La autora de 'El hombre prehistórico es también una mujer' afirma que en el paleolítico había igualdad entre hombres y mujeres
Cultura 20/09/2021

Marylène Patou-Mathis: "El patriarcado no tiene ninguna base antropológica"

5 min
Marylène Patou-Mathis

BarcelonaHay una imagen que nos han repetido tantas veces que nos la hemos acabado creyendo: una cueva, con una mujer cuidando el fuego y a los hijos, y un hombre de brazos musculados sosteniendo una lanza y saliendo a cazar. Pero no hay ninguna evidencia científica que sustente esta versión, según Marylène Patou-Mathis (París, 1955). La prehistoriadora francesa y directora de investigación del Centro Nacional de Investigaciones Científicas francés explica en El hombre prehistórico es también una mujer (Lumen) que las mujeres cazaban, construían herramientas y dejaban sus improntas en las paredes. Si durante tantos años se ha reproducido la imagen de una sociedad del paleolítico en la que las mujeres esperaban que el hombre les trajera la carne ha sido por prejuicios de sociedades mucho más modernas. Patou-Mathis recuerda en el libro que hasta los años sesenta la mayoría de investigaciones las hacían los hombres y, por lo tanto, durante décadas se impuso su mirada. ¿Había igualdad entre hombres y mujeres en las sociedades prehistóricas? Patou-Mathis invita a imaginarse esta y otras muchas hipótesis.

Hasta que en la década de los años 60 las mujeres no se incorporaron a los estudios de la prehistoria, no se cuestionó el modelo del hombre cazador. ¿Este modelo del hombre cazador defendido desde el siglo XIX tiene alguna base científica?

— No tiene ninguna base científica, está basado en comparaciones con algunos grupos de cazadores recolectores actuales pero desde mi punto de vista esto no demuestra que las sociedades prehistóricas fueran así. Hoy por hoy, por ejemplo, es imposible saber por la medida de las herramientas si las fabricaban los hombres o las mujeres. Cuanto más investigamos, más podemos cuestionar este modelo del hombre cazador. Las mujeres del neolítico eran muy robustas, no eran seres frágiles, y eran perfectamente capaces de participar en cualquier actividad que requiriera fuerza. Se han observado también lesiones en los huesos de los esqueletos de mujeres asociados con la práctica regular de lanzamientos. Hasta hace poco también se creía que los hombres eran los autores de los grabados en las paredes, pero, cuando se han examinado las improntas de manos, se ha observado que las hay de mujeres y de hombres. Las mujeres podían haber sido perfectamente las autoras de muchos grabados.

Usted también cuestiona la concepción de un hombre prehistórico agresivo y depredador, y la violencia como una cosa inherente a la naturaleza humana. Dice que es razonable pensar que en el paleolítico no había guerras stricto sensu.

— Creo que tenemos que cambiar la perspectiva. Eran grupos pequeños y dispersos y, para sobrevivir, tenían que colaborar los unos con los otros. Si no lo hubieran hecho, no creo que hubieran sobrevivido y nosotros no existiríamos.

Hay un momento, sin embargo, en el que la violencia sí aparece, cuando las comunidades pasan a ser sedentarias y agrícolas. Coincide con un cambio de culto: las divinidades masculinas sustituyen a las femeninas.

— Las sociedades paleolíticas no guardaban nada pero las neolíticas sí: tenían cosechas y tenían que protegerlas. Con la aparición de los bienes, aparece también el miedo a perderlos, surgen las élites, las castas, los esclavos..., hay un cambio de sociedad muy importante y un cambio de culto en el que las divinidades masculinas van sustituyendo a las femeninas. Los hombres adquieren cada vez más poder.

¿Se podría decir que el patriarcado empieza con la aparición de los bienes materiales y la acumulación?

— Es una de las hipótesis.

Como afirmaba al principio, las comunidades eran pequeñas y se supone que en algún momento interactuaban. Algunos científicos afirman que había raptos de mujeres, otros que había intercambios... Usted añade que quizás la mujer era la que escogía a su pareja.

— ¿Y por qué no? ¿Por qué siempre tenemos que pensar que era el hombre quien escogía? En el mundo animal, muchas hembras son las que escogen. ¿Por qué no lo podían hacer las mujeres prehistóricas?

La sexualidad también se debía de vivir de forma diferente. Hay casos demostrados de consanguinidad.

— Sí, hay pruebas de ello. Estudios de ADN demuestran que grupos de mujeres tenían relaciones con diferentes hombres y algunos eran familiares. No se tiene que mirar con la mirada de ahora porque tampoco existía la familia tal como la conocemos. Pensar que la sexualidad la vivían como ahora es un error científico. No necesariamente tenía que haber una dicotomía entre hombres y mujeres, quizás las relaciones sexuales eran muy diferentes, tenemos que estar abiertos a muchas hipótesis.

En el neolítico hay muchas más vulvas que falos en las paredes. ¿Cómo lo interpreta?

— Demuestra que las representaciones femeninas eran muy importantes y que, por lo tanto, las mujeres también eran muy importantes en la sociedad. No tenemos que olvidar que quizás ellas eran las autoras de estos grabados. La abundancia de órganos femeninos también nos dice que las mujeres tenían un papel destacado en la comunidad porque tenían hijos, y lo único que sabían con seguridad era que ellas eran las madres.

¿No tenían claro qué papel jugaban los hombres en la reproducción?

— No sabemos del cierto cuándo se tuvo conciencia del papel de los hombres en la reproducción, porque entre el acto sexual y el nacimiento pasaban nueve meses, y no solo no sabían si habían participado sino que también desconocían quién era el progenitor.

Uno de los argumentos que se ha utilizado para decir que la mujer estaba excluida de la caza es el embarazo. Usted lo refuta.

— El embarazo quizás podía suponer alguna dificultad durante el último mes y las mujeres no siempre estaban embarazadas. Estas comunidades nómadas hacían largos viajes, y si podían resistir y recorrer las mismas distancias que los hombres, embarazadas y con niños pequeños, también podían cazar.

¿En las sociedades prehistóricas había matriarcados?

— No lo podemos afirmar porque no hay ninguna prueba científica que lo demuestre, pero sí podemos decir que había sociedades maternolineales. La transmisión se hacía a través de la madre.

El patriarcado no tiene ninguna base antropológica, según afirma en el libro.

— Efectivamente, el patriarcado no tiene ninguna base antropológica y es lo que intento demostrar. Es lo que siempre nos han intentado hacer creer pero no tiene ninguna base científica. Las sociedades prehistóricas eran muy diferentes, también lo eran las unas de las otras, no era un mundo globalizado. Se ha defendido el patriarcado diciendo que siempre ha sido así, que es así porque es inherente a la naturaleza humana y que ha funcionado desde los principios del tiempo. Y esto no es cierto. Ha habido sociedades maternolineales que han funcionado perfectamente. El patriarcado es un sistema cultural y, por lo tanto, se puede cambiar.

stats