Medio ambiente
Misc 28/03/2022

El Ártico y la Antártida sufren temperaturas extremas a la vez

El termómetro se ha disparado casi 40ºC por encima de lo que cabría esperar en el Polo Sur

3 min
Un cartel advierte del peligro de los osos polares cerca del aeropuerto y de un camping al archipiélago de Svalbard, en una imagen de archivo

BarcelonaCada vez son más habituales las situaciones de temperaturas extremas en el Ártico, pero no es nada habitual que dos etapas de temperaturas exageradamente altas se produzcan casi simultáneamente en el polo Norte y en el polo Sur, como ha pasado durante el tramo central del mes de marzo. Alrededor del día 18 uno de los llamados ríos atmosféricos que partía del sudeste de Australia provocó una brutal subida de la temperatura y una gran aportación de humedad al este de la Antártida. Las anomalías de temperatura llegaron a rozar los 40ºC.

La estación Concordia registró una temperatura de -11,5ºC, que puede parecer baja pero que es el récord absoluto de este punto del continente antártico con datos desde el 2005. Es extraordinario que el récord absoluto de temperatura en este lugar se produjera, no en pleno verano, sino cuando acaba de empezar el otoño. Curiosamente, el hecho de que la irrupción de aire cálido fuera húmeda ha generado nevadas importantes que han hecho aumentar la cantidad de nieve y hielo en la zona, después de un tramo final de febrero en el que había habido mínimos históricos de extensión de hielo en el continente.

Paralelamente, una profundísima borrasca en el Atlántico Norte provocaba una inyección similar de aire cálido y muy húmedo en el Ártico. La temperatura se acercó a los 0 grados en el polo Norte, y en el archipiélago de Svalbard, donde está la que se considera la población situada más al norte del planeta, la temperatura batió récords para un mes de marzo, con temperaturas superiores a los 5 grados positivos. Esta situación ha provocado que actualmente el hielo del Ártico esté en mínimos históricos para la época, y que el máximo anual de hielo se haya adelantado unas semanas. Normalmente, suele ser alrededor del 20 de marzo, pero este año la extensión de hielo ya empezó a disminuir a finales de febrero.

Temperaturas máximas diarias en la Antártida
Temperatura más alta registrada en el Dome C en grados centígrados

0

-10,1 ºC

-10

18 de març del 2022

-20

-30

-40

-50

-60

-70

-80

gener

febrer

març

abril

maig

juny

juliol

agost

set.

oct.

nov.

des.

Valors 2022

Valor màxim absolut diari

Mitjana

0

-10,1 ºC

-10

18 de març del 2022

-20

-30

-40

-50

-60

-70

-80

G

F

M

A

M

J

Valor màxim absolut diari

Mitjana

Valors 2022

G

F

M

A

J

A

S

O

N

D

M

J

0

-10

-20

-30

-40

-50

-60

-70

-80

J

A

S

O

N

D

0

-10,1 ºC

-10

18 de març del 2022

-20

-30

-40

-50

-60

-70

-80

G

F

M

A

M

J

Valor màxim absolut diari

Mitjana

Valors 2022

G

F

M

A

M

J

A

S

O

N

D

J

0

-10

-20

-30

-40

-50

-60

-70

-80

J

A

S

O

N

D

Han pasado pocos días desde estos dos episodios tan extremos de temperatura, pero a estas alturas la comunidad científica trabaja con la idea de que no hay relación entre una situación de temperaturas extremas y la otra. Según el miembro del Grupo Antártico del Aemet Sergi González, el hecho de que estos episodios de temperaturas extremas sean cada vez más habituales simplemente ha hecho que al final hayan coincidido en el tiempo una subida extrema de temperatura cerca del polo Norte y otra en el polo Sur.

La Antártida, argumento de negacionistas

La Antártida ha servido durante las últimas décadas como uno de los grandes argumentos negacionistas del cambio climático, puesto que en algunas regiones alrededor del polo Sur la subida de la temperatura y la pérdida de hielo durante las últimas décadas han sido mucho menos significativas que en el Ártico. ¿Por qué pasa esto? Alrededor de los polos hay una corriente intensa de vientos llamado vórtice polar que hace de muralla y cierra el aire más frío en los polos. Según Sergi González, estudios recientes han demostrado que el agujero de la capa de ozono que se produce anualmente alrededor del Antártida refuerza el vórtice polar del polo Sur y evita que la temperatura suba al mismo ritmo que en otras regiones del planeta. De hecho, mientras el sur y el este del Antártida se han calentado muy poco durante las últimas décadas, el oeste del continente ha experimentado una subida mucho más fuerte de temperatura que el planeta en su conjunto.

A pesar de esto, durante los últimos años la Antártida ha experimentado otros episodios de temperaturas extremas. A principios de febrero del 2020 la temperatura llegó a 18,3 °C en la estación Esperanza, una temperatura considerada la más alta jamás registrada en el continente. Los científicos acostumbran a ser prudentes cuando se trata de vincular un episodio concreto al cambio climático, pero Sergi González y otros investigadores trabajan precisamente en un estudio que pretende demostrar que este episodio del 2020 es atribuible al calentamiento global.

Que los episodios de temperaturas altas en la Antártida sean cada vez más frecuentes no quiere decir que no haya también de temperaturas muy bajas. Hace muy pocos meses el polo Sur registró el invierno más crudo de los últimos 65 años. Entre abril y el septiembre la temperatura media fue de -61ºC. El cambio climático provoca situaciones extremas más frecuentes y sobre todo incrementa las de temperaturas altas.

stats