Universidad
Sociedad 07/05/2021

Oriol Amat: «En la UPF haremos menos clases magistrales y más sesiones en las que el profesor hará de 'coach'»

6 min
Oriol Amat
Disponible en:

El economista Oriol Amat (Barcelona, 1957) es el nuevo rector de la Universitat Pompeu Fabra (UPF), a la espera de la proclamación definitiva, después de haber recogido el 65% de los apoyos en unas elecciones en las que ha sido el único candidato. Considerada una de las mejores universidades de España y de las mejores jóvenes del mundo, Amat tiene dos retos clave para el futuro de la Universitat: levantar el complejo de investigación en el antiguo Mercat del Peix y desplegar un nuevo modelo educativo que avisa de que será "una revolución".

¿Qué UPF hereda?

— La UPF es la historia de un milagro. Cuando miras los rankings internacionales, como el de Times Higher Education, estamos en la posición 152 de 30.000 universidades, pero las 10 que están por encima y las 10 que están por debajo tienen una financiación de entre 2 y 5 veces más que la UPF. También es un milagro porque nuestras bases fundacionales se han mantenido a pesar de los cambios de rectores: somos una universidad de investigación, presencial, que busca la excelencia, que hace reclutamiento de personal a nivel internacional y con unos estudiantes buenísimos. Cogemos la universidad en un momento bueno porque, mientras otras universidades dan bandazos, en la UPF hemos mantenido las grandes líneas estratégicas y hemos ido mejorando siempre.

¿Es por eso que no ha tenido ningún rival?

— Quizás ya no se han presentado al ver que están representadas tanto las grandes líneas de la universidad como la excelencia o la investigación, como también las nuevas estrategias muy apreciadas por toda la comunidad, como la apuesta por el bienestar planetario y por el humanismo y la cultura en todas las carreras.

¿Qué le gustaría hacer en estos cuatro años?

— Hay tres temas en los que me gustaría que marcáramos la diferencia. El primer rector, Enric Argullol, sentó las bases de la universidad e hizo el despliegue urbanístico. Y el último rector, Jaume Casals, ha hecho un despliegue muy estratégico, como el Mercat del Peix o el programa EDvolució, que es el modelo docente que pensamos que tendría que haber sido el plan de Bolonia y que es muy parecido a incorporar el modelo anglosajón de Cambridge y Oxford a nuestro sistema educativo. Queremos implantar este modelo en dos años, que será una revolución a nivel docente: haremos menos clases magistrales y más sesiones en las que el profesor hace de coach o tutor. Un indicador que probará si lo hemos hecho bien es que en dos años venga mucha gente de todo el mundo a ver nuestro modelo docente.

¿En qué lo notarán los alumnos?

— Un cambio muy importante serán los horarios. En dos años, las 25 o 30 horas de clases magistrales se reducirán a una cuarta parte, y en cambio habrá más horas de trabajos en grupo y de clases participativas. Otro cambio serán los exámenes, porque intentaremos que haya menos exámenes tipos test y más orales. Yo ya hace muchos años que los hago orales. Me presentaré para ser profesor voluntario para implantar EDvolució, porque, si lo hace el rector, el resto de profesorado pensará que es importante, y así también podré detectar si funciona.

¿Qué más quiere hacer?

— El segundo tema es consolidar el Mercat del Peix para que en 2024 todo esté en marcha. Y el tercero es mejorar la transferencia de conocimiento a la sociedad. La UPF es una de las mejores universidades en investigación y, por lo tanto, a la hora de generar conocimiento. Una de cada 1.000 personas que viven en la Tierra, vive en Catalunya, y este 1 por 1.000 hace el 1% de la ciencia mundial. Es decir, en Catalunya hacemos 10 veces más de producción científica de lo que nos tocaría. Pero cuando generas conocimiento tienes que transmitirlo en las aulas y transferirlo a la sociedad, y aquí es donde los datos no son buenos. Es por eso que hemos reducido los altos cargos de la universidad de 35 a 25, pero hemos multiplicado por tres el área de investigación, con vicerrectoras de innovación y de transmisión de conocimiento. Para transferir el conocimiento a la sociedad, haremos una línea editorial propia, como tienen en Yale, Harvard u Oxford, y nos relacionaremos más con el tejido social, con empresas, organismos públicos o cooperativas. La UPF está muy bien en producción científica, pero tenemos que acelerar la interacción con la sociedad.

