Entrevista
Política 12/06/2022

Jordi Turull: "Junts no se plantea dejar el gobierno, sino evaluarlo"

Secretario general de JxCat

7 min

BarcelonaJordi Turull (Parets del Vallès, 1966) es el nuevo secretario general de Junts per Catalunya. Se presentó al cargo en una lista única con la presidenta del Parlament, Laura Borràs. La semana pasada fue designado y ella proclamada presidenta del partido.

¿Haber sacado más votos que Laura Borràs tiene alguna importancia?

Ninguna. Primero porque no competíamos y después porque estamos hablando de un diferencial muy pequeño.

¿Junts es el partido de Puigdemont?

— Es el partido del president Carles Puigdemont. Para nosotros es el auténtico referente. De hecho, es quien lo impulsó. Nos queremos empapar de todo aquello que encarna el president Puigemont y, cuando nos lo dicen como reproche, para nosotros es un orgullo y es un honor.

Pero él no quiere presidir el partido.

— Él será siempre de Junts. Lo dijo en Argelers, pero ahora hace falta renovación de cargos y aprovecha esto para concentrarse en la responsabilidad de presidir el Consejo por la República.

¿Quién manda al partido ahora?

— La responsabilidad de tomar las decisiones del partido se comparte entre la presidenta Borràs, yo mismo y toda la ejecutiva. Y además de manera muy bien hablada también con todas las personas que tengan responsabilidades a nivel territorial. Ahora, al final de todo por los aciertos y sobre todo por los errores que podamos cometer, asumimos la responsabilidad la presidenta Borràs y yo.

¿Puigdemont puede vetar, bloquear?

— No lo ha hecho nunca, tampoco mientras era presidente de Junts. En estos temas más del día a día de decisiones no entraba. Lo que sí que hace son planteamientos de carácter general. Además con una perspectiva alejada de las disputas del día a día, con mucha más información de lo que se está cociendo en Europa también para un proceso tan importante como el nuestro.

La de Argelers de hace unos días es la primera parte del congreso de Junts. Ahora vendrá una segunda, el 16 y 17 de julio. Hay una propuesta que da por finalizado el recorrido de la mesa de diálogo y plantea que el cercano 1 de octubre sea un punto de inflexión hacia la independencia. ¿Qué tendría que pasar?

De aquí a julio queremos definir nuestra partitura. Y de julio hasta el 1 de octubre queremos hablar con las entidades y partidos que hicimos posible el 1-O: nos tenemos que encontrar, ir compactados y pasar de una vez a la iniciativa. Tenemos que pasar a la acción, acción inteligente. La gente no quiere que busquemos culpables, quiere soluciones. Llevamos cinco años aguantando cada día más represión del Estado. El 1 de octubre es una fecha que te puedes marcar como plazo para que podamos decir: proponemos esta nueva hoja de ruta.

¿Las bases también decidirán si sigue habiendo gobierno de coalición entre Junts y Esquerra?

Los afiliados son los que validaron un acuerdo de gobierno por más del 80%. Por lo tanto, si hay alguna alteración o replanteamiento que proponemos desde la dirección, también lo tienen que ratificar las bases.

¿La ejecutiva dirá si considera oportuno continuar en el gobierno o no?

O podemos plantear una reformulación del acuerdo. En aquel momento se salió de un contexto determinado, con unas expectativas de ERC sobre la mesa de diálogo. Muy bien. Ahora el contexto es otro: que de la mesa de diálogo se ha hecho una reunión. Lo que no puede ser es que el diálogo sea el hipnotizador del movimiento independentista. Esto ya no da más de si, está llegando a un punto que nos va la dignidad en ello. ¿Cuándo reacciona el Estado? Cuando nosotros vamos a la nuestra y vamos a una. Reacciona mal, porque solo te ofrece la amenaza como bandera y la resignación como camino. Y evidentemente este no es un país de resignación, tenemos que pasar a la acción.

¿Las posibilidades de continuar en el gobierno o salir son del 50%?

No lo pondría en porcentajes. Nos hemos marcado un método y un tiempo. El método es: hacemos esta evaluación, lo analizaremos y, a partir de aquí, ya veremos.

¿Un partido que se pretende grande y ordenado cederá cuotas de poder?

Lo que no haremos es bloquear el país al servicio de un pacto. Queremos seguir un itinerario que culmine aquello que votamos y decidimos el 1 de octubre. El titular es: Ustedes se plantean salir del gobierno. Nosotros de lo que no nos podemos despistar es del objetivo, el objetivo en el campo de la independencia y en el campo económico, social y de la transformación.

¿Desde la oposición se hace mejor esto?

Evidentemente que desde el gobierno tienes muchas más oportunidades, pero tú lo que siempre tienes que hacer es avanzar, no recular. Yo no digo que Junts se plantee dejar el Govern, no: Junts lo que se plantea es ver si se están cumpliendo los compromisos que ha adquirido y si sirven para avanzar. Es una evaluación.

Hablaba del contexto. Por ejemplo, ERC puede condicionar al Gobierno español. ¿No es mejor un ejecutivo de Sánchez que uno de PP y Vox?

