Economía 28/03/2021

Catalunya, a la cola de las renovables

El país tiene difícil conseguir los objetivos europeos de descarbonización pesar del aluvión de proyectos para crear nuevos parques eólicos y solares fotovoltaicos

4 min
Imagen de los generadores de un parque eólico de Batea, a la comarca de la Terra Alta.

Catalunya no es la punta de lanza de las energías renovables en el Estado. Si en España la electricidad renovable ya es más de la mitad de la potencia instalada (54%), en Catalunya apenas llega al 30%. Por detrás, solo la Comunitat Valenciana (28%) y Murcia (29%) tienen menos capacidad, según los datos de Xarxa Elèctrica. De hecho, Catalunya solo tiene un 6,5% de la potencia renovable instalada en el Estado.

Esto también hace que el peso de las renovables en la generación eléctrica en Catalunya sea mucho más bajo que en el Estado. Las renovables en Catalunya apenas alcanzaron el 20% de la generación eléctrica en 2020 (aunque un gran crecimiento de la hidráulica del 48%), mientras que en el conjunto del Estado superan el 44%. Dentro de las renovables, Catalunya solo destaca en hidráulica, que ocupa el cuarto lugar del Estado en potencia instalada (un 11,2%). Pero en las tecnologías más nuevas, como la eólica y la solar fotovoltaica, la situación es mucho peor. Es la octava comunidad en solar (el 1% del total) y la sexta en eólica (4,9% del total). En el resto de renovables, como la biomasa, ocupa el quinto lugar, pero estas tecnologías son solo un 1,1% de la potencia instalada y un 2% de la producción eléctrica en el Estado.

La situación se agravará en un futuro cuando los tres grupos nucleares de Catalunya en Ascó y Vandellòs, que aportan el 54% de la generación eléctrica, se apaguen durante la próxima década.

Un alud de proyectos

El decreto de 2019 termina con una década de parálisis

A finales de 2019, tras una década de parálisis, se aprobó un decreto para impulsar las renovables en Catalunya. Desde entonces y hasta este viernes se han presentado a la ponencia del Govern 281 proyectos de instalaciones fotovoltaicas, con una potencia de poco más de 5.000 MW, y 127 proyectos eólicos, por otros 5.000 MW, además de seis proyectos que se han presentado ante el ministerio, de 900 MW más.

De estos proyectos, 54 solares y 42 eólicos ya han sido declarados no viables para la ponencia. Pero el proceso es lento y solo dos han comenzado la tramitación, un elemento que es clave -iniciar la tramitación- para conseguir las conexiones a la red por parte de Xarxa Elèctrica. Según Manel Torrent, director del Institut Català de l’Energia (Icaen), aproximadamente un 60% de los proyectos pueden ser declarados viables y, al final, "quizás se acabará implantando un tercio".

Torrent ve difícil, pero alcanzable, el objetivo de alcanzar los 10.000 MW renovables en 2030, pero "muy difícil los 48.000 MW" previstos para 2050. "Vamos un poco justos, hay que hacer un esfuerzo muy grande", dice la presidenta del clúster de la l’Energia Eficient de Catalunya (CEEC), Esther Izquierdo.

El impacto económico

Más de 9.500 millones de inversión y creación de nuevo empleo

Alcanzar los objetivos marcados para 2030 movilizaría más de 9.500 millones de euros de inversión, según cálculos de las patronales EolicCat y UnefCat. Además, se generaría empleo de calidad: 2.500 puestos de trabajo al año durante la década actual para la construcción de las instalaciones y más de 580 puestos de trabajo entre directos e indirectos para la operación, según los cálculos de Jaume Morron, gerente de EolicCat, además de los más de 80 millones en tributos municipales que se generarían. "Una lluvia de millones en comarcas despobladas", explica Morron. También se deberían sumar los alquileres a los propietarios de los terrenos, que sumarían hasta 6,7 millones de euros.

Sin embargo, el gerente de EolicCat alerta: una nueva moratoria como la que propone el preacuerdo entre ERC y la CUP ahuyentaría a los inversores. "El mensaje que damos es que no lo queremos hacer", destaca Jaume Morron. Lo comparte Salvador Sedó, director de sostenibilidad de la patronal Foment del Treball, que pide a la administración "que no ponga obstáculos y negocie con el territorio". Si se hacen los parques eólicos hasta ahora declarados viables, se generaría una facturación del sector de entre 268 y 283 millones de euros anuales, además de ahorrarse más de 2,5 millones de toneladas de CO2, que, traducido en dinero, supone entre 105 y 109 millones de euros anuales.

Dependencia y redes

No alcanzar los objetivos obligaría a traer energía de otros lugares

Los partidarios de las renovables ven en su implantación una posibilidad de reducir la dependencia energética de Catalunya. Sin embargo, algunas voces, como las de los economistas Miguel Puig o Andreu Mas-Colell, no descartan consumir energía renovable generada en Aragón, donde hay grandes proyectos en marcha y en cartera. Pero el modelo de la ley del cambio climático y las bases del pacto nacional para la transición energética apuestan por el autoabastecimiento. "Hemos elegido autoabastecernos e internalizar los impactos", reconoce Manel Torrent, del Icaen.

Pero, además, el acceso a la red puede potenciar la dependencia de Aragón. Xarxa Elèctrica tiene una moratoria de puntos de acceso para evitar la especulación y ordenar la red. Y para poder optar a una conexión hay que tener iniciada la tramitación del proyecto. Morron destaca que la ralentización en la tramitación de los proyectos que hay en Catalunya hace que en los planes de Xarxa Elèctrica para el período 2021-2025, en periodo de información pública, no se incluyan nuevas subestaciones o reforzamiento de las actuales.

Un riesgo que se cierne sobre la industria

La transición energética y la introducción de nuevos elementos, como el hidrógeno verde, son claves para mantener la industria catalana. Virginia Guinda, presidenta de la comisión de energía de Foment del Treball, destaca que hay mucha industria catalana que es intensiva en el uso de energía y, al ser exportadora, necesita unos gastos adecuados para ser competitiva. Por ello pide "garantizar el esquema de abastecimiento energético de la industria", tanto con renovables como con gases e hidrógeno verde, y la renovación de las plantas de cogeneración. "La recuperación económica es compatible con un desarrollo sostenible con la promoción de las renovables y una política decidida de apoyo a la competitividad de la industria", dice, y añade: "La buena noticia es que esto es posible".

Jaume Morron, de EolicCat, incide en la necesidad de generar energía propia -renovable e hidrógeno verde- para asegurar el futuro de la industria, porque "si en un futuro la energía es insuficiente nos llevará a la desindustrialización de Catalunya" . Cree que, si no producimos nuestro hidrógeno verde -y para eso se necesitan renovables-, tendremos que importar: "La transición energética ha llegado para quedarse y, si no la haces localmente, llegará globalmente", dice.

stats