Cultura 30/11/2021

Frida Kahlo, convertida en un icono digital

Salvador Dalí será el protagonista de la próxima experiencia inmersiva revolucionaria en el Ideal

3 min
'Frida Kahlo. La vida de un mito'

BarcelonaLa pintora mexicana Frida Kahlo (1907-1954) explicaba que se hacía muchos autorretratos porque pasaba mucho tiempo sola y porque ella misma era quien mejor se conocía. En sus cuadros también abocó los hechos más importantes de su vida. Eran entre un diario y una válvula de escape de una vida marcada por la poliomielitis y un trágico accidente de autobús cuando era adolescente. Este accidente y otros episodios vitales como la toma de conciencia política, la relación con el también pintor Diego Rivera, los viajes a Estados Unidos -un país con el que tenía una relación de amor y odio- y su éxito entre los surrealistas son los protagonistas de la nueva experiencia inmersiva del Ideal Barcelona - Centro de Artes Digitales . Frida Kahlo. La vida de un mito también hace énfasis en la contradicción de que una mujer que fue una comunista convencida se haya convertido en un icono pop hasta tener su propia muñeca Barbie.

Coincidiendo con la presentación de Frida Kahlo. La vida de un mito, el director del Ideal, Jordi Sellas, ha anunciado que en el próximo estreno se adentrarán en el universo de otro gran artista del siglo XX que también ha sido explotado de mil y una maneras, Salvador Dalí. El Ideal ha firmado un acuerdo con la Fundación Gala Salvador Dalí para hacer una nueva experiencia inmersiva, una propuesta que quiere ser muy ambiciosa e innovadora para la cual cerrarán el centro de abril a septiembre y que después quieren llevar a todo el mundo. "Será una experiencia que cambiará el concepto de inmersividad. Necesitamos muchos meses para probarla porque cambiará la estructura del centro. A la gente que lo está probando le está estallando la cabeza", dice Sellas.

La 'infinity room' de 'Frida Kahlo. La vida de un mito'

Frida Kahlo. La vida de un mito es la cuarta propuesta del Ideal y la que incluye más elementos, entre fotografías históricas, películas, entornos digitales, instalaciones artísticas, herramientas inmersivas e interactivas, realidad virtual, realidad aumentada, holografía y mapping. También donde más pueden lucir el talento de artistas y estudios catalanes. Una de las primeras piezas está dedicada al accidente de Frida Kahlo: el estudio Nueveojos evoca el momento en el que su cuerpo se rompió con una instalación tridimensional que crea un efecto de vídeo volumétrico mediante la superposición de capas transparentes. En este mismo espacio hay una pieza de mapping de Jordi Massó titulada El sueño, donde se puede ver a Kahlo en una cama y rodeada de elementos icónicos de sus obras que hacen referencia al nacimiento y la muerte, la salud y la enfermedad.

La falta de reproducciones de obras de la artista lastra el ritmo de la biografía inmersiva, una creación de Martes Studio. Se trata de una decisión estratégica para no repetir la fórmula que habían aplicado con Gustav Klimt y por la dificultad y el alto coste de obtener los derechos de la obra de la artista, que están gestionados por el Banco Nacional de México. "Teníamos que usar fotografías de 30 archivos diferentes o pinturas, no podíamos hacer las dos cosas, y de cuadros, no se podían reproducir más de 40 por una cuestión de derechos", explica Sellas. También hay dos piezas pensadas especialmente para los más pequeños: El Universo de Frida, una instalación sensorial reactiva de Play a Bit Studio que funciona como una pequeña infinity room, y una recreación de Pulquería La Rosita, el lugar donde Frida Kahlo ejerció de profesora de pintura donde pequeños y grandes pueden colorear diferentes retratos de Kahlo para redecorar el espacio.

Como pasó con Klimt, uno de los ganchos más potentes de esta propuesta es la pieza de realidad virtual que se puede ver con gafas 3D. Se puede admirar una Frida Kahlo interpretada por la actriz mexicana establecida en Barcelona Mónica Mar, conocida por haber trabajado a las órdenes de Sergi Belbel en la obra Mexicatas, cantando antes de emprender un viaje onírico a bordo de una cama. Y otro atractivo es Living Fragments, de Sergio Albiac, una instalación interactiva que es como un fotomatón surrealista.

stats