— Lo que nos gustaría justamente en Madrid es hacer un frente común. Nos estamos confrontando a un Estado. Si entonces la lógica es: ayudamos a apuntalar a este Estado para que, Dios nos libre, no vengan unos que sean peores; entonces como esto será siempre así, cerramos la parada y decimos olvidémonos. Quizás serán más antipáticos, pero no demasiado peores ni harán demasiado más guerra sucia. Perdone, es que yo quiero dejar de formar parte de este estado. A ver si nos entendemos.

El nuevo secretario general de Junts, Jordi Turull

Mientras hace este discurso, Junts ha votado la ley del catalán, que es una manera de acomodar el 25% del castellano en las escuelas. Alguien dirá: han bajado la cabeza. Yo lo llamaré realpolitik.

Se han buscado las fórmulas para poder combatir aquello que pretende cargarse nuestro modelo lingüístico y se han utilizado todas las fuerzas. Es verdad. Estamos en una limitación jurídica y no hemos conseguido el 100%. Pero no nos podemos quedar peleados y encallados con las migajas cuando nos damos cuenta cada día con el tema de la lengua de que, hasta que no seamos un estado propio, no la tendremos blindada absolutamente.

¿Son solo migajas?

Lo decía en el sentido de que muchas veces nos peleamos entre nosotros porque no tenemos los instrumentos. Se ha hecho muy buen trabajo. Se ha creado un ámbito legal para proteger todo esto que queríamos, conscientes de que ahora vendrán los tribunales y dirán: da igual lo que habéis hecho, volveremos a intentar entrar por aquí o por allí.

¿Junts será capaz de hablar con una sola voz? Dicen que hay octubristas y lauristas.

Desde algunos entornos mediáticos a mí me dicen que yo soy el pragmático y que no soy el octubrista. ¿Me lo pueden decir mirándome a los ojos? He salido de la prisión todavía más convencido de lo que entré.

¿ERC es de izquierda y ustedes de centro o centroizquierda?

Tenemos corrientes ideológicas. Queremos representar el movimiento independentista y por eso nos llamamos Junts todo el espectro.

¿Se siente aludido por Gabriel Rufián cuando habló de los “tarados” que proclamaron la independencia?

Yo soy un tarado total. Recuerdo el encuentro aquel en la Casa de los Canónigos con Josep Rull y el presidente Puigdemont. También estaban Josep Rius y el presidente Artur Mas. Nosotros empujamos para que la decisión final fuera hacer la declaración unilateral de independencia. Al final lo que cuenta son los hechos. Sí que hay una diferencia estratégica importante con ERC. Ellos dicen: tenemos que ser más para empezar a hacer. Nosotros decimos: o empezamos a hacer o nunca seremos más. Ahora, fuimos capaces de ponernos de acuerdo. El independentismo para ir bien tiene que dejar la calculadora y se tiene que concentrar en la brújula.

Cuando Rufián habla como habla, ¿habla por él o es el resultado de muchos años de un enfrentamiento descarnado entre ERC y primero Convergència, después PDECat, y ahora ustedes?

Solo lo sabe él. A veces en política hay gente que escribe un personaje y lo tiene que ir alimentando y a veces se pasan de vueltas. Por suerte nuestro interlocutor no es Rufián. Es triste porque en Madrid podríamos hacer un trabajo mucho más compactado. Ver reproches hacia nosotros desde Madrid delante de todos los otros, que deben de aplaudir con las orejas, es de los episodios más tristes.

Quizás a la presidenta del Parlament, Laura Borràs, se le abre juicio oral. Si ERC y la CUP apoyan su suspensión en el Parlament, ¿que hará Junts?

Quiero confiar en que tanto ERC como la CUP pongan por delante la presunción de inocencia. Ya lo abordaremos. Prefiero dedicar energías a recoser complicidades que a ampliar reproches.

¿El caso de Laura Borràs es causa general contra el independentismo?

La presidenta está dando todas las explicaciones y, por lo tanto, me gustaría que no nos tiráramos más piedras sobre nuestro propio tejado.

¿Por qué Junts saldrá bien si fracasó el PDECat?

Yo en el PDECat no tuve ninguna responsabilidad. En Junts tenemos claro por qué nos hemos juntado y estamos muy determinados. Cuando quieres quedar bien con todo el mundo acabas quedando mal con todo el mundo. Somos una fuerza política al servicio de unos grandes objetivos. Hace dos años empezamos de una manera muy sólida. El nacimiento del PDECat ya fue el primer día bastante complicadito. Yo creo que el PDECat ha sido un paréntesis que no ha acabado de funcionar porque la referencia fue la función que tuvo en su momento Convergència. En cambio, Junts se asemeja mucho más a aquel espíritu de transversalidad de Junts pel Sí.

Hace cuatro años lo entrevisté en la prisión de Estremera. Me dijo: “De hecho, esto de la familia es un juego de engaños, porque, si usted nos lo pregunta a mi mujer o a mí, le diremos que estamos muy bien. Podría pensar que nunca habíamos estado tan bien desde que estoy en prisión”.

Nos prometimos que no nos engañaríamos más. Unos estamos fuera de la prisión, pero hay gente en una prisión de vidrio que se llama exilio.

¿Está dispuesto a volver a la prisión?

— No tengo ganas. Pero no me condicionará nunca el hecho de estar pendiente de si puedes volver o no volver a prisión. Esto no va de proyectos personales.

stats