Sociedad  /  Cambio Climático 28/02/2022

Más del 10% de especies estarán en peligro de extinción antes del 2040

Los científicos climáticos de la ONU reclaman proteger entre el 30% y el 50% de la superficie terrestre y marina

4 min
Inundaciones históricas en Alemania el enero de 2021.

BarcelonaEl ratón cola de mosaico (Melomys rubicola) es la primera especie que se ha extinguido globalmente por culpa de la crisis climática. Era un mamífero que vivía en las islas del norte de Australia hasta que las inundaciones recurrentes y el aumento del nivel del mar han acabado reduciendo su hábitat en un 97%, y lo han hecho desaparecer. El riesgo de extinción de especies, tanto animales como vegetales, se elevará mucho más a medida que la temperatura de la tierra vaya subiendo: cuando sobrepasemos el umbral fatídico de los 1,5 °C (cosa que pasará seguro antes del 2040, según los científicos) se superará también el umbral del 10% de especies amenazadas. De hecho, hasta un 14% de las especies del planeta estarán en "riesgo muy alto" de extinción. Por encima de los 2 °C de calentamiento, será hasta el 18% de especies, pero si seguimos emitiendo gases de efecto invernadero y los peores escenarios se cumplen, con 5 °C más respecto de la era preindustrial a finales de siglo, cerca de la mitad de las especies del mundo (el 48%) estará en "riesgo muy alto de extinción".

Esta es solo una de las muchas advertencias que hacen los científicos climáticos del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) de la ONU, el grupo de investigadores más importante del mundo en este campo, que este lunes ha presentado la segunda parte de su 6º informe, centrado esta vez en los impactos y las medidas de adaptación a la emergencia climática. Las conclusiones vuelven a ser cristalinas: "Cada vez es más clara la importancia de limitar el calentamiento global a 1,5 °C, a medida que entendemos mejor los riesgos y la irreversibilidad de los impactos que supone subir de esta cifra", resumía en rueda de prensa la vicepresidenta del IPCC, Thelma Krug.

La primera parte del estudio, presentada en octubre del año pasado , se centraba en "las bases científicas" y ya alertaba de que los 1,5 °C de calentamiento global se superarán seguro antes del 2040, la única incógnita es si las medidas instauradas conseguirán hacer retroceder de nuevo los termómetros. Este segundo informe habla de los impactos y la adaptación, y un tercer informe, que se publicará después del verano, propondrá escenarios de reducción de emisiones. Este nuevo informe, de hecho, pone blanco sobre negro qué pasará cuando se supere este umbral de calentamiento global, como es el aumento de las especies en riesgo alto de extinción. Esta pérdida de especies "durará varias décadas hasta final de siglo hasta que la temperatura vuelva a caer", en caso de que se tomen las medidas adecuadas para que caiga, ha explicado el codirector del informe, Hans-Otto Pörtner.

Los efectos de la emergencia climática se están produciendo de forma más rápida y más grave de la que los científicos habían previsto en su anterior estudio, publicado en 2014. El mundo ya ha subido un grado de temperatura respecto de la era preindustrial y esto ha producido muchos cambios. Entre otras cosas, la mitad de las especies animales y vegetales del planeta "se han desplazado hacia los polos o, en la tierra, hacia zonas más elevadas en las montañas", asegura el informe. El 5% de la producción mundial de trigo, maíz y arroz se ha perdido a consecuencia de la crisis climática, y "la mitad de la población mundial ya vive con escasez de agua severa durante una parte del año".

Centenares de especies ya se han extinguido a escala local, en muchos casos debido a los "extremos de calor", y se han registrado "oleadas de mortalidad masiva en la tierra y el océano, como la pérdida de bosques de algas" enteros. "Algunas pérdidas ya son irreversibles, como las primeras extinciones de especies provocadas por el cambio climático", dice el informe, en alusión al ratón de cola de mosaico. "Para las especies endémicas de los llamados puntos calientes (hotspots) de biodiversidad, el riesgo de extinción es 2,7 veces mayor que en el resto" y se irá incrementando a medida que suban las temperaturas, explica Jofre Carnicer, investigador de la UB y el CREAF que forma parte del IPCC y ha participado en el estudio. "El riesgo de extinción será mucho mayor si no se reducen las emisiones de forma contundente", remarca el científico. Carnicer añade que por encima del 1,5ºC, "hay riesgo de cambios en los biomas, como puede ser el paso de un bosque mediterráneo a un entorno más seco de vegetación arbustiva".

Los científicos reclaman de nuevo a los gobiernos mundiales que eviten subir de los 1,5 °C, cosa que pasa necesariamente por la mitigación, es decir, la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Pero este informe se centra en las medidas de adaptación, la segunda gran pata de la lucha climática que busca combatir los impactos de la crisis y preparar los ecosistemas y los espacios humanos para hacerlos "resilientes climáticamente". En este sentido, los científicos reclaman en este informe que se declare como zona protegida entre el 30% y el 50% de la superficie terrestre y marina, una petición que se debatirá en la cumbre de la ONU sobre biodiversidad que se celebra este verano en China. Actualmente, solo un 15% de la superficie terrestre y un 8% de los océanos están declarados como área protegida. "Pero los esfuerzos de conservación no servirán de nada si no se reducen al mismo tiempo las emisiones", alerta Carnicer.

En este sentido, el nuevo informe destaca el concepto de "desarrollo climáticamente resiliente", entendido como un tipo de acción que tiene que combinar las medidas de adaptación con la reducción drástica de las emisiones de gases de efecto invernadero y la protección de los ecosistemas y la biodiversidad. Este tipo de enfoques "han de ser considerados por todos los gobiernos y también por los ciudadanos, empresas e instituciones educativas", ha dicho la codirectora del informe Debra Roberts. Pero el informe alerta también de que "algunos ecosistemas están llegando o traspasando ya su límite de adaptación, como las barreras de coral, los humedales costeros, algunos bosques tropicales y algunos ecosistemas polares".

stats