Sociedad 28/10/2020

Absuelto un hombre acusado de quitarse el condón durante una relación sexual

Se enfrentaba a cuatro años de prisión pero la Audiencia de Barcelona dice que las pruebas son "insuficientes"

Pau Esparch
3 min
Absolt un home per treure’s el condó durant una relació sexual.

BarcelonaLa primera sentencia en España por stealthing, el concepto que define el abuso sexual de un hombre que se quita el condón durante una relación a pesar de no tener el consentimiento de su pareja sexual, se dictó el mayo del año pasado. Fue un juzgado de instrucción de Salamanca el que condenó un hombre a una multa de 2.160 euros por haberse quitado el preservativo sin que la mujer le hubiera dado permiso. En Catalunya no consta ninguna condena por stealthing pero se ha juzgado al menos un primer caso. El juicio fue hace tres semanas en la Audiencia de Barcelona, que ha absuelto un hombre acusado de quitarse el condón durante una relación sexual en un hotel de Calella, en el Maresme. Según la sentencia, no ha quedado "acreditada" la práctica de stealthing.

El hombre se enfrentaba a cuatro años de prisión. La Fiscalía hacía esta petición porque pedía condenarlo por un delito de abuso sexual. Pero la sección tercera de la Audiencia dice que las pruebas son "insuficientes" para llegar a esta conclusión. Los hechos arrancaron el 5 de julio del año pasado en Pineda de Mar, donde se celebraba un festival de música en el cual coincidieron el acusado y la víctima. De allá fueron a un hotel de Calella donde se alojaba el hombre. Los dos decidieron tener una relación sexual y ella le dio un condón a él, que se lo puso. Cuando estaban en medio de la relación, la mujer se dio cuenta que el hombre no llevaba el preservativo y se lo reprochó.

Lo que el tribunal considera que no se ha demostrado es que el acusado continuara la relación sexual –con penetración– a pesar de la oposición de la mujer ni que ella lo tuviera que golpear en la cabeza para obligarle a parar, como había declarado la víctima. La defensa del hombre alegó que él no había mantenido la erección porque había bebido alcohol, y que por eso había "perdido" el condón de manera involuntaria y que cuando ella se había dado cuenta había parado. Ante las dos versiones, la Audiencia ha recordado que la mujer, que vive en California, no fue al juicio porque no se la había podido localizar. Por eso el tribunal, formado por dos magistradas y un magistrado, se ha basado en la grabación de su declaración ante el juzgado de instrucción.

Sin lenguaje no verbal

"No hemos podido ver el rostro de la víctima porque la grabación se hace desde una cámara que recoge un plano general de la sala", argumentan los jueces, que añaden que tampoco han podido observar "en detalle" los movimientos de sus manos o los cambios en la expresión facial. "Hemos perdido toda percepción del lenguaje no verbal", explican. El tribunal también recuerda que la mujer hablaba en castellano pero que su lengua habitual es el inglés. Unas "incidencias" que causan una "dificultad" en la valoración de su declaración. Así mismo, la Audiencia cuestiona que no conste que el acusado tuviera ninguna lesión si ella le había dado un golpe de cabeza para pararlo.

Para acabar, los magistrados manifiestan que la versión del acusado sobre la "pérdida del preservativo" es opuesta a la de la Fiscalía, que había dicho que la víctima sólo habría tenido sexo con él si utilizaba un condón y que el hombre había sido consciente que sin el preservativo ella no habría aceptado ninguna relación. Pero el tribunal descarta que sea una práctica de stealthing porque la mujer no había asegurado que la colocación del condón fuera una condición sine qua non y considera que no se desprende de la declaración de ella que él se sacara el preservativo de manera intencionada. La sentencia absolutoria puede ser recurrida en el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya.

stats