¿Estos problemas para transferir el conocimiento son solo de la UPF o del sistema universitario en general?

— La causa de fondo va mucho más allá de las universidades y es la regulación y la normativa que hay. Es como si en un equipo de fútbol solo se reconociera los que hacen los goles, pero no hubiera incentivos ni reconocimiento para los defensas o porteros. Trasladándolo a la universidad, esto significa que, a pesar de que los profesores hacen tareas de investigación, docencia, transferencia y gestión, el sistema español solo premiaba la primera actividad. Nosotros queremos poner los incentivos, el acompañamiento y los medios para que cuando el investigador acabe la investigación destine parte de su tiempo a revertirlo a la sociedad. Los profesores del MIT o Harvard hacen vídeos de un minuto y artículos para los diarios explicando su investigación.

Esto necesita más recursos y más formación del profesorado.

— Sí, y nosotros tenemos que intentar influir en los gobiernos catalán y estatal porque queremos poner más dinero, más mentoría y más tutoría en la investigación y necesitamos incentivos económicos o de reconocimiento para que el conocimiento llegue a la sociedad. Lo primero que haré después de tomar posesión del cargo es hablar con la administración catalana y la española para convencerlas de que el mundo va hacia una regulación en que la promoción, la evaluación y reconocimiento del profesorado tienen en cuenta muchas más actividades que la investigación. Haremos lo imposible para influir en los gobiernos y Parlamentos que hacen las leyes, porque todo el mundo tiene que ser consciente de que la ciencia que se hace no llega a la sociedad. Si en cuatro años conseguimos que la ciencia y el conocimiento que genera la UPF llegue más a la sociedad ya estaría muy contento.

¿Qué le pedirá al futuro conseller de Universidades?

— Ojalá haya conseller. Le pediría tres cosas. La primera, más recursos para todo el sistema universitario, porque una de las grandes lecciones del covid-19 es que la ciencia es el mejor plan de contingencia. La segunda, que estos recursos no se repartan en función del número de alumnos, sino en función de los resultados y la eficiencia de la universidad. La UPF es una universidad con mucho rendimiento y mucha productividad científica, pero no se tiene en cuenta cuando se reparte el dinero. Y la tercera, una legislación que premie las cuatro tareas que se hacen en una universidad.

¿Y más autonomía?

— Nos iría muy bien que se confiara más en la universidad y no se limitara tanto su funcionamiento. En todas las universidades se está produciendo un envejecimiento muy importante del profesorado y del personal de administración, pero desde el 2008 tenemos limitada la tasa de reposición, cosa que hace que solo podamos contratar a alguien cuando alguien se jubila, y la masa salarial, que hace imposible mejorar las retribuciones. Nos gustaría tener más autonomía y más rendimiento de cuentas. 

Un 63% del profesorado de la UPF es temporal. ¿Cómo se tiene que resolver?

— Queremos resolverlo, pero no podemos. Hay indicadores que tenemos muy mal: el profesorado permanente y el que tiene dedicación completa. El problema es la legislación: no podemos hacer plazas permanentes ni pagar más a los que ya tenemos. Necesitamos que nos dejen contratar y que nos dejen incrementar salarios, y esto lo tiene que hacer el ministerio pero también la Generalitat, por eso tenemos que influir en las dos administraciones.

¿El modelo híbrido que se ha implantado este curso ha llegado para quedarse?

— Por supuesto. Por ejemplo, en las reuniones internacionales, porque ahora podrán participar personas que, si no se hiciese online, no podrían venir. Pero siempre teniendo en cuenta que somos una universidad presencial.

El Supremo ha confirmado que la UPF vulneró la neutralidad política cuando censuró la sentencia del Procés. ¿Qué papel tiene que tener la universidad en el debate político?

El nuestro es un proyecto universitario y tenemos que formar a buenos profesionales y a la vez buenas personas y buenos ciudadanos. Lo que tenemos que hacer es escuchar al claustro, y si hay un pronunciamiento, ¿qué tenemos que hacer? No podemos abstraernos de lo que pasa.

stats