Ciencia
Sociedad  /  Salud 26/05/2022

De unos 40 años y con tuberculosis: el ADN revela cómo era uno de los sepultados en Pompeya

La secuenciación genómica de un vecino muerto por el Vesubio puede ayudar a reconstruir el estilo de vida de esta antigua población romana

4 min
Los dos individuos encontrados en la Casa del Fabbro de Pompeia.

BarcelonaSe refieren a él como el individuo A. Era un hombre de unos 35 o 40 años, que medía 1,64 y a quien la muerte pilló en el comedor de su casa durante la erupción del Vesubio en el 79 a. C. Su salud no era muy buena: seguramente tenía tuberculosis vertebral, que es una infección grave en los huesos que acaba deformando la columna. Hasta ahora, del individuo A solo se sabía que era uno de los miles de ciudadanos que murieron instantáneamente por la nube de ceniza volcánica a alta temperatura proveniente del volcán y quedaron sepultados en la ciudad portuaria de Pompeya, uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del mundo. La secuenciación de ADN antiguo lo ha rescatado. Sus restos se encontraron en la Casa del Fabbro (Casa del Artesano), enterrados y protegidos por los materiales piroclásticos, y su perfil genético es el primer genoma que se obtiene de un pompeyano muerto durante la erupción del Vesubio. Los resultados del estudio se han publicado este jueves en la revista Nature.

Un equipo de antropólogos de las universidades de Copenhague y de Salento (Italia), dirigidos por el experto en recuperación de ADN antiguo Gabriele Scorrano, han hecho análisis bioarqueológicos y paleogeómicos de dos restos humanos pompeyanos. Una de ellas corresponde a una mujer de unos 50 años y que medía 1,53, pero las muestras conseguidas no tienen suficiente calidad para obtener mucha más información. En cambio, a través del ADN y la forma, la estructura y la longitud del esqueleto del individuo A (el hombre) se han podido calcular las características biológicas (sexo, edad y altura) y patológicas. Por ejemplo, los investigadores detectaron en la cuarta vértebra lumbar ADN de Mycobacterium tuberculosis, el agente infeccioso que se transmite por la sangre y causa la tuberculosis vertebral, una enfermedad que ya era endémica en la época imperial romana.

Antes de este estudio, solo se habían secuenciado pequeños tramos de ADN mitocondrial de restos humanos y animales de Pompeya. Entre otros motivos, porque la exposición a altas temperaturas destruyó la matriz ósea y disminuyó la calidad y la cantidad de ADN recuperable en muchos de los casos. Ahora, con las nuevas metodologías disponibles basadas en la secuenciación de dientes y huesos pétreos, la cantidad de datos que se pueden obtener ha aumentado notablemente.

La prueba de que es posible recuperar ADN antiguo de Pompeya y obtener más información sobre la historia genética y la vida de esta población es el individuo A. "Con el apoyo de la enorme cantidad de información arqueológica que se ha recopilado durante el siglo pasado de la ciudad, sus análisis paleogenéticas nos ayudarán a reconstruir el estilo de vida de esta fascinante población del Imperio Romano", afirman los investigadores.

La muerte en el comedor de casa

El hallazgo también ofrece una visión general de la diversidad genética durante el Imperio Romano. La comparación del ADN con el de 1.030 individuos antiguos y 471 de modernos de la Eurasia occidental sugirió que la genética del individuo A compartía muchas similitudes con los italianos centrales modernos y otros individuos que vivieron en Italia durante la época imperial romana. Aun así, los análisis también identificaron grupos de genes que se encuentran habitualmente en la isla de Cerdeña. Es decir, el individuo pompeyano A es genéticamente cercano a los pueblos mediterráneos existentes, sobre todo a los italianos centrales y los sardos.

"Eso sugiere que durante este tiempo puede haber habido niveles elevados de diversidad genética en la península Itálica", plantean los investigadores. Ahora bien, saber si esta persona pertenecía a la población local de Pompeya o formaba parte del 5% de los migrantes internos que caracterizaban la población imperial de Italia es difícil de descifrar. "Pero muy probablemente no forma parte de las grandes migraciones externas relacionadas con la práctica de la esclavitud", se aventuran los investigadores.

Las ruinas de Pompeya en una imagen de archivo

El estudio también señala que, por la posición y la orientación de los esqueletos, la muerte de estas dos personas fue instantánea y, como pasó con más de la mitad de los individuos encontrados en Pompeya, se produjo en el interior de casa. Esto, dicen los investigadores, indica un desconocimiento colectivo de la posibilidad de una erupción volcánica o una minimización del riesgo porque los temblores eran relativamente comunes en la región.

Los dos esqueletos estaban en un rincón de lo que se supone que era el comedor de su casa y tenían los cuerpos junto a los restos de un triclinium, una especie de sofá habitual en las construcciones romanas que se utilizaba para las comidas. El individuo A estaba reclinado hacia el lado izquierdo y tenía las extremidades flexionadas, con el brazo y la pierna izquierdas en el suelo y las extremidades derechas en el triclinio. El individuo B (la mujer de la que no se ha obtenido mucha información) tenía los brazos colocados delante de la cabeza y las piernas flexionadas al lado derecho, con la espalda apoyada contra el triclinio.

stats