24/08/2021

Sean Scully, el pintor que no amaba el catalán

2 min
Sean Scully, en una imagen de archivo en Montserrat

BarcelonaEl pintor abstracto Sean Scully y su mujer, la artista Liliane Tomasko, han decidido abandonar Barcelona e ir a vivir al sur de Francia debido a la insistencia de los catalanes en hablar en catalán ante él y que en la escuela se pretendiera que su hijo aprendiera esta lengua. Así lo declara el propio Scully, norteamericano de origen irlandés, en un reportaje en el Financial Times, donde afirma: "En Barcelona ibas a las reuniones y hablaban completamente en catalán, como diciendo, «Jódete»".

Scully había abierto su estudio en Barcelona en 1994 (¡hace 25 años!) y vivía a caballo de la capital catalana, Múnich y Nueva York. En 2015 el pintor abrió en la capilla del monasterio de Santa Cecília de Montserrat el Espacio de Arte Sean Scully y también negoció con el Ayuntamiento para encontrar un lugar para exponer 200 obras suyas, pero las gestiones no fructificaron.

Resulta sorprendente que unas personas con una sensibilidad artística y cultural como la de esta pareja decidan marcharse de un lugar por el hecho de que la población autóctona insista en hablar en su propia lengua, sobre todo viniendo de un irlandés (¿quizás hay un sentimiento de culpa escondido porque ellos sí abandonaron su lengua por la del invasor inglés?). Pero la noticia, muy difundida por medios españolistas, nos confronta a los catalanes con una realidad innegable. Existe una clase pretendidamente cosmopolita (artistas, altos directivos, etc., gente que no ha venido a fregar escaleras, vaya) que reclama su derecho a no integrarse en la cultura local y que considera que son los otros los que tienen que hacer el esfuerzo de adaptarse a ellos. Y más cuando esta cultura, como la catalana, no dispone de un estado que la convierta, a ojos de todo el mundo, en una cultura normal (como la portuguesa). Evidentemente, esta actitud se basa en un supremacismo cultural y de clase que, por suerte, cada vez es más minoritario e incluso extravagante.

stats