón de Moncayo, en Aragón, estabilizado

Más optimista es la situación del gran fuego que arde desde el sábado en Aragón, en Añón de Moncayo (Zaragoza). Los efectivos de emergencias han logrado estabilizar las llamas, después de que durante la noche no hayan avanzado mucho, y las autoridades aragonesas confían en tenerlo bajo control esta misma tarde. Se espera que los más de 1.300 evacuados podrán regresar progresivamente a casa hoy. El director de Medio Natural y Gestión Forestal del gobierno autonómico, Diego Bayona, ha concretado que las llamas han afectado a 6.000 hectáreas, aunque en un principio se habló de unas 8.000.

Los bomberos siguen trabajando sobre el terreno con 350 efectivos para luchar contra posibles reanudaciones, que pueden condicionar la vuelta a casa de los desalojados.

El municipio de Alcalá de Moncayo, rodeado por la superficie quemada por el incendio que ha afectado la zona.
stats