Arquitectura
Cultura  /  Arte 13/04/2022

París redescubre a Antoni Gaudí

El Museo de Orsay acoge la exposición hermana de la que se hizo en el MNAC

3 min
Una de las salas de la exposición sobre Antoni Gaudí al Museo de Orsay de París

ParísEn una época en la que todos los artistas estaban obsesionados con viajar a París –centro cultural y artístico durante el siglo XIX y buena parte del XX– para empaparse de su vida cultural y bohemia, Antoni Gaudí no pisó nunca las calles de la ciudad francesa. Casi un siglo después de su muerte, una muestra de sus obras ha viajado a París. El Museo de Orsay ha inaugurado una exposición dedicada al arquitecto catalán, la primera que se hace en Francia desde 1972, cuando le dedicaron una muestra en el Museo de Artes Decorativas de París.

Es una muestra pequeña, de unas 200 obras, de la exposición que se pudo ver en el MNAC, en Barcelona, hasta marzo, a pesar de que incorporan algunas piezas que no formaron parte de la exposición en Catalunya, como los dibujos originales del arquitecto francés Eugène Emmanuel Viollet-le-Duc (1814-1879), responsable de la restauración de la catedral de Notre Dame de París en el siglo XIX, que podrían haber inspirado a Gaudí. El arquitecto modernista no viajó mucho, pero esto no le impidió tener conocimiento de las ideas estéticas, movimientos y artistas europeos como Viollet-le-Duc. 

Entre los dibujos que se exponen del arquitecto francés están los esbozos de un cocodrilo estirado en la rampa de una escalera, que recuerda inevitablemente al dragón del Parque Güell, y otro de caracoles muy similares a los que forman parte de la decoración de la Sagrada Familia. Son figuras que dibujó el arquitecto francés cuando trabajaba en la decoración del castillo de Antoine d'Abbadie, situado en Hendaya, en el País Vasco francés .“Probablemente Gaudí no escuchó nunca hablar del castillo de Abbadie, pero hay un tipo de inspiración formal entre los dos arquitectos que nos ha parecido interesante ilustrar”, explica Elise Debreuil, comisaria de la exposición.

Gaudí, más allá del turismo

El Museo de Orsay ha apostado por dar a conocer a Gaudí para mostrar el arquitecto catalán más allá de la Sagrada Familia. “A veces desde Francia tenemos una imagen de él demasiado caricaturizada por el gran turismo de Barcelona, que se concentra mucho alrededor de la Sagrada Familia y la Casa Batlló –sostiene Debreuil–. Aquí hemos querido mostrar cosas que para el público francés son menos conocidas. Es un redescubrimiento de la obra de Gaudí”. 

El visitante entra en la exposición por una sala decorada con puertas de madera que pertenecen a la Casa Milà y pasa después a otra sala que muestra como trabajaba Gaudí. Su taller se quemó en los inicios de la Guerra Civil, pero un vídeo recrea el espacio. En el Orsay también se pueden ver fotografías del Palau Güell que hizo Eusebi Güell, industrial textil y amigo de Antoni Gaudí. El aristócrata decidió en 1910 exponer en París, en el Salón Anual de la Sociedad Nacional de Bellas Artes francesa, fotografías, dibujos y maquetas de obras del arquitecto para dar a conocer sus trabajos. Gaudí no fue a Francia, pero le llegaron las críticas y las percibió como un fracaso. El público y los artistas de la época no supieron apreciar su estilo y el artista no las encajó bien. “Había gente que no entendía su arte. Su respuesta fue que los franceses no tenían mucho cultura artística”, recuerda Isabelle Morin Loutrel, la otra comisaria de la exposición. 

Imaginación desbordante

El público francés podrá admirar también la espectacular verja de dos batientes que Gaudí hizo para la Casa Vicens, de hierro fundido con formas de hojas de palmito y agaves, también diferentes elementos de mobiliario, como sillas de la Casa Calvet y una vitrina de la Casa Batlló, así como elementos del quebradizo del Parque Güell. “Gaudí tenía una imaginación desbordante. Se diferencia por su fantasía. Es osado –subraya Morin Loutrel–. Hay algo muy explosivo que no encontramos en el arte nouveau en Francia y creo que es una cuestión cultural. Aquí somos más fríos”. 

La exposición de las obras de uno de los arquitectos catalanes más importantes en un museo como el de Orsay de París supone “una muestra clara del potencial de la cultura y del reconocimiento exterior”, aseguró el president de la Generalitat, Pere Aragonès, que se desplazó a París para asistir al acto de inauguración. “Es uno de los hitos más importantes de proyección de la cultura catalana en el mundo”, concluyó. De hecho, la prensa francesa se ha hecho eco de la exposición. El diario Le Figaro habla de Gaudí como un arquitecto que “se ha convertido a lo largo de los años en uno de los iconos indisociables de Barcelona” y Le Monde lo califica “de arquitecto contrarevolucionario”. La muestra, coorganizada por el MNAC, se podrá ver en el Orsay hasta el 22 de julio.

stats