Economía 12/05/2021

La OCDE califica a Madrid de paraíso "fiscal"

El organismo internacional defiende el impuesto de sucesiones como herramienta para reducir la desigualdad

4 min
Las herencias en los países desarrollados
Disponible en:

BarcelonaLa Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el organismo que agrupa a las principales economías desarrolladas del mundo, considera la Comunidad de Madrid como "un paraíso fiscal" dentro de España por el hecho de haber eliminado el impuesto de patrimonio. Así lo destaca en un estudio publicado este martes en el que hace mención entre otros a otro artículo académico publicado a finales de año.

Según el estudio de la OCDE hay evidencias de que "individuos ricos se trasladan en masa hacia Madrid siguiendo la reintroducción del impuesto sobre el patrimonio en 2011, con Madrid haciendo las funciones de paraíso fiscal interno con un tipo del 0%". El ente internacional recuerda, además, que "cinco años después de la reforma, la proporción de individuos ricos en la región de Madrid se había incrementado un 10% en comparación con otras regiones".

Tal como explicó el ARA, el artículo citado ahora por la OCDE calcula que Madrid recibió más de 6.000 grandes fortunas del resto del Estado entre los años 2011 y 2015. No obstante, en relación con el impuesto de sucesiones, la institución destaca que la movilidad territorial es inferior que en el de tributos que graban directamente el patrimonio. Además, Madrid también es una de las comunidades autónomas con un impuesto de sucesiones más bajo, a pesar de que en el caso de familiares directos no está entre las que pagan menos.

El gobierno español quiere armonizar los impuestos de sucesiones y de patrimonio, que son competencia autonómica, para evitar diferencias entre territorios que puedan favorecer a una comunidad concreta. Sobre el de sucesiones, el ente internacional destaca que en España este tributo solo representa un 0,58% del total recaudado por el sector público, ligeramente superior al conjunto de los 37 estados miembros de la OCDE, donde la recaudación por la tributación de donaciones y herencias es de un 0,5%.

España es el tercer país de los 36 que forman la OCDE con una herencia media más elevada y es una fuente de riqueza esencial para las familias. Por ejemplo, para las familias españolas situadas entre el 20% y el 40% más pobres, el 95% de la riqueza es heredada (en Italia, el segundo estado del ranking, es del 52%). En el caso del 20% más rico, las herencias suponen el 30% de la riqueza, pero en términos absolutos el 20% más rico hereda de media casi 150.000 euros (al cambio, unos 180.000 dólares) mientras que el 20% más pobre de la población, menos de 40.000 euros (50.000 dólares).

Defiende del impuesto de sucesiones

La OCDE defiende en el documento publicado los gravámenes sobre herencias y donaciones, especialmente para las personas con más dinero. "Las dinámicas de acumulación de riqueza y las transferencias de riqueza acostumbran a exacerbar la desigualdad futura", justifica el documento. El informe admite que hay "planificación y migraciones entre los más ricos" para intentar reducir la carga impositiva en caso de recibir una herencia, pero a la vez asegura que "estos comportamientos se podrían evitar sobre todo con un mejor diseño" del impuesto.

"Hay buenas razones para hacer un uso más amplio de la imposición muy diseñada sobre herencias y donativos", concluye el estudio. En concreto, precisa que los argumentos pueden ganar todavía más peso en lugares donde "la imposición efectiva sobre las rentas personales del capital o sobre la riqueza tienden a ser bajas". Además, destaca que el impuesto de sucesiones tiene pocos efectos sobre el ahorro de las familias, también de las grandes fortunas, y presentan ventajas a nivel administrativo, puesto que son más simples de pagar y cobrar.

En este sentido, destaca que tanto la riqueza de las familias como las herencias privadas han aumentado en los últimos años gracias a aumentos "en el precio de los activos", como por ejemplo el incremento de la vivienda o las subidas de las bolsas, y a un nivel de ahorro más elevado. Así mismo, también se espera que siga aumentando el total de herencias a escala global y la cantidad de lo que se hereda por una cuestión demográfica: que la generación del baby boom en la Europa occidental y en Norteamérica (los nacidos entre el 1945 y el 1960, aproximadamente) está llegando o en parte ya supera la jubilación.

En este sentido, el contexto actual presenta el riesgo de que se profundice la desigualdad ya existente entre las generaciones mayores, propietarias de activos que suben de valor, y las más jóvenes, que acumulan trabajos más precarios y no pueden invertir en vivienda o en productos financieros como fondos de pensiones o de inversión. "Como resultado de esperanzas de vida más largas, se espera que suba la edad a la que la gente heredará y la concentración de riqueza, que es alta, entre los estratos más viejos", avanza el informe. Y añade que existe el "riesgo" de que la actual política de los bancos centrales, consistente en inundar el sistema financiero con liquidez para hacer fluir el crédito, pueda "contribuir potencialmente a la formación de burbujas que podrían aumentar todavía más la desigualdad y ampliar la diferencia entre las generaciones más viejas con activos en propiedad y las más jóvenes, que encuentran obstáculos en la propiedad y precios de la vivienda cada vez más altos".

stats