Internacional 27/02/2022

Yaroslav Hrytsak, profesor de la universidad de Lviv: "Es una guerra de desgaste: Putin llegará hasta donde encuentre resistencia"

4 min
Iaroslav Hritsak
Dosier El ataque ruso en Ucrania Desplega
1.
Ucrania resiste y Rusia reactiva la ofensiva
2.
Los porqués de la invasión en Ucrania
3.
Budapest, Praga, Kiev, el eterno retorno
4.
"Es una guerra de desgaste: Putin llegará hasta donde encuentre resistencia"
5.
Cómo Putin vende la guerra a los rusos: "No hay guerra"
6.
TikTok previó la invasión de Ucrania

Enviada especial a Lviv (Ucrania)Yaroslav Hrytsak, profesor de historia de la Universidad Católica de Lviv, nos recibe en la cafetería de la universidad, vestido con una sudadera en la que se lee “soy ucraniano y me gusta la libertad”. Fue asesor del expresidente Petró Poroshenko.

Tres días de bombardeos rusos. ¿Os lo habíais llegado a imaginar?

— Sí y no. De hecho, desde la guerra de Georgia, en 2008, el Kremlin adoptó una nueva estrategia. Y en 2014, en plena revolución de Maidán, Andrei Illarionov, que había sido consejero de Putin, reveló su plan, pero nadie le hizo mucho caso, porque entonces parecía increíble. Putin estaba preocupado porque estaba perdiendo a Ucrania: surgía una nueva generación de jóvenes que no recordaban los tiempos de la URSS y que no tenían ninguna simpatía especial por Rusia y se sentían más cercanos a Occidente. La cuenta atrás había empezado: si Putin quería mantener a Ucrania bajo su control, no podía perder el tiempo.

 ¿Y cuál era este plan?

— Era dividir Ucrania en tres partes. La primera tenía que ser integrada en la Nueva Rusia: con la entrada del ejército ruso, que sería recibido con flores por la población rusófona, para dar al Kremlin el control de la costa del mar Negro y el centro industrial del país (que no es Donetsk sino Dnipró). La segunda, la Ucrania central, que sería un estado en manos de un gobierno títere del Kremlin. La tercera, la Ucrania Occidental, quedaría fuera del plan, porque era demasiado "tóxica".

Pero este plan no funcionó en 2014, con la insurrección del Donbás.

— No, porque la mayoría de rusófonos al este de Ucrania se opusieron. El plan original de Putin era ir mucho más allá del Donbás. Ahora lo vuelve a intentar, pero ninguna de las autoridades locales del este de Ucrania, ni los funcionarios, se ha pasado al bando ruso. Y esto es muy significativo. Los ucranianos rusófonos no quieren a Rusia. No digo que todos estén dispuestos a combatir, pero se sienten ucranianos.

 ¿Y si fracasó entonces, por qué ahora lo vuelve a intentar?

— Porque ahora Putin se siente fuerte. Él entiende a Occidente. No se trata de Ucrania, sino de las debilidades de Occidente, que ha fracasado en Afganistán, en Kazajistán y Bielorrusia. Hay un nuevo gobierno en Alemania y Macron tiene elecciones en abril. Y también Biden, que Putin cree que hará como Obama y no nos proporcionará una fuerte ayuda militar. Putin es muy bueno en la táctica, pero no lo es nada en la estrategia a largo plazo: es la típica mentalidad kagebista. Pero creo que esta vez se ha equivocado, y que no ha entendido que Ucrania no es lo que él se piensa.

Usted había trabajado en la oficina del expresidente Petró Poroshenko, que ahora está en la oposición. ¿Qué opina sobre cómo está conduciendo la guerra el presidente Volodímir Zelenski?

—  Lo está haciendo excepcionalmente bien. Yo no lo voté, porque lo veía como un producto mediático. Y lo era. Siempre hago énfasis en el problema generacional, pero es que Zelenski y su equipo están todos en la cuarentena. Y la media de edad del parlamento era de 56 años. Y ahora es de 28. Es rusófono y judío. Y sabíamos desde el principio que no era prorruso, pero era un poco un simulacro. Yo al principio no confiaba en él. Se hizo popular con un programa de televisión. Y ganó las elecciones porque prometía hacer la paz en el Donbás negociando con Putin y acabar con la corrupción. La gente lo votó porque estaban cansados de la guerra y de la corrupción. Su mensaje era populista, como el de Boris Johnson.

Y la paz no llegó.

— No. Lo intentó por todos los medios, pero Putin ni siquiera lo trató como un presidente. Tampoco lo hacía con [el presidente prorruso] Víktor Yanukóvich ni con ninguno de los presidentes ucranianos, porque él cree que Ucrania no es un país. Ahora es un presidente serio y creo que su popularidad está creciendo. Lo más importante es que se haya negado a aceptar la propuesta de Biden de ser evacuado.

Yaroslav Hrytsak, profesor de la universidad de Lviv.

 ¿El ataque ruso ha unido a la sociedad ucraniana?

— Mi impresión es que sí, por lo que veo en las noticias y por lo que hablo con mis colegas de todo el país. La gente está sufriendo bajo las bombas y se han vuelto radicalmente contra Putin. Porque el problema no es la lengua, si somos rusófonos o hablamos ucraniano. El problema es que Putin es sinónimo de guerra. Y los ucranianos tenemos una larga memoria de la guerra. La consigna "Guerra nunca más" es lo que unifica a todos los ucranianos.

 ¿Qué responde al discurso de Putin del lunes, donde negaba la existencia de Ucrania como nación?

— Putin no ve Ucrania como una entidad, cree que lucha contra Occidente en territorio ucraniano. No tiene ningún sentido. Putin se cree un dios que puede tener todo lo que quiera. No le importa la vida humana. Quiere cumplir su plan. Y dice que los ucranianos somos nazis, siguiendo el mito de Stalin. Está rehabilitando la lógica de Stalin y lo hace denunciando a Lenin.

 ¿Cree que ahora el plan de Putin volverá a fracasar?

— Lo espero y haremos todo lo que podamos. Pensamos que sus recursos son limitados: Rusia es un país muy grande pero no muy eficiente. Quizás me equivoco, pero pienso que todo depende de nosotros. Tenemos que resistir tanto como podamos. Es una guerra de desgaste: si resistimos, Rusia no lo puede aguantar mucho tiempo. Es muy importante que mostremos resiliencia, entonces nos llegará la ayuda. Solo han pasado tres días, pero pienso que han sido cruciales.

 ¿La invasión rusa no avanza como preveía el Kremlin?

— No. Putin contaba con una guerra relámpago. Que en uno o dos días se habría apoderado de las grandes ciudades. Y por ahora no lo está consiguiendo. Putin llegará hasta donde encuentre suficiente resistencia: esté en la frontera de Polonia o en el centro del país o al este. Pero Kiev es importante, porque emergió como capital hace solo veinte años, en el primero y en el segundo Maidán. Hay que controlarla para deshacer Ucrania.

Dosier El ataque ruso en Ucrania
Volver al índice
stats