Educación
Sociedad 16/06/2021

Cornadó: "El perfil de estudiante que se quiere dedicar a hacer de maestro tiene que mejorar"

El coordinador de las pruebas de aptitud para ser docente pide una "reflexión profunda", porque la caída del número de aprobados no depende solo de la pandemia

5 min

BarcelonaEl ARA publicó el martes en portada una noticia que impactó mucho en el mundo de la educación: la mitad de los que quieren ser maestros no pasaron las pruebas de aptitud personal. Los propios organizadores dicen que tienen un nivel de complejidad que los estudiantes de ESO tendrían que superar sin dificultades. Josep Maria Cornadó, que es doctor en educación y ha asesorado al departamento durante 30 años, es el coordinador de estas pruebas, organizadas por el Consejo Interuniversitario de Catalunya.

¿Tenemos que considerar, dentro de la preocupación que muestra la noticia, que el hecho de que sacuda al mundo de la educación es una buena noticia?

— Espero que podamos dar un buen paso hacia adelante y aprendamos mucho de esta realidad.

En el informe firmado por usted dice que hay estudiantes que han tenido dificultades para recordar algún libro leído, cometen graves errores de comprensión lectora y expresión escrita, les faltan referentes sociales y culturales, tienen problemas para interpretar gráficos publicados en los medios de comunicación y muestran una falta de recursos y pericia para analizar problemas. Leído así, la verdad es que la situación parece grave. 

— La verdad es que sí, un poco. Tenemos que hacer un análisis profundo después de la segunda convocatoria, que es el 16 de julio, porque los resultados indican que los estudiantes tienen dificultades. 

¿Esto significa que a la carrera de maestros se presentan los que están menos preparados, porque tienen la presunción de que es una carrera fácil y que tendrán trabajo para toda la vida? ¿O significa esto y, además, que tenemos un sistema educativo que prepara mal no solo a los que quieren ser maestros, sino cualquier otra cosa?

— No lo sé con exactitud. Esta prueba la hacemos en Catalunya desde hace cinco años y si miramos las estadísticas, excepto el primer año, normalmente nos movemos alrededor del 60% de aptos en la convocatoria ordinaria. Cuando se hace una prueba de aptitud en la universidad, como las que también tenemos para los grados de traducción e interpretación, cine o actividades físicodeportivas, lo más normal es que no la superen el 100% de las personas que se presentan. Así como las PAU son unas pruebas que intentan ordenar académicamente a los estudiantes y, por lo tanto, tienen un índice de aptos muy alto, las pruebas de aptitud se sitúan alrededor del 60% de aptos, pero este año hemos tenido una bajada de casi 10 puntos respecto al año pasado. Yo no creo que las personas que se presentan a estas pruebas sean los peores estudiantes, y no creo que busquen una salida profesional fácil. Al contrario, yo creo que las PAP han prestigiado la profesión, porque en 2017 se presentaron cerca de 1.900 estudiantes y este 2021 se han presentado 4.200. Cada vez hay más interés en acceder a estos grados. 

¿Los resultados indican cómo tendríamos que mejorar?

— Creo que las instituciones que tienen responsabilidad en el sistema educativo tienen que sentarse a reflexionar, analizar los datos y ver la responsabilidad o qué ha influido, como la pandemia. Pero hay más factores que hay que estudiar con calma y tranquilidad. 

¿Las pruebas son mejorables?

— Por supuesto. Las 9 universidades que ofrecen estudios de educación decidieron de manera consensuada que la prueba tenía que evaluar dos tipos de competencias, la comunicativa y la lógico-matemática. Sabemos que hay otros países, por ejemplo Finlandia o Dinamarca, que hacen entrevistas antes de entrar en un grado tan importante como de educación. También es cierto que nos gustaría evaluar las competencias no cognitivas como el liderazgo o la empatía, pero también tenemos que pensar que aquí tenemos 4.000 estudiantes que se presentan y, por lo tanto, tenemos que hacer una prueba que sea sostenible. El programa que impulsa estas pruebas, el MIF, ya está estudiando cómo se pueden mejorar.

¿Existe realmente la posibilidad de hacer una entrevista que permita ver mejor la personalidad del aspirante?

— Desde el primer curso en la universidad detectamos si los estudiantes tienen una experiencia de monitores, en comedores escolares, en colonias, y esto podría ser un elemento a tener en cuenta. También es cierto que hay otras carreras como por ejemplo medicina que se están planteando hacer unas PAP que valoren temas más actitudinales, de competencias no cognitivas. Para ver si una persona sirve de maestro lo mejor es ver cómo actúa ante un grupo de niños, pero esto no es viable con 4.500 estudiantes y con un calendario académico muy apretado.

El conseller de Educación, Josep Gonzàlez-Cambray, abrió la puerta a revisar las PAP sin bajar la exigencia. 

— Evidentmente. Las pruebas evalúan la comprensión lectora, la expresión escrita, el dominio del sistema lingüístico, la medida, la estadística. Los que las preparan dicen que en grado de dificultad la podríamos situar a nivel de competencias básicas de educación secundaria obligatoria. 

Por lo tanto, ¿este es el resultado del sistema de educación que tenemos? Los resultados se pueden leer de dos maneras: hay quien piensa que todo es culpa de la oleada de transformación educativa de los últimos años, hay quien dice que los malos resultados empujan a cambiar precisamente el modelo pedagógico en la ESO y el bachillerato. ¿Cómo lo ve usted? 

— No soy la persona idónea para contestar a esto. Lo que diría es que las pruebas este año han ido peor de lo que es normal y que hay que estudiar los resultados. A mí me parece que es evidente que el último año ha sido difícil, pero el único responsable de estos resultados no es el covid. A mí me parece que este resultado es un indicador de que tenemos que hacer algo para que mejore el perfil del estudiante que se quiere dedicar a hacer de maestro. Necesitamos maestros excelentes, y yo diría que las universidades piensan que desde que hacemos las PAP el perfil del estudiante ha mejorado.

Lo que convendría es mejorar la consideración social del maestro. Xavier Melgarejo explicaba que en Finlandia un maestro es considerado como un ingeniero o un médico. ¿Cómo se consigue esto?

— Es complicado, es un tema cultural y de tradición. En Finlandia, a los estudiantes que tienen la excelencia académica se los orienta para que se dediquen a la educación, y son aquellos que después hacen una prueba de aptitud personal, hacen una entrevista para ver si, aparte de tener los fundamentos culturales, tienen el perfil idóneo para dedicarse a esta profesión. Para hacer de maestro hay que tener competencias no cognitivas: te tienen que gustar los niños, tienes que ser una persona que tenga una buena actitud comunicativa, liderazgo, empatía. Y también tienes que tener una base cultural sólida, un dominio del sistema lingüístico y ser capaz de tener una actitud crítica.

Un maestro veterano me decía que ahora explica a los de 14 años lo que antes explicaba a los de 12.

— Esto es un poco engañoso. Cuando usted y yo estudiábamos bachillerato, las asignaturas estaban organizadas de otro modo. Hoy, desde muy pequeños, tienen una serie de capacidades que nosotros no teníamos con su edad, como hábitos de salud, de higiene, de alimentación, de respecto a la naturaleza... La escuela está de alguna manera recogiendo todo aquello que la sociedad le pide que haga, y esto tiene un límite. Para asumirlo todo la escuela tendría que acabar a las 10 de la noche, como en Corea.  

stats